martes, agosto 05, 2014

Colaboración, el nuevo verbo a conjugar en las empresas

Estamos en un mundo altamente complejo, de enormes transformaciones, donde la confusión reina.
Las empresas pechan por optimizar procesos aumentando más y más la complejidad, sin lograr los objetivos de productividad deseados y menos el compromiso y satisfacción de sus empleados.

Hay algo que está cambiando también en los requerimientos educacionales. Antes necesitábamos sabernos la enciclopedia, tener el mapa dibujado, el plan hecho, para iniciar la acción. Hoy, con la Internet y las comunicaciones, solo necesitamos saber para donde vamos, que queremos hacer, para buscar los recursos, las ayudas, el conocimiento, todo a medida que lo vamos requiriendo. Es lo que dice Joi Ito en su video en TED cuando habla de lo que hizo para saber lo que estaba pasando en Japón después del terremoto que afectó a importantes centrales nucleares y puso en riesgo a su familia, mientras él estaba en EEUU.

Ito dice que hoy solo necesitamos estar conectados, siempre aprendiendo, atentos y presentes. Nada más.

Y lo que empieza a emerger con fuerza es el poder de la colaboración, especialmente al interior de las empresas. Afuera, ya está a todo dar; gracias a Internet.
Parece que no nos gusta colaborar, ni menos necesitar ayuda. Rendimos un verdadero culto a la autonomía, a la independencia, a no necesitar a nadie.
Y, según nos dice Yves Morieux en su charla en TED, la solución a la crisis en la empresa, la crisis de inoperancia y complejidad, es la colaboración.

Pablo Daniel Palma me decía el otro día, que los departamentos de TI (Informática) de las organizaciones,
tendrán la tarea de dar soporte, proveer las plataformas, para las "interacciones generativas" o la colaboración.
Eso significa pasar del esqueleto y los músculos, al sistema nervioso de las organizaciones.
Que cuando hay colaboración, el consumo de recursos baja, lo mismo que la complejidad.

Morieux nos da algunas pistas de como entrarle a esto de la colaboración.
Primero, tenemos que interiorizarnos en lo que hacen los demás, no por encima, idealmente trabajar un rato en sus puestos, conocer como ellos ven el mundo. Será desde esa mirada que la colaboración hará sentido.
Segundo, potenciar a los gerentes, especialmente en su tarea de conectores para la colaboración de las partes, Sugiere bajar el número de reglas y elevar la discrecionalidad de dichos gerentes.
Tercero, aumentarle el poder a todo el mundo dentro de la organización, de manera que tengan las armas y estén estimulados a colaborar.
Cuarto, que los efectos de las cosas que hago, tengan una repercusión sobre el que las hace. Por ejemplo, si diseño autos, después estar a cargo de su reparación.
Quinto, eliminar la autosuficiencia, el no depender de nadie. No a la independencia.
Y sexto, premiar a los que cooperan, a los que piden ayuda. Dejar de castigar al que falla, sino al que no colabora, o no pide ayuda.

Todo ello significa aumentar la transparencia de lo que estamos haciendo, de nuestros objetivos, incluso mostrando nuestras debilidades, para que las ayudas broten. Exponerte a los aportes de los demás.

Colaboración, colaboración, colaboración, y Morieux asegura que con ello mejorará la productividad, se reducirá la complejidad y mejorará la satisfacción y compromiso de los trabajadores.

Qué dices?

3 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo y digo que para colaborar se requiere el desarrollo de capital social, de mejorar la confianza interpersonal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La confianza, otro tema al que tenemos siempre que hincarle el diente. Y de ahí la colaboración.

      Eliminar
  2. "afuera" no está a "todo dar la colaboración" como dices. El individualismo sigue siendo el rasgo fundante en nuestras relaciones. El co-estar , el tomar cuidado por el otro no es parte de nuestra mas íntima y automática comprensión: Al revés, la sospecha , el miedo, la envidia, la des-calificación, condicionan la estructura y modo de ser de nuestra sociedad. Nuestro mundo está hoy en peligro: mira la experiencia cercana del medio oriente: Canaan, Siria, Libano, Irak etc. ¿colaboración? , no ,NO, no hay aceptación, no vemos al otro como legítimo, seguimos pegados en los integrismo y en las certezas definitivas ¿haz visto la controversia por el articulo "El orgullo Ateo" que se da en El Mercurio: ¡fundamentalismo¡ ; en este caso de las parroquias chilenas. Te invito a esta conversación y explorar como emergen casos hermosos como los mencionados por Joi Ito .....un abrazo Bernardo RdeA

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias