lunes, febrero 01, 2016

Libro El Árbol del Vivir de Humberto Maturana y Ximena Dávila

Terminé la segunda pasada al libro de sobre 500 páginas de Humberto Maturana y Ximena Dávila.
Uno de los libros más difíciles que he leído en mucho tiempo, sino el más difícil. La razón de ello, a mi parecer, es que la primera pasada completa del libro, no es para entenderlo, sino para captar el lenguaje que Maturana y Ximena inventan para escribirlo. Maturana inventó la palabra autopoiético para explicar la característica de los seres vivos y ahora inventa todo un lenguaje.

En la primera pasada no entendí nada, o casi nada; comparado con todo lo que entendí en la segunda lectura.
Algo me insta a hacerle una tercera pasada, pero ahora estoy cansado de todo lo anterior. Suficiente por un rato.

Muy presente dejan el hecho de que somo seres biológicos, con esta característica de la autopiésis, que consiste en producirse a si mismos; que nacemos y vivimos como parte de un medio, una biósfera, que nos acoge y con el que nuestra vida es posible. Sin ese medio bien acoplado con nosotros, estamos muertos.
Esto es muy importante, pues al parecer algo de esto se nos ha olvidado, y la biósfera fue puesta en otra perspectiva explotable, de negocios, o simplemente obviada, por la cantidad de escombros que tiramos en ella. Y ello nos empieza a poner en jaque, así de simple, nuestra sobre-vivencia.
Alerta sobre el tema medio ambiental y alerta también sobre el tema de la sobre-población.

Otro tema, es el tiempo, dimensión inexistente en la naturaleza, según los autores. Los seres vivos, nosotros incluidos, vivimos en el tiempo cero del presente continuo cambiante, Y la medida del tiempo, es un invento humano para su manejo en el espacio reflexivo del lenguaje que busca explicar y crear mundos.
No existe el pasado, ni el futuro. Es un invento que se nos hizo indispensable en nuestro espacio propio solo del humano, del lenguajear, conversar y reflexionar; y explicar.

Y aquí ya empieza a producirse esta escisión entre lo que es en la experiencia, y lo que construimos, producimos, en el espacio virtual de los mundos que los humanos creamos, mundos infinitos dirán los autores, en el lenguaje: la ciencia, la filosofía, la física cuántica, la religión, lo místico, lo doméstico, etc.
Vivimos en un mundo que nosotros creamos, con la dimensión del tiempo como una de nuestra más sólidas creaciones.
A mi esto me hace sentido; no tengo conflictos con ello. Igual es raro.

Introduce el hecho de que dado que es así, somos total y completamente responsables de los mundos que creamos. Y como varios de estos mundos generan mucho dolor y sufrimiento, hagámonos cargo. Para ello debemos soltar las certidumbres y cuestionar los fundamentos de la teorías y doctrinas que nos gobiernan y que nosotros mismos hemos creado.
Debemos movernos hacia la total autonomía en la reflexión y en la acción.

Uno de los temas más potentes de Maturana, de los autores mas bien, es esto de que el amor es la emoción fundacional del linaje de simios que somos en la evolución. Solo en la convivencia propia del amor, que fue posible que el lenguaje brotara; si no, no pasa.
El amor está en la base de lo que somos y esto lo hemos oscurecido, obviado, mirado en menos pues como reina el mundo de la ciencia y la racionalidad, las emociones quedaron subvaluadas porque no se pueden medir ni gestionar.
Recuerdo ese video del papa actual, Francisco, en que varias personas de distintas religiones, coinciden diciendo "creo en el amor". Maturana y compañía deben reírse, pues saben, están convencidos, que el amor está a la base de nuestra más fundamental naturaleza y esto de que las religiones se lo hayan apropiado y lo pongan como cúspide de trabajos de mucho esfuerzo...
Nooo, suelta la neura y el amor brotará de la base de nuestros cimientos!
Me gusta.

El observador. Nuestra principal capacidad como seres humanos, es la de observar. No se trata de ver el mundo que está ahí; se trata de ver lo que ves. Y desde ahí traer a la verdadera realidad humana, a través de hacer distinciones. En ese acto es cuando más creativos somos, pues estamos fundando la realidad virtual en que nadamos.
Lo que yo observo es central. Y cambiar al observador que yo soy, o a otro, es trabajo significativo. Y necesario para los tiempos que corren.

