domingo, octubre 29, 2017

Fernando Flores conversando con Cristián Warnken

Asisto a la casa central de la universidad Católica a presenciar la charla entre Cristian Warnken y Fernando Flores. Me llegó la invitación por mail, sin costo y decidí ir.

En el camino me encuentro con gente conocida y ya en el lugar, con varios más. Es como una tribu que sigue y ha seguido históricamente a Flores. Al terminar, me doy cuenta que el recinto, bastante amplio, está lleno.

La dinámica de la conversación me mantiene activado, entusiasmado, incluso alegre, quizás por el estilo irreverente y lúcido de Flores. Salgo feliz de haber ido.

Aclara un punto del fenómeno de la comunicación humana, en que señala que no son datos, información, la que va y viene; sino perturbaciones, triggers (gatillaciones), que desencadenan reacciones, particulares de cada uno.

Destaca que cuando alguien me pide algo, y digo sí, empeño mi palabra. Eso, dice, es lo que más constituye la potencia del lenguaje.
Eso no quita que en distintas culturas, las promesas se honren de distinta manera. Y aquí, nosotros no lo hacemos nada de bien.
Dice que con las promesas creamos la posibilidad de una relación distinta con el otro en relación a como era antes.

El foco puesto en el pensar, de la oferta de Warnken, en “la belleza de pensar”, no le produce a Flores mucho entusiasmo. Más bien lo chasconea, a Warnken.
Prefiere el conversar, pues el conversar puede traer diseño, transformación de la realidad.
Necesitamos tener más conversación, señala Flores, y menos información. Más reflexión. Y diagnostica, que la gente no tiene buenas prácticas conversacionales.
No podía, yo, estar más de acuerdo.

Flores, se las arregla para posicionarse por sobre Neruda, también de padre ferroviario, pero marca el punto, con cierta broma-serio, de que su padre fue maquinista y el padre de Neruda, solo conductor.
A Heidegger lo considera un viejo de mierda, con una influencia notable en él.
Además se muestra superior a Searle, del que obtiene un paper escrito por él, no publicado, con el cual tiene una epifanía, que le permite transformar los actos de habla en software y hacerse rico. Searle después le reciente y él se jacta de sacarle mejor jugo a la creación del propio autor.
Flores necesita mostrarse superior a todo el mundo, lo que lo transforma ante mis ojos en un viejo de mierda, que pucha que ha influido en mi y sigue haciéndolo.

Heidegger
Intérprete del mundo que está ocurriendo y visionario de su norte. Ensalza a Amazon y a Jeff Bezos, su creador, que entendió que lo de hoy es la logística, en un contexto de promesas prolijamente cumplidas. Vaticina el colapso de las grandes tiendas y de los Mall.
A mi me acaba de llegar mi primera compra en Aliexpress, de como 30 cucharas de pesca, que compré en menos de $ 5.000, siendo que una sola cuchara la compro aquí en Santiago, sobre ese valor. Me cuenta un entendido que están llegando a Valparaíso 7 containers diarios de Aliexpress desde la China. Hay preocupación local en las grandes tiendas.

Más que en las promesas, Fernando Flores, pone el foco en las ofertas. Señala que las ofertas crean vida. Esa misma sesión entre Warnken y Flores, fue el fruto de una oferta que le hizo a él Warnken.
Hay idiotas señala, que consideran ofrecer muy mercantil.
El Capitalismo está sustentado en la multiplicación de las ofertas.
Y, señala, para ofrecer bien, hay que sintonizarse con las preocupaciones de la gente.
Y señala que además del acto mismo de la oferta se requiere tener disponibles ciertas emociones, cierta fortaleza emocional, que sin ellas no puedes ofrecer. Y ofrece sus servicios para este ámbito de cosas. Se las ofrece a Warnken mismo.

Termina Flores hablando de los estados de ánimo, que más que juicios de la realidad, los pone como la imaginación posible que se es, o más bien que te posee.
Considera que Chile está cagado del estado de ánimo, siendo su principal vocero, Fernando Villegas; la negatividad personificada.
Necesitamos diseñar estados de ánimo “edificantes”, señala. Y vuelve a desplegar su oferta. Dice que hace clases de estas cosas, a través de la plataforma Zoom, en forma global.

Trabajar en Chile como senador, le estropeo el estado de ánimo. Yo lo noto repuesto.
Contó cosas insólitas que le pasaron en comisiones de senadores discutiendo la ley de propiedad intelectual. Discutían si era lícito fotocopiar en una biblioteca de Coquimbo un libro de una biblioteca de Santiago. Hizo una propuesta de poner todos los libros escolares en Kindles, conseguidos en Amazon a US$ 20 y pagarle derechos de autor a los autores. Lo mandaron a freír monos a otra parte.
Este sería un país de ignorantes y gente poco seria. Usó el fútbol para ilustrar esto y como se juega y afecta con el estado de ánimo del país, poniendo y sacando a Bielsa, por ejemplo.

Remató recomendando el libro de su hija, Gloria Flores, “Learning to learn and the navigation of moods”.

Fernando Flores, es para mi unos de los hombres más lúcidos que tenemos, de nuestra nacionalidad. Y soberbio como él solo.


Referencias:
La conversación publicada en Bio Bio TV

4 comentarios:

  1. Al igual quetú, comparto el que Flores es un soberbio, pero de que influye, influye. Debe haber sido mas que entretenido el escuchar a ese par de personajes en vivo. Gracias x compartir.

    ResponderEliminar
  2. Disfruté la conversación por los contenidos, visión, profundidad, y, manejo de ambos, entrevistado-entrevistador, Warnke -Flores , una dupla de clase mundial que puede molestar a algunos porque la inteligencia, carácter, sensibilidad y backcround para tratar algunos temas, de pronto, no suenan muy simpáticos, sin embargo, sugiero escuchar varias veces la misma, y, como la buena música, lo mensajes son precisos, claros, sencillos, Chile necesita este tipo de viejos y conversaciones, gracias por compartir este material ,

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:10 p.m.

    La gracia de este par de chilenos universales es que oírlos hace sentir inteligente a cualquiera.

    ResponderEliminar
  4. Disfruté mucho la conversación de estos dos personajes que admiro por su destreza en el uso del lenguaje que le dan a la conversación en sí una dinámica muy estimulante que te hacen recorrer una ruta llena de imágenes y sonidos que inspiran y te trasladan a otros mundos inexplorados.
    Me gustó más este Flores que el que ví y escuché años atrás. Me gustó sentirlo más empático y simpático. Creo que la vejez le ha sentado bien para el corazón.
    Ojalá este momento de mal ánimo que estamos viviendo los chilenos no nos haga perder la confianza en nosotros mismos.
    La psicología tiene mucha pega ...los profes, los coaches...muuuucha pega!!!

    Gracias Gabriel por enviarnos estos regalitos.

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias