lunes, febrero 08, 2016

El enojo de Maturana

Escribo esto desde lo que me pasa a mi, con este tema que parte con la entrevista a Maturana en la revista Capital y sigue con varias entrevistas, cartas y artículos.
Y donde el coaching ha sido cuestionado.

De leer a Maturana, entiendo que lo ontológico no es lo suyo, pues descarta la posibilidad de acceso, incluso de existencia, de un ser en si. Y la verdad, medio me convence. Por ello ando probando diciendo que dejo de ser coach ontológico y paso a ser coach epistemológico.

Humberto Maturana
Maturana está enojado, y anda diciendo cosas. Con que estará enojado, me pregunto yo.

Esta trifulca ha puesto al coaching en las noticias, en la conversaciones de la gente. Y eso puede ser bueno, o incluso malo, según como salga parado el coaching de todo esto.
Yo pienso que es bueno, reflexionar sobre el coaching. Hasta podría ocurrir que esta discusión-conversación produzca una vuelta de tuerca al mismo coaching.

Maturana dice que él no trabaja por resultados. Cuando vi eso en la revista Capital, me detuve. Acababa de terminar de leer su libro El Árbol del Vivir y tenía contexto para una nueva interpretación de lo que estaba diciendo.
Los seres vivos viven en el presente continuo cambiante. No hacen planificación estratégico; no se fijan objetivos. La biología no planificó el ojo, la capacidad de ver. Entonces cómo lo hizo ??
Lo hizo en algo que pasa en el presente continuo cambiante. Algo ahí fue haciendo el ojo. Nunca fue un resultado que se quería obtener... Notable.

Algo de esto estoy viendo en las empresas que describe Frederic Laloux en su libro Reinventando las Organizaciones. No hacen planificación estratégica. Guau.
Van viendo minuto a minuto, conectados con el poder de sentir, intuir, lo que hace falta ahí ahora. Y ello lleva al resultado. Y ello además no los desconecta del ser que son (aquí me va a parar Maturana en seco). Pues la conexión con el ser que somos y operar desde ahí, es la máxima potencia que somos puesta en acción. Lo que hoy hacemos en las empresas es lavarnos de nuestro potencial, dejarlo fuera de la empresa para vivirlo en la vida fuera, y operar como meros hacedores de mandatos de otros, como meras piezas de una maquinaria. Que manera de desperdiciar capacidad !
Será eso lo que quiere decir Maturana cuando dice que no trabaja por resultados? Si es eso, se lo compro.

El ser que somos no es una realidad en si; es una distinción en el lenguaje; es una creación humana, al igual que el tiempo. Eso de que el tiempo no existe, que dice Maturana; no existe en la naturaleza, en la biología. Me parece. Y de que nosotros los humanos, en el lenguaje, inventamos el tiempo, también se lo compro. Pero igual vivimos el tiempo como una realidad nuestra, no como una realidad en si, pero que nos parece como si fuera un en si.

Rafael Echeverría
Claro, quizás muchos coach, o ideólogos del coaching, confunden, confundimos conceptos. La realidad no existe, dice Maturana. No tenemos equipamiento para acceder a ella; por eso inventamos, producimos una realidad en el lenguaje, apoyado ello en los sentidos, en la cosa integral que somos. Y esa realidad que producimos es nuestra realidad; que no es la realidad real o realidad en sí. por eso no es ontológica, sino que epistemológica. Se entiende ? Entiendo ?
Si incorporamos con todo, el planteamiento ateísimo de Maturana, este paradigma se da vuelta de campana. Por eso las semi cosas, las cosas fraccionadas, es el camino de la transición, del paso de un paradigma a otro. Pausadamente.

Hay gente que está enojada con Ximena Dávila, porque le está quitando protagonismo, o robándole cámara a Maturana. Y Maturana no puede descargar su enojo para ese lado, porque le debe la sobrevida que ella y Matríztica le han dado. Y confundido en su emoción de allá abajo, ve pasar sus recuerdos de su relación con Echeverría y le da con todo. Tontera. Ojalá me equivoque, pero es lo que se me viene a la mente.

Maturana es un gigante, difícil de leer, pero un gigante que tenemos en Chile. Lo pongo al lado de la Mistral y de Neruda. Espero que esto no disminuya su estatura.

Y espero que el coaching se vea reforzado, pues pienso es aquel oficio que está devolviendo a la Persona al centro de la escena, que es de donde nunca debió haber salido.


Referencias:
Puntapié inicial; entrevista de la revista Capital

3 comentarios:

  1. Interesante, casi como para debatir!

    ResponderEliminar
  2. Gabriel: Te vuelvo a recomendar leer a Yuval Harari y su libro Homo Sapiens. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Creo que Humberto Maturana nos habla desde al Amor y los amores también se enojan. Al leerlo, yo pienso que lo que el pretende es deslindar territorios; hablando del conocimiento relacionado y aplicado a la esfera de lo social, lo que siempre implica un "acto político" de las personas que lo utilizan siempre desde su "determinismo estructural" para su conveniencia (relaciones asimétricas con mal uso del poder). He visto prácticas poco éticas en varias personas que realizan coaching. Pienso que antes de sentarse frente a alguien que requiere apoyo lo que muchas veces implica vulnerabilidad, es necesario haber pasado por un proceso de trabajo personal, sólo así con humildad se puede trabajar desde el reconocimiento de los propios puntos ciegos. Entiendo que Humberto en la coherencia del saber de sus últimos tiempos, ha decido traspasar su legado en quienes el confía. Siendo Humberto Maturana un aporte a la ciencia mundial, sólo veo generosidad en la entrega de su conocimiento que ha sido la base fundacional de nuevas prácticas en el desarrollo de la capacidad vital de los seres humanos para comunicarnos, entendernos y hacernos responsables de lo que hacemos y decimos. Esto es innegable, como ha mi entender lo es, la necesidad de que muchos de los coatch que se han formado con los grandes y primeros mentores, puedan escuchar las palabras dichas por Maturana y entender lo importante que es el bajar del Olimpo y revisar sus prácticas, solo así tendremos coatching para rato. Cariños, Paula Schkolnik

    ResponderEliminar