Freud
Ando buscando escritos de Humberto Maturana donde hable de sus estudios de como ven los colores las palomas, algo que hizo como el año 1965.
Por qué ? Porque como resultado de estos estudios, llegó a una conclusión que dice infinidad de veces en el libro y es puntal de muchos de sus argumentos: por nuestra constitución biológica, de nuestro sistema nervioso cerrado, no tenemos manera de distinguir entre ilusión y percepción.
Es tan radical este planteamiento, o es tan radical hasta donde él lo lleva, que me resulta difícil de asimilar, que de verdad no tengo acceso a una realidad en si, allá afuera. Me cuesta. Aparte de que toda la ingeniería y la ciencia, nuestras deidades de toda una vida, aparecen socavadas por Maturana y restringido su operar a como son las cosas en el hacer, más que en su ser.
Chao a la ontología, bienvenida la epistemología. Términos que habrá uno de aprender a discernir en la lectura del libro.

Lo más cercano al coaching es lo que los autores llaman "conversaciones liberadoras". En ellas, el que guía la conversación, produce un contexto para que el que busca liberarse, de manera que se sienta acogido, sin expectativas, sin prejuicios ni exigencias. Este contexto es el contexto propio del amor, donde se hace posible "el ver" que es necesario, para que el que busca liberarse de apegos que legitiman su desvalorización, solo vea el camino de re encontrase con el amar y el amarse. Y ello sería la liberación. Por ahí la cosa.

Darwin
Los autores le dan duro a Darwin, dejándolo con una teoría de la selección del más apto en un mundo competitivo, discriminador, obsoleta. Seriamos descendientes de una selección de los aptos, no competitiva, sino que colaborativa, amorosa. Interesante.
También le dan a Einstein e interesantemente también a Freud, que inventa esta teoría de ir al pasado (que según Maturana no existe) a remediar los daños causados. Solo existe el presente y su propuesta son las conversaciones liberadoras.
Grande Maturana, de confrontar a estos tres portentos de la historia.

Esta cultura racionalista, que por una parte sacó prácticamente al medio ambiente de la ecuación y todo lo no medible como las emociones, siendo la del amor y la ternura, fundacionales del tipo de seres humanos que somos, las dejó como aspectos del ser humano que más bien interfieren en nuestros quehaceres. Crazo error. Siendo que según Maturana y compañía, lo que guía la evolución son las emociones, los gustos, los miedos incluso.
Necesitamos urgente cambiar, salir del mundo competitivo y pasar al colaborativo, para ponerlo en muy simple. Devolver las emociones a su pedestal y a la persona al centro de nuestras preocupaciones. Si no, nos vamos a la cresta, con planeta y todo.

Un librazo que sacó Humberto Maturana con Ximena Dávila, que pienso debiera ser un must en los tiempos que corren. No te será fácil leerlo, pero si logras bancártelo, apreciaras su magnificencia.

19 comentarios:

  1. En el libro "El Arbol del Conocimiento" hay una pequeña parte donde habla del color, incluso demuestra mediante dos figuras, un cuadrado verde y una corona gris, que colocando ésta última dentro del cuadrado verde toma una tonalidad rosada. Hay otros ejemplos con las sombras. Los colores no dependen de la longitud de onda de la luz, porque si los vemos con luz artificial o con luz solar es lo mismo. Por otro lado dice que dos observadores pueden ver el mismo color con distinta intensidad o tonalidad porque depende de la actividad neuronal de cada uno. Hay en youtube videos de un Sr. Lotto donde muestra tres rectángulos de colores distintos y le pregunta a los asistentes qué color es, luego los rodea de otras figuras geométricas con otros colores y cambian los colores originales. Es muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Héctor por tu aporte. Me puedes pasar los links a esos videos por mail ?

      Eliminar
    2. Gracias Héctor, por enviarme este video de Beau Lotto donde el tema de la visión, o la creencia de que vemos lo que hay ahí fuera, queda por los suelos. Muy en la línea de lo que dice Maturana, de que no podemos distinguir entre ilusión y percepción.

      Eliminar
  2. Hola Gabriel. Gracias por el resumen del libro. No es fácil comprender a Humberto y Ximena en sus lenguajes tan especiales.
    Aquí tienes un link de Susana Bloch, contemporánea, investigadora y muy amiga de H Maturana quien realizó los estudios con las palomas.
    https://elmartinoya.wordpress.com/tag/vision/ También adjunto por si lo quieren ver la presentación de Humberto y Ximena en MCA Festival que realizamos en septiembre pasado en la Estación Mapocho. https://youtu.be/1x3TkynZRwI
    Un gran abrazo
    Edgardo Vogel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Edgardo; gracias por tu comentario y el super aporte de tus dos links: el de la Susana Bloch y el de Humberto y Ximena hablando en el III Festival Mente, Cuerpo y Alma MCA.

      Eliminar
  3. La primeras palabras serían GUAU, es simplemente pesada la lectura de Mataran pero lo mejor es que siempre entrega algo importante y no solo palabras.
    Felicitaciones Gabriel, excelente resumen, me ahorraste algunos días de lecturas, por ahora y sin apelar a la ley de mínimo esfuerzo me quedo con tu excelente resumen.

    ResponderEliminar
  4. Hola Gabriel. Con el respeto y cariño que me merece H. Maturana y sin cuestionar su libro que no he leido, me permito comentar tu exposición. Como Taoísta que soy, no soy partidario de excluir, al final genera partidos (o sea algo partido, parcial). Los Budistas no encuentran el Ser en los fenómenos porque son dependientes de otros fenómenos, pero al final hay una interdependencia de todos los fenómenos. La misma autopoiesis habla de un sistema auto regulado dentro de un sistema mayor, también auto regulado y así sucesivamente. Al final no podemos escapar del Ser de la existencia, y ¿para qué? esa negación.
    En cuanto al tiempo, ya Kant lo define como un apriori intuitivo de sensibilidad interna de la mente (preconceptual), para estructurar nuestra experiencia del espacio cambiante, que a su vez, también es un apriori intuitivo de sensibilidad externa de la mente, (preconceptual) para estructurar los objetos del mundo sensible.
    Gracias por tu Blog. Un aporte al conocimiento y la cultura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sergio Huneeus por tu comentario. Solo tener presente que Maturana habla desde el biólogo que es, otra arista de la que un Kant aporta.

      Eliminar
    2. Efectivamente, el universo opera en tiempo cero, el eterno presente, y dentro de ese operar, biológicamente nacemos, crecemos, envejecemos y morimos.

      Eliminar
    3. y por eso MatUrana habla del "presente continuo CAMBIANTE".

      Eliminar
    4. Que bien, el eterno continuo cambio del yin y del yang. Ahora cabe preguntarnos de donde viene y adonde va y qué estamos cocinando, el 'sentido' del Tao. Pero ese es otro tema.

      Eliminar
    5. Em definitivo, não dá para criticar, tampouco compará-las, as propostas de Humberto Maturana e Ximena Dávila sem lê-las ou examiná-las detidamente. Até porque escapa ao propósito dos autores competir com quem quer que seja. "Nada existe a priori".

      Eliminar
  5. Gabriel Bunster, subscrevo suas anotações a respeito de "El árbol del vivir". O modo linguístico aplicado no livro é, de fato, desafiador para quem tem pouco contato com a obra de Maturana e Ximena. Por isso, aconselho aos iniciantes a ler antes "Habitar Humano" (2008, bem como as esclarecedoras notas ao texto de "Albor del vivir".

    ResponderEliminar
  6. Hola soy de Venezuela y estoy interesada en leer el libro pero aquí no se consigue par comprarlo so lo tienen y lo puede escanear se lo agradecería estoy haciendo mi tesis doctoral con las obras de Maturana mi correo es yelitorres22@gmail.com

    ResponderEliminar
  7. Anónimo1:46 p.m.

    Sr. Bunster. Gracias por su comentario a tan interesante libro que aún no he leído. Según su comentario, me es posible distinguir algunos conceptos de Nietzsche. Enfrentaré su lectura con el deseo de obtener un buen provecho de ella. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  8. Hola a todos,
    hace 26 años que leo,pienso, repienso, reflexiono, comparto, y converso vivo y revivo, convivo, desde mi sentir intimo, con otros/as los textos de Humberto Maturana Romecin, y ahora, la colaboración de Ximena Davila Yañez, es crucial para entender redondito a estos dos aportes al desarrollo humano, bien por los humanos amorosos que somos,un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola Gabriel
    Acabo de comprar el libro, y preguntándome ahora sí seré capaz de leerlo.
    Gracias por la introducción al mismo.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡¡ Dios ampare a los que se atrevan con este Árbol !!! Si hubiese sido escrito en copto habría sido más fácil de leer. Los que lleguen al meollo, compartan la luz, por favor...

    ResponderEliminar
  11. ... es una lástima, es decir, una gran pena, que Maturana y Dávila no sean del primer mundo.
    A mí me gusta decir "nada es en sí... ni siquiera la frase misma que dice 'nada es en sí'...
    Y me fascina el dicho italiano "se non e vero e ben trovato". ¿Qué importa? Solo le obvervadore sabiendo que lo que hace son distinciones en el lenguaje... etc.

    ResponderEliminar