jueves, septiembre 23, 2021

¿Son las partículas elementales o la conciencia la base de todo?

La física cuántica es la que está impulsando este descalabro. La cosa se puso tan complicada, que no va quedando otra que concluir que la materia es una manifestación de la conciencia y la conciencia es la base de todo.
Lo que esto tendría como consecuencia es:

Primero: No es la materia la base de todo, sino la conciencia

La ciencia se tropezó con la conciencia; hace rato. La presencia de un agente consciente, afecta los experimentos de la física cuántica. La luz pasa de ser ondas a partículas, sólo por la presencia de un observador (agente consciente).


Un electrón al pasar de una órbita a otra, desaparece y aparece al otro lado. ¿Adonde se fue en el intertanto? El otro lado, sería otro dominio de realidad, donde el espacio y el tiempo no existen, una realidad no-local, como la llaman los cuánticos.
Etc. Son varios experimentos que hablan y permiten concluir que, la materia no es la base de la realidad, sino que existe en ese “otro espacio” de realidad, que es pura consciencia.

Y la materia es una manifestación de la conciencia. La conciencia está primero y es la “materia” prima de todo lo que existe (nos va a costar salirnos del paradigma materialista científico en que nos encontramos, que establece que es la materia la base de toda la realidad).

Segundo: Tocaría mover el foco de nuestra atención del mundo exterior al interior

Este paradigma materialista nos ha volcado hacia el exterior. Vivimos desplegados hacia nuestra exterioridad. Cuando la conciencia aparece en ese rol fundamental, más nos vale empezar a mirar para adentro, a nuestra interioridad.
Volcarnos al interior, parece ser el primer ejercicio por el que tenemos que empezar. Mirar el cuerpo, mirar los sentimientos más leves, nuestros pensamientos, esos que tejen nuestros significados y no sólo procesan información. Y cultivar una quieta y atenta atención a las intuiciones que nos brotan.
La meditación, la veo como práctica esencial de desarrollo de la mirada interior, donde hasta la dimensión espiritual, como experiencia, emerge.

Tercero: El desarrollo personal se torna epicentro de nuestras preocupaciones

Esta perspectiva que pone a la conciencia y no la materia, como la base de todo lo existente, ha de afectar la forma en que nos vemos a nosotros mismos.

Empieza a quedar claro que no somos materia complejamente organizada, ni menos máquinas, sino .. cuerpo material, y parece ser que además existen el cuerpo vital, el cuerpo mental y el cuerpo supramental. Serían todos manifestaciones de la conciencia; si, incluido el cuerpo material. Y tres de ellos residirían en un plano de realidad no material, no local, en una dimensión donde no existe el espacio ni el tiempo. 

Nuestra mirada materialista asentada en la concepción científica, nos ve como máquinas, que cuando fallamos en algún aspecto, incluso psicológico, vamos adonde los médicos, verdaderos mecánicos de un garaje, para que nos arreglen.
No creemos, dado que somos básicamente fijos, materiales, que podamos cambiar por ejemplo, nuestro carácter. Soy el que soy y básicamente siempre seré el mismo.

Si sueltas esta manera de verte y te abres a la mirada asentada en la conciencia y en la existencia de varios cuerpos .. sutiles, podrás abrirte a la posibilidad de desarrollos y transformaciones insospechadas de tu interioridad, del ser que manifiestas.
Se abre un mundo de desarrollo de lo que se viene llamando, el capital humano. Esto, vaticinan algunos, será un área de enorme dedicación e impacto al interior de las empresas.

jueves, septiembre 16, 2021

Libro El libro que lo responde todo de Amit Goswami

Amit Goswami despliega en este libro un cambio de paradigma basado en su interpretación del mundo que sus estudios de física cuántica le presentan.
La realidad en que vivimos en la actualidad, la realidad interpretativa en que vivimos, se basa en un materialismo científico radical. Todo lo que existe se basa en la materia, que parte de las partículas elementales en un proceso constructivo ascendente. Hasta llegar al ser humano con su notable cerebro. Todas las experiencias “internas” que vivimos, según esta interpretación, serían efluvios del cerebro material.

Los experimentos de física cuántica se tropiezan con el observador consciente, factor determinante en el comportamiento de la luz, por ejemplo.
Estos mismos experimentos muestran una realidad en que existe comunicación sin mensaje. Que los cuerpos se entrelazan y comunican de formas paradójicas en la realidad material, en que la máxima velocidad es la de la luz.
Otros experimentos muestran la potencia de la intención del observador consciente, que es capaz de alterar resultados de máquinas generadoras de números aleatorios.

Y concluye que, la conciencia es el fundamento de todo; de todo. Y no la materia. Que la materia es una manifestación de la conciencia. Sabías tú, que cuando un electrón cambia de orbital, no viaja de uno al otro, sino que desaparece en uno y aparece en el otro ? ¿Adonde se fue en el intertanto? Al otro lado, al lado de la potencialidad, al lado de la conciencia.
En la realidad de la conciencia, de la potencialidad, no corre el espacio-tiempo, no hay espacio tiempo. Todo es una y la misma cosa, todo es conciencia con su potencialidad.

Nosotros somos seres que tenemos un pie en la realidad del espacio tiempo y otro pie en la realidad de la potencialidad, sin espacio tiempo. Nuestro medio de interconexión es la conciencia.
Somos seres con cuatro cuerpos. Uno material; el único que en realidad consideramos la mayoría del tiempo. Otro vital, en donde residen los campos morfogenéticos, que desde el lado no local, del no espacio tiempo, pautean a los ADNs para producir las proteínas propias de cada órgano y que es de donde fluye la energía de los sentimientos que nos habitan. Otro cuerpo es el mental, donde se procesan las ideas y significados, que configuran en buena medida el mundo en que vivimos. Y finalmente el cuerpo ultra mental, de la intuiciones, que procede de los arquetipos que son la fuente de los valores y nicho de nuestras actividades principales.

Nuestras enfermedades pueden provenir de alteraciones en cualquiera de estos cuatro cuerpos. Nosotros, nuestro sistema de salud, en general, solo mira el cuerpo físico para procesar nuestras dolencias, con las limitaciones que esto implica.
Vivimos en el paradigma materialista científico, que sería tan dogmático, como era en la edad media la religión. Ese paradigma materialista nos hace vernos como seres con un carácter y una forma de ser, que en realidad, pensamos, nunca cambiará. Craso error.

Otra de las variantes del paradigma materialista científico, es que pensamos que la evolución se rige por la aleatoriedad y por lo tanto no tiene propósito. El planteo de Goswami, basado en la experimentación científica de la física cuántica, es que la evolución tiene saltos cuánticos, saltos de transformación espontánea, que vienen de manifestaciones del mundo de la potencialidad, que sí tiene un propósito y una dirección.

El mundo de la potencialidad irradia su influencia desde núcleos arquetípicos, qué serían el amor, la belleza, la verdad, la bondad, la justicia, la totalidad o integridad, la abundancia y el yo o el sí mismo. Estas fuentes, son la raíz de los valores y la materia en que nuestros oficios y profesiones exploran su potencialidad.
La creatividad de mayor envergadura, se produce desde la intención de nuestra conciencia y el acceso a la dimensión no local de la potencialidad. Y se produce en la forma de saltos cuánticos, irrupciones discontinuas.
Goswami sugiere el método del hacer, con intensidad, foco e intención y luego descansar, no hacer nada, solo ser. Es en estos momentos, en este estado, del ser, cuando la conexión con el otro lado se produce y la creación brota. Do-Be-Do-Be-Do, es el término que graciosamente usa para describir esta metodología.

Presenta además Goswami un enfoque para abordar todas las disciplinas, desde este paradigma cuántico, en que conscientes, ahora sí, de nuestro cuerpo vital y los campos morfogenéticos, que diseñan y dirigen todo nuestro operar biológico y según su armonía o desarmonía, generan los sentimientos raíz, que al pasar por la significación del cerebro, terminan en las emociones que nos invaden.
Cuidar la dimensión vital de nuestro cuerpo y de los productos que consumimos, sería un cambio trascendental en nuestra forma de andar por la vida.

