sábado, diciembre 19, 2009

Propiedad Intelectual y Nueva Economía

El tema de la propiedad intelectual vuelve a aparecer en la conversación de la blogósfera y más allá, donde se cocinan las leyes.

A riesgo de decir algunas barbaridades, diré mis pareceres sobre la materia.

El tema de la propiedad intelectual y los derechos de autor, son un tema enorme, difícil, global. Todos los países tienen asuntos con el y en todas partes hay pugnas y pugnas no menores.

Están en juego cosas muy importantes. Negocios, la economía, los ingresos de personas de trabajo "honesto".

Pienso en un escritor; este escribe su libro, lo tipea en su máquina de escribir, ahora en su computador, lo manda a imprimir y lo distribuye y comercializa a través del formato "libro" que todos conocemos. Hojas de papel, tinta, tapa, diseño. Olores, sensaciones, libreros.

Hoy "el libro es un archivo" en un medio digital. Antes si alguien te robaba el libro, dejaba de estar donde estuvo; el ladrón se lo llevó y te quedaste sin libro. Hoy, el "ladrón" te lo copia, una y mil veces, y tu libro sigue donde mismo, como archivo, intacto, incluso insensible ante el paso del "ladrón".

La cosa libro, se desmaterializó. Se hizo aire, se hizo ondas electromagnéticas. Puede multiplicarse infinitas veces, silenciosamente, sin dejar rastro en el territorio material. Puede viajar por el aire invisible.

Cambió la tecnología. Y cambió todo.

Los ISP (con los que contratas tu conexión a Internet) podrían ver que pasan libros por sus tubos a la velocidad del rayo y operar como guardias de frontera. En el momento que esto empiece a pasar, inventaremos la codificación de los contenidos y los libros pasaran soplados sin ninguna posibilidad de detectarlos.
Es una tecnología que trae una nueva realidad, con nuevas leyes, que parecen ser en extremo liberales. Es una nueva realidad.

Tendremos que escribir de nuevo lo que entendemos por cosas muy básicas, principios incluso. La confusión es total. Y la irritación de los afectados está creciendo.

Pienso que lo que hay que hacer es sumergirse de cuerpo completo en las nuevas tecnologías. No solo tocarlas, realmente aprenderlas, usarlas ámpliamente, pues desde ahí tenemos que inventar lo que viene. Y vienen muchas cosas; hay muchas posibilidades que se irán abriendo. La flexibilidad será requerida. Oficios completos tendrán que quedar atrás y las personas tendrán que re-inventarse.

Siempre estas cosas se mueven con lentitud. Por lo menos para los que estamos mirando hacia adelante, es como que el cambio ocurrirá después que me muera. Pero ya hay alboroto, toda la industria de la música está en colapso y en re-invención.

La esperanza me la dan iniciativas como el sitio Sellaband de músicos, el negocio Threadless de poleras, la industria de la cerveza artesanal, la banca peer to peer de Kiva, etc.

Hoy me dedico a construir identidad para las personas en la red, pues creo que el nuevo poder es el de las personas. Dejaron de ser las naciones el centro del poder, dejarán de ser las empresas y ahora le toca a las personas. Y el Personal Brand como se le llama, será un tema.

Imagínate solamente lo siguiente: que un "loco", ex empleado de la Coca-Cola, publicara la fórmula de la Coca-Cola en su blog. La propagación y multiplicación de dicha fórmula sería imparable. Cualquiera tendría en su casa una fábrica de Coca-Cola. Se llamaría Coca-Cola artesanal u otro nombre, pues el uso de la marca estaría vetado. Se vendería por la red entre los amigos y conocidos.

Así de frágil se ha tornado la economía basada en la propiedad intelectual; un derecho que cuando se desmaterializan las piezas claves, tirita todo el edificio que hemos construido.

Y qué viene después? Bueno, para allá estamos mirando. Y sabes, no se ve nada de claro aun; la confusión es bastante generalizada. Solo se que hay mucho miedo y medidas desesperadas, sustentadas en mucha ignorancia y manipulación de los poderes vigentes.


Link a las más increíbles bibliotecas que he visto. 

Y para terminar asomémonos a las últimas ideas respecto del libro que viene, que entre paréntesis, será como tener todas esas bibliotecas juntas adentro o fácilmente accesibles.


Mag+ from Bonnier on Vimeo.

4 comentarios:

  1. Excelente.

    Pasando a otro tema, que bueno que todos estén bien --espero que ya estés más calmado.

    ResponderEliminar
  2. Gabriel,

    Antes que nada, felicidades!

    Había picado la guía con tu tema filosofía, que dejaré para más adelante.

    Me parece que hay que considerar en este análisis que un libro —como el de tu ejemplo— se puede acceder instantáneamente desde cualquier punto del planeta.

    En términos económicos, creció la demanda enormemente.

    Tampoco hay costos de impresión, almacenamiento, distribución, intermediarios, ni ventas. Bueno... casi, o su costo tiende a cero.

    Entonces, el autor vende (casi) exclusivamente propiedad intelectual, lo puede hacer (casi) instantáneamente después de concluir su creación y a un costo (de casi) cero.

    Quizás sea interesante traer a colación el concepto de costo marginal, que afirma que los autores producirán más mientras el costo de producir una unidad adicional sea menor al precio de venderla.

    Pero, el costo marginal de producir un libro adicional es (casi) cero.

    Es obvio, que un autor sensato debería vender sus libros (digitales) a un precio ínfimo, levemente superior a cero, —creo que es lo atinado porque se matan 3 pájaros de un tiro al ayudar a su promoción (o hace tender a cero estos costos).

    Sin entrar en detalles, este es el modelo de la música que Apple usa para vender música para Ipods; y hasta donde yo se, a Apple le ha ido muy bien.

    En conclusión, hay que vender las unidades de propiedad intelectual a precios ínfimos —lo que también evita (el efecto contrabando, evasión de impuestos o) la piratería.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No quise dejar en el tintero...

    ¿Google se quedará con (o le quitará a Amazon) el mercado de los libros (digitales)?

    ¿No será que la confusión (o el polvo) viene de la caída de los intermediarios actuales?

    Ya Sony al igual que el Washington Post pierden su mercado. Tienen si la ventaja de una marca reconocida, pero, pueden aparecer jugadores (de marca) como Google (y otros desconocidos) que pueden irrumpir en estos mercados.

    De aquí la importancia para (nosotros) los nuevos empresarios de aprovechar la polvareda para ofrecer sitios que ofrezcan estos servicios a los nuevos precios que impone la tecnología.

    En fin...

    ResponderEliminar
  4. Gracias Joe; la Emilia bien, con vidrios que le siguen sacando de sus heridas del codo y que no se las detectaron en la Clínica Las Condes.

    Bueno; me gusta tu reflexión de la venta a precios ínfimos o marginales, siendo que toda esa lista de costos se fue a cero.

    Pienso por otra parte que el autor debiera aparte de producir libros, construir identidad en la red a través de las redes sociales y hoy, muy centrado en un blog personal. Eso le dará más potencia a la relación con autores vivos del público, en un esquema insospechado.

    Que son los autores sino constructores de mundos desde los cuales mirar e interpretar la realidad. La relación con el público será más interactiva, más cercana, mas frecuente.

    Y me quedo con esa idea de los micropagos.

    ResponderEliminar