martes, enero 24, 2017

Mónica Huerañanco, las mejores empanadas de la Feria de Puerto Fuy

Voy a la Feria de Puerto Fuy a dar una vuelta y algo me llama la atención de este local de "la tía Julia". donde me instalo a conversar mientras espero dos empanadas de queso, fritas en aceite.
Es quizás la seguridad de esta joven de 34 años, de un bello color de piel, que me hace sospechar de su origen mapuche.

Después de haber entrevistado a la Nori, de la huerta de Neltume, me dirijo envalentonado a la Feria de Puerto Fuy y le propongo una entrevista, esta vez a Mónica Huerañanco Fuentealba, que lidera el local anterior. Acepta y acordamos hacerla esa misma tarde al cierre del día, tipo 7:30

Casada con Edison Tranamil, ganadero, mapuche. Tienen dos hijos hombres, Diego de 12 años y Julian de 4, que por ahí pasaron cuando conversaba con ella.

Mónica tiene octavo básico y está resuelta a completar sus estudios a la brevedad.
Se identifica más que nada con su rol de dueña de casa, pero reconoce su vocación hacia el negocio, el comercio.

Viven en la zona de Pitrufquen, en un campo de la familia Tranamil.

En estos días de verano, se viene donde sus padres, aquí en Puerto Fuy, desde donde dedica todos los días, a trabajar este local de empanadas de queso y de pino, fritas, de propiedad de su madre, Julia.
La verdad me dice, es que se trata de un negocio familiar, donde aparte de su madre, que hace el pino, trabaja un hermano, encargado de las compras y su papá que hace el pan amasado.

Tiene de ayudante, contratada, a Jessica Inostroza, oriunda de Puerto Fuy. Se muestra feliz de trabajar con su jefa, siendo ella casada, con cinco hijos.

De carácter fuerte esta mujer, Mónica, que me cuenta que cuando chica en el colegio la maltrataban los compañeros huincas, cosa que no entendía. Por eso decidió casarse con mapuche, cosa que hizo y al hacerlo valoró y comprendió el valor de su raza y cultura, de la que se siente orgullosa.
Se reconoce guerrera, luchadora y le gusta emprender. Quiere seguir estudiando.

Me cuenta que en una época, se fue a Santiago, donde trabajó como 13 años, ingresando como operaria en una empresa, donde terminó como Jefe de Área.
En ese periodo tomó varios cursos, como gestión de negocios, manipulación de alimentos, etc.
Anhela tener su propio negocio. Le hablé del sitio Escritorioempresa.cl donde puede crear su empresa en un día.

Orgullosa, me dice que sus empanadas son las mejores de Puerto Fuy, echas con queso de su propia producción (tiene 10 vacas). Cobra $ 500 cada una y a $ 5.000 la docena.
Quiere invertir en un refrigerador y así poder aumentar la variedad de su oferta de productos.

Me cuenta que opera ahí desde hace 9 años, cuando partieron tapadas con un toldo, como una especie de carpita. Esta súper construcción en la que ahora están la hicieron hace dos años.

Aparte, es creyente, de la vertiente Evangélica.

Está aprendiendo mapuche, idioma del que me dio algunas lecciones.

En varias instancias de nuestra conversación se rió de buena gana, momento en el cual, una de las fotos le saqué.

Me cuenta que come poco, pasa de largo en los almuerzos, atendiendo el frecuente público, que presencio mientras conversamos en el mismo mesón donde atiende.

El resto del tiempo lo dedicamos a conversar de la cultura mapuche, de sus ritos y de la fuerte vinculación con la tierra.

Cuando pases por esa Feria, visítala, disfruta de sus estupendas empanas das y pan amasado e intenta conversar un rato con ella, que sentirás la fuerza y el orgullo de la persona que es.

1 comentario:

  1. Gabriel,
    Otra linda y potente mujer. Parece ser un tema que te motiva, recuerdo lo de las tejedoras de O´Higgins.
    Gracias por la promoción a escritorioempresa.cl
    Abrazo!

    ResponderEliminar