Y salir de esta forma netamente informativa del trabajo de nuestro cuerpo mental y volver al rol de buscar significados, que le corresponde, nos sanaría de muchas otras dolencias.
Y quizás lo más importante, si abrazamos la existencia de nuestro cuerpo supramental, en donde brotan nuestra intuiciones y conectamos con nuestra verdadera dimensión espiritual y desde ahí con Dios ...

No, este tipo Goswami, me ha volado la cabeza con tanta idea original, que, lo que más me preocupa, es que resuena positivamente en mi interior. 
Si empatas con estas resonancias, la idea es pasarte el link, el puntero, para ir buscar conocimiento significativo a esta notable fuente, científica y oriental.

lunes, agosto 16, 2021

Libro La sociedad paliativa de Byung-Chul Han

Vivimos en una sociedad adversa al dolor, señala Chul Han. Haremos lo que sea, por deshacernos del dolor. Por eso el florecimiento de la industria farmacéutica. Te duele algo, métale píldoras. Te duele el alma, póngale bioquímica.

Tu norte ha de ser la felicidad. Tienes un imperativo de rendir en la línea de ser más feliz. Debes estar dispuesto a sacrificar libertad por agrado y bienestar.

Esto tiene varios problemas. Uno de ellos es que el dolor es una capacidad de sentir que está muy cerca del sentir felicidad. Si te anestesias del dolor, también te anestesias de la felicidad.
Y por eso habla de un mundo lánguido, adormecido, escaso de pasiones, causas cautivantes.

Y nos llega la pandemia. Se cancela la vida y nos vamos a guardar. De lo que se trata ahora es de sobrevivir. La cercanía con otros es amenaza de contagio.
Se exacerba el cuerpo, el ejercicio, la alimentación. Se exacerba el ego y su versión narcisista. Más plata significa más vida.
La vida se reduce a un proceso biológico que hay que optimizar.

Cuando le tratamos de sacar el dolor y el sufrimiento a las relaciones, estas tienden a cosificarse. Al hacer eso, pasamos a ser productos de consumo, para nuestro agrado y placer.
Aparece dolor y sufrimiento, no sirve, cambio y fuera.
Somos consumidores, en un mundo de productos, cosas, consumibles. 

Qué nos perdemos ? Nos perdemos el ser. El dolor activa al ser. El dolor trae la felicidad y la sostiene. En la pasión se fusionan dolor y felicidad.
Nuestra vida reducida a un proceso biológico, se ha quedado vacía de sentido.
Nos perdemos el poder sanador de la caricia del otro, nos perdemos el contacto con el otro. Nos quedamos solos, aislados.
Quedamos desvinculados, perdemos el dolor que sentimos en las separaciones de relaciones significativas. 
El dolor pone en marcha procesos reflexivos; el placer no.

Hemos entrado al orden digital. En este orden reina la inmediatez y la transparencia. Para lograr esta transparencia todo debe ser transformado en datos. Es la era del dataismo o el totalitarismo de los datos. Nos hemos transformado en datos y con ello en cosas. El tú desaparece, el otro desaparece.
La relación con un tú requiere cuidado, requiere distancia, pues el otro, como ser, es insondable, es indisponible, es distinto, por eso la activación del eros.

Bueno, un libro apasionante, que no basta con hacerle una pasada. Muy recomendable, para ver más allá de donde normalmente vemos. Y también para dejarte preocupado, pues esto de andar con fobia al dolor, parece ser muy mala cosa. Por eso ayer le decía a unos amigos caminando por los cerros, leo un libro fascinante, que no se los recomiendo. Les producirá una indigestión que puede ser muy saludable.

jueves, agosto 12, 2021

Lucy Ramírez y un proyecto de viviendas colaborativas

Conocí a Lucy, Lucidia Ramirez Giraldo, en el contexto de un curso online de Articuladores dictado por Juan Vera (link). Una mujer de 60 años, sin hijos, llena de energía y vitalidad, que afloraba cuando en muchos casos la sacabamos de su silencio observador y emergía con su voz elocuente y lúcida.

Oriunda de la ciudad de Cali en Colombia. Estudia allí en el colegio Gabriela Mistral y luego en la universidad Santiago de Cali, Contabilidad Pública.
Monta una oficina de Contabilidad, donde laboriosa figura y se ve a sí misma como un ratón de bibliotecas, siempre gacha en su escritorio de trabajo.
Sus habilidades y conexiones la llevan a encargarse de las finanzas y administración de un hotel, razón por la cual saca una especialización en administración hotelera.

Lucy
Se enamora de un hombre virtuoso, líder y empresario de la construcción, donde ella aparte de pareja ocupa un importante rol en la administración financiera de la empresa. Después de 10 años de una bella relación, él se vira y pierde la pareja y el trabajo. No sabemos si el hecho de que ella no quisiera tener hijos fue factor.
Fue el bajón más grande de su vida.

La rescata otro gran empresario, Uriel Estrada Calderon. Vente para acá, le dice y la introduce en el mundo del cooperativismo. Pasó a ser la contadora del grupo cooperativo Habitacoop.
Me dice Lucy, que Uriel, más que empresario fue un médico y visionario del mundo cooperativo, fundador de la Cooperativa Coomeva, una de las más importantes empresas solidarias de Colombia.
Aquí aprende de la vivienda cooperativa, en que la solidaridad es el camino.
Uriel le dirá que la verdadera vivienda es la que no se hace para ganar plata, sino para disfrutar.
Aprende, estudia, el modelo cooperativo. 

Es como si un gusano se hubiera transformado en mariposa. Lucy después de ese quiebre de pareja y trabajo, el encuentro con ese guía que fue en su vida Uriel, ella se echa a volar.
Se la puede ver, partiendo por tres años a comunidades del territorio, Amazonas adentro, dictando talleres y ayudando a construir capital social, para emprender proyectos cooperativos comunitarios. Pueden ser tiendas cooperativas, servicios turísticos u otros emprendimientos productivos.

Lucy es hoy una mujer con conexión espiritual, que se refiere a sucesos de su vida como que el universo le trajo esto y aquello, con buena sintonía con el mundo chamánico, y con prácticas personales de ajustes y sanaciones energéticas.
Inquieta como la que más, estudia cuanta cosa, por eso habrá sido que me encontré con ella en este curso de Articuladores, por la nube; se declara una estudiante perpetua.
Le gusta la poesía y le gusta salir con amigos a caminar por los cerros del entorno.

Desde el año 2003 es parte de un proyecto de viviendas colaborativas de propiedad cooperativa. Le llaman la Cooperativa TRASCENDER.
La Cooperativa TRASCENDER  gesta con sus asociados el proyecto SARACHAY, que significa “somos semilla”. Esto a raíz que un chamán local, les dijo al conocer de esta iniciativa, que eran pioneras de los nuevos tiempos.
Lucy me pide destacar a la fundadora de la Cooperativa TRASCENDER, la señora Luz Elena López de Perea, mujer solidaria fundadora de más de 40 colegios cooperativos y que a sus 70 años es pionera y guía para la fundación de su cooperativa.
La forma en que se hicieron del terreno de 7 há donde operan, la forma de orientarse a mujeres de cierta edad, solas, principalmente, pero no únicamente, como acceden a materiales de construcción al costo, las ayudas de importantes terratenientes, hacen pensar en conceptos como sincronicidad y alineamiento de las energías cósmicas.

Hoy son 37 los asociados, de un proyecto de viviendas con cupo para 64 personas. Están en la fase de conseguir todos los permisos municipales, cosa que ha tenido sus tropiezos, pero están esperanzados que todo saldrá bien.
Desde mi perspectiva, lo que vienen haciendo es construir la comunidad que ya son, que Lucy en un momento me habló de capital social.
Claro, la verdadera construcción que están montando, es la de esta comunidad, para vivir juntos, solidariamente, superando esa cultura del individualismo y la propiedad privada. 

Han hecho un video, donde se puede apreciar lo que han montado, con un recinto tipo restaurante donde cocinan y comen juntos, una zona de camping, todo cerca del río, con las aguas más claras que se puedan ver, en medio de la frondosa naturaleza colombiana.

Cuando ella habló de esta iniciativa, quise saber más, pues rompe principios tan sólidamente instalados en mi cultura, con destellos de algo más humano, más solidario, que podríamos decir, asomos de una economía colaborativa y no esta cosa competitiva agresiva que tanto daño nos ha causado en tanto frentes.
Sin duda un signo de esperanza.

martes, agosto 10, 2021

Certificación de Articulador

Ayer fue la última sesión de trabajo de todo el grupo que sigue el curso para certificarnos como Articuladores, dictado por Juan Vera e Irene Torres. 

Una experiencia potente en muchos sentidos.
Esto de articular, que resulta ser una forma de liderazgo del futuro, para un mundo cada vez más complejo, en que nadie sabrá que hay que hacer en cada situación, sino que la forma de proceder es convocar a todos los implicados y afectados, y lograr entre ellos un intercambio constructivo.

El articulador detecta un ámbito donde establecer propósitos, un ámbito de problemas, o recibe un pedido para atender un determinado escenario que requiere mejora o transformación.

Se diseña el espacio, el programa, se recluta a los que facilitarán la experiencia de articulación.

Quizás uno de los temas más importantes es la convocatoria. A quién se convoca, para qué.
No se convoca a los roles, ni cargos, ni títulos. Se convoca a las personas. Este pequeño detalle, será determinante. Las personas parten por presentarse en pequeños grupos, de 10 a 12 personas. Se presentan como las personas que son; esto hará una gran diferencia, porque con ello se espantan muchos prejuicios que operan en nuestras interacciones, que lo único que hacen es dificultar el encuentro.

Claro, lo que se busca es el encuentro de personas, en primer lugar. Y esto es muy importante. Tan importante, que la exitosa iniciativa del 3xi, centra su accionar en lo que llaman la cultura del encuentro.
Y lo que después opera, es la magia, dicen algunos.
De ahí han salido tremendas iniciativas, que no fueron gestionadas por 3xi, sino por las personas que en un encuentro se encontraron, se conocieron e hicieron match.


El articulador va más allá, entiendo yo. Facilita el encuentro y lo que sigue.
Aprendimos metodologías para lidiar con conflictos graves, como los del método Nansen de Noruega y el método para gestión de conflictos Nonflict.
Lo central es ser capaz de escuchar a la contraparte, ponerse en sus zapatos; ello requiere coraje, entre otras cosas.
Y luego capacidad de diálogo, esa forma de conversar que no muchos tienen, sin saberlo, pues se han restringido a las formas del debate, de quien tiene la razón o quien domina en el argumento.

Uno de los capítulos más relevantes de este curso, fue el trabajo en grupos chicos, de cinco, seis personas, que dado el alcance de la voz de Juan Vera, me tocaron personas de México, Colombia, Venezuela, Perú, aparte de Chile. Grupo con el que estrechamos vínculos, intimamos, nos conocimos y disfrutamos de nuestra constructiva plática. Se instaló una amistad que veo dificil dejamos al garete.
Aparte, y gracias a las bondades del Zoom y el trabajo online, siempre fue posible lanzarnos en las actividades de todo el curso, a grupos pequeños, azarosos, de conversación e intercambio, donde aún más relaciones se establecieron.
Aprecio mucho esta parte del curso, la gente que conocí, su diversidad de mundos, y los vínculos establecidos.

Para terminar, me he quedado mirando esa dimensión humana del encuentro y del vínculo, que tiene ingredientes, por supuesto, no medibles, de honduras insospechadas, pues esa capacidad de conectarnos significativamente con otros es materia esencial de nuestra naturaleza.
Cuando abrimos nuestro corazón, cuando soltamos nuestras defensas, lo que pasa puede incluso deslindar con la dimensión espiritual de la conexión en el mundo de la conciencia donde la comunicación puede ser sin mensaje; puede activarse hasta la comunicación cuántica.

miércoles, agosto 04, 2021

¿Quién soy yo ? ¿Qué es la realidad ?

Según el físico cuántico de origen indú, Amit Goswami, hay dos realidades.
Una, es la realidad a la que estamos habituados, que tiene espacio y tiempo. Donde las cosas están separadas unas de otras y donde la comunicación requiere tiempo.
Y existe otra realidad, donde no existe la separación, donde la comunicación llega en forma instantánea al destino, sin mensaje, donde no hay espacio ni tiempo, donde todo es una y la misma cosa; donde todo es .. conciencia.

