martes, marzo 24, 2009

Padre Pedro Opeka

Pasó por Santiago un hombre, de nacionalidad argentina, que lleva una vida viviendo en Madagascar con los más pobres, con los niños más pobres.

Dejó una huella indeleble en quienes estuvieron con él, tocados por su humildad, por su fuerza, por su fuego interno.

San Pablo debe haber sido así, compartimos con algunos.

Pedro Arellano y Denis Gallet de la Fundación Desafío, son los responsables de esta visita y quiero compartir contigo algunas imágenes que el mismo Pedro le sacó, que pienso transmiten en algo su espíritu.















Todas fotos sacadas en su estadía en Chile.

No te pierdas este video de lo que él está haciendo en Madagascar.

3 comentarios:

  1. fui testigo directo de la fuerza, alegría y humildad de este sembrador de esperanza que pasó por Chile regalándonos su fe en el Dios de la Vida.
    gracias por esas fotos que lo reflejan de cuerpo y espíritu

    ResponderEliminar
  2. Qué gratificante resultan las imágenes... reflejan infinita alegría, bondad, generosidad... Dios vivo! Gracias

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Gabriel por las fotos. Ellas reflejan el espíritu y el alma de este hombre santo, libre y apasionado por la jusiticia.
    Un abrazo
    Claudio Orrego

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias