martes, agosto 31, 2010

Charla en la ICF de Daniel Taroppio

Asisto a un encuentro con Daniel Taroppio a quien no conocía, pero suyo nombre me parecía haber escuchado antes; esto en el contexto de una reunión-coloquio, de la agrupación de coaches ICF.

Daniel me llega relajado, generoso con su saber, receptivo a todas las interacciones, seguro, hablando de materias de las que sabe y lleva años enseñando y experimentando.

Argentino, psicólogo, radicado en Chile, a cargo de la Escuela de Psicología Transpersonal, cuyo sitio es transpersonals.com.

Capturo algunas frases que me llegan de su discurso, como esta acerca de la revolución del lenguaje en que nos encontramos, donde este pasa de ser una mera herramienta descriptora de la realidad, a un medio de construcción de realidades, de cosas que antes no existían; y de ahí nace el coaching.

Me pregunto de donde habrá sacado esta relación, que transmitió con total seguridad, de los elementos que participan en la comunicación humana, diciendo que el lenguaje se llevaba solo un 7% de participación, lo paraverbal, que son las emociones que van con lo que decimos, que se llevan un 38% y para sorpresa de todos, lo no verbal, expresividad del cuerpo vendría a ser, un 55%. Sorprendente en todo caso asignarle solo un 7% al lenguaje, que es donde más ponemos el foco, la energía y la transpiración.

Pero donde me quedo quizás más fascinado es cuando distingue entre la comunicación operacional, la que persigue la acción, de la comunicación relacional, la de los afectos, de una nueva para mi, la comunicación primordial. Nueva en el sentido de la distinción, pues al ir contando, habla de experiencias que he tenido y que todos los presentes en la sala parecen haber tenido, pero donde son las explicaciones las que se quedan cortas.

Esta comunicación primordial que llama, tiene que ver con el estado vibracional de las personas.
Sería como el lenguaje del ser, de eso que se toca en estados de meditación lograda, que evidencia por otra parte el estado de conciencia de la persona; y esta comunicación tiene el objeto de promover el desarrollo de las personas, su evolución.

De ahí hace una metáfora a partir de una frase que le escucha al pianista Sergio Tiempo, al que yo no conocía, que dice, "la partitura es impotente". De la misma forma, el lenguaje es impotente.
Es desde el ser que soy, siendo ello mi estado vibracional, la forma en que estoy presente, desde donde brota la comunicación primordial.

Esto me gusta. Me toca, me hace sentido. (más de Sergio Tiempo)

Cuenta una historia que me parece notable: dos fotones que han vibrado juntos, siendo parte de algo que vibra como un solo cuerpo, si son separados, por ejemplo a 50 kms, si algo afecta a uno, el otro se ve igualmente afectado. Algo así; increíble. Quisiera más antecedentes.

En todo caso pareciera ser que somos parte de una realidad que más que materia, es energía vibracional, que fluye y pulsa como un solo y gran organismo. Y nosotros que venimos recién empezando a salir de un mundo mecanicista que veía al universo como una gran maquinaria de relojería.

Daniel hace una inmersión en la materia, mucho más adentro que el átomo, señalando que en estos objetos llamados cuerdas, hay memoria, energía, información. Es como que el átomo, si, el átomo, de un hígado, sabe, lo tiene almacenado en sus cuerdas, que debe construir un hígado. Uf; será?; me tinca.

Nos da algunas pistas de autores para leer, como Rupert Sheldrake y sus campos mórficos; David Bohm y su universo implicado, y Vincent Vuillemin del CERN y sus fotones ligados a kms de distancia.

¿Qué será esto de la danza primal?

Bueno, gracias Daniel Taroppio, tu charla fue una buena provocación.

1 comentario:

  1. Gracias Gabriel! Me gusta la cantidad de enlaces que colocas ... logras tu objetivo de hacer fácil la vida del lector.

    ResponderEliminar

Los comentarios de este blog son moderados; eso significa que antes de ser publicados, serán vistos y aprobados por el autor de los posteos (anda mucho bandido por las redes).
Disculpa las molestias