Por otra parte, dice Amit Goswami, existen dos yoes en cada uno de nosotros.
Uno es el Ego, tan conocido. Cuando estamos en el Ego, un examen con FMRI, indica una pequeña zona del cerebro activada.
El otro yo, se activa cuando experimentamos amor, o cuando somos especialmente creativos, en donde el examen del cerebro con FMRI, indica que prácticamente todo el cerebro está activado. Y quién dirige esta orquesta, se pregunta Goswami; es el otro yo, al que llama “yo cuántico”.

Este yo cuántico, tiene acceso, a ese segundo dominio de realidad, a través de la conciencia, donde no existe espacio-tiempo y donde todo reside. Desde ahí emergen, brotan nuestras ideas más locas, nuestras más lúcidas creaciones.

El átomo cuántico no tiene ninguna partícula de materia presente. Solo tiene espacio probabilístico de la posibilidad que se materialice una partícula, única y exclusivamente con la presencia de un observador consciente.
Por eso Einstein le decía a un amigo, tu crees que si no miramos la luna, no está ahí ? Einstein tenía serias dudas de estas aseveraciones de los cuánticos.

En ese segundo dominio de realidad, somos todos uno. Por eso nuestra profunda añoranza de religarnos. De ahí todo el sentido de la religión.

La espiritualidad no es más que experiencias de conexión con ese otro dominio de realidad, del que somos parte a través de la conciencia, del amor, de la creatividad.
El amor verdadero sería aquella experiencia de unidad con ese otro en particular. Cuando lo queremos atrapar para nosotros, poseerlo, apropiárnoslo, nos pasamos al Ego y la cosa se degradó.

Goswami, señala que todas estas cosas son demostrables científicamente, con experimentos de laboratorio. Habla de una ciencia espiritual.
Empiezo a temblar; esto es un terremoto demasiado grande.

Experimento 1. A dos meditadores se les pide que mediten uno al lado del otro y mediten sintiendo que está el otro al lado. Con ello persiguen conectarse a nivel de conciencia; entrelazarse, entagletearse (de la palabra entangle en inglés).
Luego los separan a una buena distancia y a cada uno lo meten en una jaula de Faraday y les conectan a ambos, electrodos en la cabeza para estar viendo cómo opera el cerebro. Que estén en jaulas de Faraday significa que no hay ninguna posibilidad que se manden mensajes electromagnéticos entre ellos.
A uno de ellos lo someten a estímulos visuales con un foco que prenden y apagan al frente. Ello produce activación de ciertas zonas del cerebro. El otro no recibe estímulo alguno.
Bueno, ¿qué crees qué le pasa al segundo meditador?
Tiene las mismas reacciones cerebrales de estimulación de las mismas zonas del cerebro en los tiempos simultáneos que el otro.
Claramente están comunicados sin mensajería entre ellos. A través del dominio de realidad sin espacio-tiempo, sin separación espacial entre los dos.

Experimento 2. Disponen de una máquina que genera en forma automática números aleatorios, en este caso, ceros y unos (0’s y 1’s).
Ponen a un meditador al lado de la máquina, meditando y a la vez intencionando que, por ejemplo, salgan más ceros (0’s).
Bueno, el meditador, afecta a la máquina generando más ceros, en un factor de 2,5 % más.
Luego hacen funcionar la máquina y el resultado de esta nueva tanda de ceros y unos, imprimen el resultado, sin mirar, en un sobre sellado.
Más tarde, una hora después por ejemplo, le piden al meditador, que medite intencionando que la máquina haya generado más unos. Lo hace y luego van a ver el resultado guardado en el sobre sellado y ven que hay un 2,5% más unos que ceros en el resultado del proceso de hace una hora.
Conclusión, en el dominio de realidad donde opera la conciencia, el tiempo no existe; todo está ocurriendo en el mismo momento.

No sé qué te parece a ti, pero a mi me parece que esto desatará una mega revolución del pensamiento.


Referencia:
Charla de Amit Goswami

miércoles, julio 21, 2021

¿Es la materia donde todo se asienta o es la conciencia?

