jueves, agosto 14, 2014

La revolución francesa

Quiero compartir algunas impresiones del curso de la Revolución Francesa, que seguí, dictado por el excelente profesor Peter McPhee, de la universidad de Melbourne en Australia; gratis.

Todo parece empezar en la independencia de EEUU en 1776 y su declaración de independencia, donde se vierten esos principios de igualdad, libertad y otros derechos, a la vida y la felicidad. Trece años después, en 1789, surge en Francia la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano. Son prácticamente una copia.

Con la diferencia que en Francia había un rey y en la tierra de lo que sería EEUU, no. Y pensar que todo parte porque el rey Luis XVI, se encuentra a cargo de un país en quiebra y llama a reunión de los Estados Generales, básicamente para presionar a los nobles, con la presencia del pueblo en la sala, para que también paguen impuestos, cosa de la que estaban eximidos.

El rey, en ese trance le pregunta a la gente, que quejas tiene. Algo que nunca antes se había hecho. Pareciera que ese solo acto, de expresión de malestar, los movilizó y alentó a lo que terminaría siendo la revolución francesa, con todas sus consecuencia. La cosa se pone peluda con la toma de la Bastilla y termina con la ejecución del rey a principios de 1793 y con los años del terror, que son el 93 y 94, donde se ejecutan a mas de 30.000 franceses.

Esta amenaza al sistema monárquico, moviliza a todos los reyes del vecindario, que terminan en guerra con Francia. Ahí están Austria, de donde proviene la reina María Anotonieta, Prusia, España e Inglaterra, por el mar. Aparte de la verdadera guerra civil interna, con serias consecuencias en las zona oeste o costa del atlántico del país.

Pareciera que el terror fue porque no quedaba otra. O se ponían duros, o morían todos.

Esto de pasar de monarquía a república, donde el nuevo ciudadano será de donde brota el poder y no de la divinidad, moviliza a todo el mundo, que como muestra de claridad de a que lado están y para salvar la revolución, se enlistan y crean uno de los ejércitos más numerosos del planeta y con una nueva y noble causa. Esto después lo aprovechará Napoleón para hacer de las suyas.

Uno de los que con oídos más sensibles escuchan estas declaraciones de que todos somos iguales, son los esclavos, especialmente los de lo que después será Haití. Simplemente se toman el poder, en una cruenta lucha con los que gobernaban por esos lados y los hacendados. Más tarde intentará recuperar esas tierras Napoleón, siendo derrotados los francesas en dos confrontaciones. Ello será relevante para el avance de lo que es hoy día  EEUU, pues Napoleón termina desistiendo de la enorme cantidad de tierras en lo que es hoy EEUU y Canadá. Las ambiciones de Napoleón se concentran en Europa.

Los esclavos adquieren entonces carta de ciudadanía, pero no así las mujeres. Y sabes la principal razón que dan los políticos de la época ? Porque como son tan ignorantes, mejor que no voten porque de seguro tomarán muy malas decisiones. Las educaban bien poco en ese tiempo, salvo para las labores domésticas.

La revolución francesa fue gravitante para Francia, que verdaderamente se transforma en una nación en esa ocasión. Todos hablaran el mismo idioma (antes no era así), se regirán por las mismas leyes, pagaran solo impuestos al estado y no a la iglesia ni a los nobles locales. Nace con ello la burguesía, el poder productivo capitalista. Sube el nivel de riqueza de la gente en general, que antes eran pobrísimos.

La iglesia lo pasó pésimo también. Los curas párrocos pasaron a ser elegidos por el pueblo, a ser empleados del Estado, con sueldo (ya no podrían cobrar el diezmo). Y tienen que hacer un juramento de renegar del control papal y depender de las ordenanzas del Estado. Y lo otro, que los protestantes y judíos, podrán practicar sus cultos públicamente, lo que antes estaba prohibido.
la nueva dignidad del campesinado
Estos hechos, que ponen al papá histérico, es lo que supera a Luis XVI, que hasta ese momento era un leal de la república monárquica y decide escaparse a Austria. Lo pillan en el camino y pasa a ser un traidor, por lo que terminará decapitado en la guillotina.

Imagínate el pánico que todo esto produce en las monarquías de Europa. Hay dos emanaciones republicanas, una en Polonia y otra en Irlanda, por esas mismas fechas (1789), con resultados tan sangrientos, que se dice que en Irlanda en seis semanas los ingleses mataron a más gente, que todas la que murieron en todos los años de la revolución francesa.

Desapareció el feudalismo para siempre en Francia, a pesar de que después, con un golpe de Estado Napoleón se tomó el poder el 1799 y llegó a ser emperador, lo que enojó tanto a Beethoven, que a la sinfonía que le había dedicado, le cambió el nombre a Heroica.

Debo decir, que a mi suegro, un connotado historiador, Gonzalo Izquierdo Fernandez, ya ido, al que le decía que no le veía mayor valor al estudio de la historia, hoy pienso todo lo contrario. Me habría gustado mucho haber conversado con él, de estas materias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario