viernes, agosto 26, 2016

Libro En el Enjambre de Byung-Chul Han

Fue una compra intempestiva. Milla vociferaba otro libro suyo, El Silencio; no estaba, compré este, por lo de Internet.

Me lo banqué en un día; son 109 páginas. Al final me lo leí tres veces. Es un autor lúcido como pocos. Además es agudo y profundo. En cada nueva lectura aparecen más y más cosas.

Byung-Chul Han
Quedé preocupado. Preocupado por el medio Internet y lo que está haciendo con nosotros. Tenemos que enterarnos y ponernos en guardia, dentro de lo que se pueda.

El medio Internet nos está transformando, más de lo que nos podemos imaginar.
Por ejemplo, este epicentro en la información, que trafica velozmente por las redes, nos abre a la transparencia más brutal, que corroe y disuelve cosas tan importantes como el poder.

El poder requiere para su funcionamiento de la comunicación asimétrica. La que tenían los medios de masas, como la radio y la televisión. Alguien  habla, el del poder o desde el poder, y todos nosotros escuchamos pasivamente. En la red, en Internet, todos escuchan y hablan (o pueden hablar) a la vez; y todo se sabe; no hay secretos, tan propio del poder. El poder está loco, lo han pillado en todos sus pecados, ha perdido autoridad, legitimidad, pero es que además, el juego cambió.
Y eso no es todo. Se supone que los políticos por ejemplo, nos representan. La verdad es que no lo hacen; y nos dimos cuenta muy brutalmente. Para peor, representaban a los poderosos del lado del capital. Nos tenían horquillados. Los cachamos. No se donde esto terminará.

El mundo digital, es el mundo de los dedos, que teclean teclados; pantallas de celulares, que se manipulan solo con los dedos.
Y la mano, el brazo, se atrofia ? parece. El brazo, la mano, es por donde hacemos la acción en el mundo; aramos la tierra, por ejemplo. Con los dedos solo contamos; dejamos de pensar.

Hay más. La imagen, que antes era una representación de la realidad, que en vista de su soporte tenía una vida acotada, tenía las mismas propiedades de la vida real, Ahí las cosas nacen, florecen y mueren. Pero la imagen digital, no muere, no se corrompe, es perfecta, eterna.
Sabes lo que está pasando, según nos dice Byung-Chul Han ? Que estamos prefiriendo el mundo digital y, estamos escapando del mundo real.
Nos quedamos más con nuestras imágenes y las imágenes de los otros, que con su versión real. Y nos estamos comunicando más y "mejor" por las pantallas ... Y sabes lo que dice este coreano que pasa con eso ? Nos perdemos la mirada, ya amenazante, del otro, real.

enjambre
Y hemos pasado a un mundo, donde todo se cuenta, donde todo es información y si no, no existe. Aparte de que el trabajo se lo tomó todo, pues al hacerse ubicuo, pues donde estemos, con los aparatos digitales, ahí está el trabajo. No hay otro tiempo que el tiempo del trabajo. Y nos hemos transformado en una sociedad del rendimiento, del trabajar y contar. Nos hemos transformado en cazadores de información, en un mundo desconectado de lo real. Hemos abandonado la cultura de la tierra, donde se la escucha y obedece, básicamente. Y hemos migrado a un mundo digital, irreal, donde hasta a los amigos los medimos por likes y número de amigos en Facebook.

De masa hemos pasado a enjambre. La masa salía a la calle, tenía discurso, tenía alma y fuerza, y por eso movilizaba acción. El enjambre, dice Byung-Chul Han, no tiene alma, pues es una suma de puntos que no son nadie, como en la masa, pero son una colección de anónimos, con voz, son alguien, pero totalmente narcisistas. Estos enjambres a lo más afloran como smart mobs y desaparecen sin más alboroto, sin más repercusión.
El enjambre, no tiene alma, ni tiene discurso, no tiene un nosotros. Es básicamente ruido; buzzz.

Y para peor, Google, Facebook, y otros, los bancos, siguen todos tus pasos, acciones y pensamientos, y desde ahí te conocen entero, hasta la psiquis. Y desde ahí te manipulan. Apróntate.

Terminé viendo las Google glass y la Internet de las cosas, como cámaras de vigilancia que nos observan y siguen desde todos lados, para quien sabe qué hacer.
Si detrás está el Capital, viejo, estamos fritos.

Hay que leerse este libro, tomar conciencia y tomar acción, para que esta cosa nos sirva y no se sirvan de nosotros.

6 comentarios:

  1. Yo creo que la irrupción de la virtualidad no ha permitido ver el paradigma en que estabamos. Siempre anduvimos vendiendo imagenes, sólo que creíamos que no eran imágenes, que lo que veíamos de nosotros y de otros era lo real; no se si lo dice el coreano o es tu lectura, El hecho de que hablemos cara a cara no cambia nada. Incluso, aventuro que al revés, al estar protegido por el aislamiento, nos atrevemos a mostrar más.
    Asi com la imprenta cambió al mundo hace 4 siglos de un modo gigantesco, la internet está haciendo lo mismo, sólo que en proporciones aún mayores, muuucho mayores. Hay que ser cuidadosos para distinguir si nos estamos moviendo por el miedo, tratando de conservar el ancien regime o buscando adaptarnos a este mundo llevando a él lo valioso de nuestro pasado. Y también esto es fácil mentir a otros y a nosotros mismos. ¿Me prestas el libro?

    ResponderEliminar
  2. Lo leere y nos juntamos para una grata conversación...por supuesto si aceptas la invitación para un café por medio. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me gustaria primero comentar dos cosas , el mundo digital nos ha traido una igualdad al comunicarnos, solo una pantalla y teclado, y una comunicacion y relacion No presencial, que nos ha implicado esto, primero exigir igualdad ya que somos iguales para comunicarnos con distintas personas, rangos, titulos, profesiones, etc..etc, ya que los dos tenemos teclado y pantalla, y el hecho de no ser precencialm, es que podemos hacer fantasias reales en el mundo digital, ya que no hay precensia, esto nos trae que vamos entregando la voluntad al mundo digital ya que lo vamos creando a nuestra necesidad. Proximo paso, las maquinas nos administran y para los humanos finalmente camino a una felicidad, el No pensar.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:21 p.m.

    No puedo estar más de acuerdo con el enfoque, la mirada de enjambre, colmena, me parece lúcida, la cuestión del poder está en jaque, justamente por lo abusos del mismo, la trasparencia rompió todos estos jueguitos ocultos, develando que algunos salvadores, ( as) , caminan beneficiándose así mismos , por ahí surge la falta de confianza en estos héroes de barro, Excelente, como dice Isakino B , hay que conversar entorno a un café , Miguelángel Clerc

    ResponderEliminar
  5. Después de leer esto no me aguanto más y terminaré leyendo el libro. Saludos

    ResponderEliminar