Hoy día visualizo el átomo como espacio vacío, en que algo de repente hace que un electrón, un protón o un neutrón, colapsen, se materialicen y hagan su aparición en la realidad.
Ese algo que hace que esto suceda, parece ser que es la conciencia.
Otra cosa, cuando un electrón salta del orbital s al orbital p, desaparece del orbital s y aparece en el orbital p; no viaja de un orbital al otro.
Todo esto es enseñanza de la física cuántica.

Por eso la nueva concepción del átomo dice que los electrones y protones no están ahí, lo que está ahí es la posibilidad de que estén.
¿Qué tipo de realidad material es esta? Me produce una sensación de inestabilidad, de que no hay suelo firme donde pararse.
El suelo firme que emerge es el de la conciencia.

Entramos en contacto con la conciencia a través de nuestra experiencia. Nuestra experiencia de nosotros mismos se asienta en la conciencia; sino, estamos en la inconsciencia.
La conciencia es .. una cosa, que está ahí, está claro, pero como no la hemos podido medir, la hemos venido obviando. La hemos llamado, alma, espíritu, incluso atención, últimamente, presencia presente.

A nivel de la experiencia, hay cuatro objetos que podemos reconocer: las sensaciones a través de las cuales percibimos el mundo material; lo que sentimos por nuestras emociones; las ideas de nuestros pensamientos; y las intuiciones.
Todas ellas habitan nuestra experiencia diaria. Habitan en nuestra conciencia.
Todo este es territorio al que la ciencia no ha podido acceder.

Amit Goswami, físico cuántico de origen hindú, me aporta otra información respecto de la conciencia.
Una persona con muerte cerebral tiene una conciencia muy despierta que merodea, viendo todo lo que pasa a su alrededor, a pesar de estar en la mesa de operaciones, inconsciente.
Dos personas que han meditado juntas y que lo han hecho conscientes de la presencia del otro y que han puesto la intención en conectarse mientras meditan, quedan conectadas, en una forma que llaman entrelazadas, o entangled.
Si después las separan y las ponen a cada una en jaulas de Faraday, osea sin posibilidad de que ninguna señal electromagnética los conecte; les ponen electrodos en la cabeza, conectados a una máquina que produce electroencefalogramas. A una de ellas le producen impresiones luminosas frente a su cara. Esto produce una impresión en el cerebro que el electroencefalograma refleja.
Bueno, al otro, que está lejos y no recibe estas impresiones, su electroencefalograma, refleja prácticamente los mismos efectos que el otro, sin ningún estímulo. Claramente, las dos personas quedaron conectadas, de alguna forma. Y sin ninguna posibilidad de que algún mensaje viaje de uno al otro.

Cual es la interpretación que hace Amit Goswami de este experimento de laboratorio; bueno, que la conciencia, es .. una cosa, que no obedece las reglas del espacio-tiempo en que nosotros nos movemos en nuestra materialidad. Se dice que es no local; que no tiene localidad.

Hay otro experimento, de un computador con un programa que produce ceros y unos en forma aleatoria, que han demostrado que el resultado puede ser afectado a voluntad por una persona meditando en su cercanía con la intención puesta en obtener más ceros, por ejemplo. Se ha demostrado que afecta el resultado.
Lo sorprendente, es que si se hace el experimento y sin mirar sus resultados, se guardan en un sobre sellado. Y 90 minutos después, el meditador se conecta e intenciona, ceros o unos. Luego se abre el sobre y el resultado refleja el efecto del meditador, afectando el experimento, que se hizo 90 minutos antes.
Esto confirma que el efecto de la conciencia intencionada, es independiente de las dimensiones del espacio-tiempo.

Estamos entonces, frente a un fenómeno, la conciencia, que estaría en la base de todo lo existente, lo material por de pronto, y su influencia o efecto, opera sin mensajes, en el objetivo, independiente del espacio; y también, sorprendentemente, independiente también del tiempo.

La conciencia, está en todas partes, nos conecta a todos, y es la base de todo lo que existe.
¿Qué implicancias tiene esto ?


Referencias:
Amit Goswami: Science within Consciousness and the Future of Human Evolution
Dr Amit Goswami - 'Consciousness, Quantum Physics and Being Human' - by Iain McNay