miércoles, noviembre 22, 2017

La transformación del fracaso y el auge del prototipeo

Looser ! es un insulto doloroso. Tiene que ver con el fracaso, algo que en este mundo en que todos buscamos de una u otra forma el éxito, es un rumbo nada deseado.

La intención desde la que hacemos las cosas, es una marca, un sello, que afecta importantemente, lo que al final logremos. La intención determina los resultados; en general.
La intención, el porqué hacemos las cosas, la energía que ponemos en ello, es algo a observar, a distinguir.

Vivimos en un mundo en que de lo que se trata es de aumentar nuestros ingresos, de aumentar nuestra riqueza. Cómo ? no importa mucho, según la educación o el cableado que cada uno traiga. Según los valores dirán otros.
Hoy las malas noticias venden más que las buenas y por eso, estamos tapados de ellas. Lo que está detrás es la rentabilidad del negocio y no el bienestar de la población.

Y estamos aburridos en mayor o menor medida, de todo ello. Aparte de la in-equidad que ha generado, que nos tiene además irritados.

Las opciones son más de lo mismo, volver atrás a formas que funcionaron en el pasado, o avanzar hacia el futuro, con intención y coraje, sin claridad de lo que vendrá, parece ser la mejor opción.
Es en este escenario donde el prototipeo adquiere relevancia.

El prototipeo, es una intervención, que con el impulso de alguna intención, va al mundo a preguntarle, que hace falta aquí.
Es un borrador, algo básico, que en alguna medida funcione, pero cuyo objetivo no es ir a impulsar una idea que tengo o tenemos, sino ir al mundo con una pregunta, a aprender.

Incluso se dice, falla rápido y seguido, para tener éxito más temprano.
Es un movimiento contra cultural, pues por un lado le cambia el signo al acto de fracasar o fallar, y por otro lado, no es mi idea, individualista, la que quiero impulsar, sino que voy al mundo a preguntarle qué necesitan, qué hace falta ahí.
Incluso, la idea es que el resultado sea una creación colaborativa entre los distintos implicados y afectados por el nuevo invento; una co-creación.

Y al mimo tiempo, de ese aprendizaje, o con lo aprendido, nos reunimos, reflexionamos y nos ponemos en silencio, en meditación, llamando a la inteligencia no racional del cuerpo, de lo intuitivo, buscando lo emergente que quiere aflorar, que habla por medios menos racionales.

Toda una nueva forma de abordar la creación de nuevas realidades, productos y servicios.

2 comentarios:

  1. Gracias Gabriel. Excelente propuesta. Está muy alineada con el Desarrollo Innovativo que invita a descubrir en forma participativa las potenciales de los sistemas sociales para luego implementar los mecanismos y proyectos que generen los satisfactores.

    ResponderEliminar
  2. Proto: primero
    Tipo: modelo
    Probar y encontrar

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias