miércoles, septiembre 28, 2022

Libro La dicha de ser de Enrique Martínez Lozano

Este libro de Enrique Martínez es una verdadera joya para comprender las cosas más profundas de la vida.
El tema central es responder la pregunta “quién soy yo?”.
Se alinea con el oráculo de Delfos de la antigüedad griega, en que se decía “conócete a ti mismo” y todo lo demás vendrá por añadidura.

“Pienso luego existo” dijo Descartes por allá por los 1600s.
Con ello instaló a la razón en el centro de nuestra idolatría o en el pináculo de lo más preciado o valorado.
Eso abrió el campo para la ciencia, y la iglesia con sus dogmas tuvo que retroceder más y más.
Si lo dice la ciencia es verdad, es la escuela en la que yo me formé.

La mente pensante lo es todo. La ciencia, su brazo armado.
Si no se puede medir, no existe. Si no se puede medir, si no hay datos, no vale.
Y desapareció, perdió su importancia, la espiritualidad, la conciencia y en buena medida las emociones, sensaciones e intuiciones.
Quedamos en descampado, en un mundo de cosas y materialidades, donde la productividad, el éxito económico, los logros y la eficiencia lo son todo.
La conciencia; qué es eso ? y la espiritualidad, son .. dime tú, objetos de dudosa existencia.

Cuando la mente se giró sobre sí misma y escrutó lo que somos, inventó a la persona, inventó el yo, inventó el Ego.
Resultamos ser, por elaboración de la mente, un objeto más de creación de la mente. Y ahí erramos el tiro seriamente.
Y no solo eso, creamos a un Dios, persona, a imagen y semejanza nuestra.
No podía ser de otra forma.
Y todo lo que hemos hecho y creado, parte de este punto, parte de este error.

El yo no existe .. cof, cof, cof. Es un invento de la mente .. cof, cof, cof.
Dios como persona, como un yo parecido a lo que creemos que somos, no es tal.
Y llegamos a la pregunta medular del libro de Enrique Martínez: “¿quién soy yo?” entonces.

Para acceder a responder a esta pregunta, debemos silenciar la mente. Debemos pasar del pensar al atender. Y el atender ocurre en el presente.
La mejor herramienta para avanzar en este terreno es la meditación. Al hacerlo accederás al silencio de la nada, donde lo único qué hay, es conciencia.
Y Eso soy.

Y no soy distinto a ti. Somos todos iguales. Somos todos Uno. Dios es la mega conciencia; no es una persona.
Cuando conectamos con Eso, estamos bien, estamos conectados con todo y con todos. Estamos en la dicha, la dicha de ser.
Guau. 

El proceso de salir del yo, de la persona que hemos construido, del ego, es arduo. Aunque se puede acceder por generación espontánea; es lo que dicen algunos iluminados.
Cuando me apropio de algo, digo mío, estoy seco en el Ego; nutriendo al Ego.
Soltar, dejar de aspirar a ser alguien especial, que también es una adicción del Ego, es algo de lo que ir pensando en liberarse.
Y si hacemos todas estas indicaciones, llegamos a la verdadera libertad. Sin apegos, sin deseos. Me supera, pero me da una pista que me resulta .. como lo digo, que me resuena bien.

Un libro del que me gustaría conversar contigo.

jueves, septiembre 22, 2022

Libro Esto lo cambia todo de Naomi Klein

Este tercer libro de Naomi Klein, de 572 páginas, de letra chica, no es fácil de leer.
Te echa abajo toda la ilusión de que este mundo Capitalista, basado en la supra inteligencia del mercado, donde la fuerza impulsora es el anhelo de lucro del individuo, no solo es falso, sino que nos tiene al borde de un colapso planetario de proporciones.

Todo comienza por el 1600 con Francis Bacon en Inglaterra, que nos cambia el mind set (la mentalidad) a que nosotros somos lo máximo de la creación y nuestra tarea es dominar el mundo, verlo como recurso explotable, ad infinitum, sin parar.
La ciencia con su materialismo intrínseco, capaz de alcanzar verdades irrefutables hasta que no se demuestre lo contrario, por el mismo método científico, se transformó en nuestra religión.

Fue tan exitosa esta cosmovisión que fue capaz de crear monstruos de alta eficiencia para crear riqueza, movilizada por el afán de lucro, extrayendo de la naturaleza todo lo que se pudiera vender a cambio de una ganancia. Hoy los gigantes más tenebrosos son los extractivistas de petróleo en todas sus formas, de gas y de carbón. Son capaces de comprarse a sus operarios, a los políticos, e incluso a los jueces.

Con la máxima siempre de maximizar utilidades, reducen costos al mínimo, descuidando filtraciones y emanaciones, costos de mantención, de forma que las filtraciones líquidas y gaseosas, han intoxicado aire mar y tierra hasta lo intolerable.
Esto ha sacrificado vida, vida natural y vidas humanas, hasta límites que cuesta mucho bancarse en documentales y videos que terminé viendo, por mi ansia de ver en imágenes cuán cierto era todo lo que decía Naomi Klein.

Este poder económico, esencial al parecer para la sobrevivencia de los políticos, terminó por corromperlos absorviéndoles para sus propios intereses, dejando de cumplir y servir las promesas que les hacían a sus votantes.
Los políticos ya no representan a sus electores y estos se dieron cuenta hace rato. No les creen nada. Y eso está poniendo en grave crisis una de nuestras más preciadas instituciones, la democracia.

Esta cosmovisión que está a la base de toda esta crisis, cimentada en el materialismo de la ciencia reductivista, ha obviado todo lo no medible (si no se puede medir no existe), barriendo de la escena todo lo sagrado, la dimensión espiritual, a veces incluso hasta las emociones. Las personas han terminado viéndose como recursos, igual que la naturaleza, dejando que sea el mercado el que le pone precio a sus productos y servicios. 

El nombre del nuevo demonio es la crisis climática, que podría incluir a la crisis sanitaria de la pandemia, que amenaza por dejar la tendalada en grande o simplemente hacernos desaparecer como especie (otra más).
Sabes quienes están en la primera línea de esta batalla sin cuartel ? Los pueblos originarios, que viven habitualmente, allá lejos, donde han llegado las petroleras y mineras, a extraer y expoliar todo el ambiente alrededor. Por suerte se les han venido sumando los civiles blancos y de todos los colores, organizados en movimientos ecologistas, que han terminado haciendo juntos marchas, pero lo más eficaz ha sido, financiando abogados buenos, para atacarlos en los tribunales.
Adivinen como les ha ido ? Más o menos no más.

Este libro de la Naomi Klein, te terremotea por dentro. No sabes qué hacer, salvo comer más sano y gastar menos agua en la ducha o al lavar los platos. Pero está claro que no es suficiente. Debemos pasar de lo individual a lo colectivo; debemos pasar de Ego a Eco, como dice Otto Scharmer.
Pero lo más jodido, es que debemos cambiar nuestra mentalidad, necesitamos cambiar nuestra cosmovisión. Necesitamos cambiar nuestro nivel de conciencia.

La Tierra no es un recurso para nuestra explotación. La Tierra es un útero donde se da la vida. Somos vida, somos parte, somos hijos, somos espíritu y somos conciencia. Nos queda poco tiempo. Necesitamos vencer nuestras anestesias culturales, necesitamos despertar. ¡Urgente!

viernes, septiembre 09, 2022

Libro Mrs Dalloway de Virginia Woolf

Leer un libro como este es sumirse en la mente y las sensibilidades de sus personajes. Personajes que habitan en Londres, después de la primera guerra mundial. Personajes de la elite social y política.

El estilo de Virginia Woolf me recuerda a James Joyce y su libro Ulises, que en su momento fui incapaz de terminar. Es como meterse dentro de una persona y seguir sus divagaciones y sensaciones minuto a minuto. Van de un lado para otro y percibes todos los reflejos de sus sentidos y todos los movimientos de sus mentes, normalmente bastante dispersos. Te puede venir una sensación de mareo, pues no sabes si eso de lo que habla, está pasando ahora o son recuerdos que le brotan.

En una escena, Peter Walsh irrumpe en casa de la protagonista Clarissa Dalloway, casada con Mr Richard Dalloway, que tienen a la hija Elizabeth, una joven de unos 16 a 17 años. Irrumpe a media mañana, sorpresivamente y tienen un encuentro entre dos amigos, que alguna vez desearon casarse pero no anduvo. Con sus complicidades, sus gestos, hábitos, como el de Peter, que saca una cortapluma del bolsillo y juega con ella, algo que hará muchas veces, en muchas circunstancias a lo largo del libro.

Mrs Dalloway prepara una fiesta en su casa y con sus muchos sirvientes, hacen los preparativos, deciden comidas, mueven y lustran objetos de alto valor, que ponen en sus lugares estratégicos. Deciden a quién invitar y a quién no. Y emiten juicios de las personas en abundancia. Juicios que denotan las formas de una época, cosas que ya no corren y algunas que aún, atenuadas quizás, persisten

Mr Dalloway es un político de alto vuelo, que aspira a más y estas reuniones, a las que asiste hasta el primer ministro de Inglaterra, tienen su razón de ser estratégica, para promover al marido.
En una Inglaterra de las colonias, siendo una de ellas la India, que es de donde viene de paso el visitante intempestivo y amigo, Peter Walsh.
Peter, casado, le confiesa a su amiga, en esta visita, que está enamorado en la India, de una mujer casada y viene a Londres a divorciarse de su mujer. 

Leer este libro requiere una concentración fuerte, para disfrutar de esa inmersión profunda, en los cuerpos y almas de sus personajes, pues no siempre estás solo en la protagonista. Inmersión que uno no es consciente ni siquiera de su forma de andar por la vida. Es quizás una forma que me hace pensar en Tolle y el Mindfulness, que alientan el estar conectados y conscientes de la propia presencia presente.

Si, salgo de este libro, con un poco de más presencia consciente de mi mismo, qué nunca es mala cosa, al contrario.

miércoles, septiembre 07, 2022

Mujer Potencia de Ana Zivkovic de Argentina

Ana Zivkovic, un día soñó que creaba una Academia para mujeres, para que estas cavaran profundo en sí mismas y descubrieran el oro que yace en sus entrañas.
Ese oro tiene que ver con su ser femenino, con su personal propósito y movilizar toda su energía de intención y pasión por la vida.

Hoy tiene un programa que dura tres meses y consiste en siete sesiones de trabajo grupal online, que lleva 80 personas formadas, en un periodo de dos años.
Es cosa de preguntarle a Daniela, la mujer del aseo de una empresa, cuyo dueño quiso regalarle este curso a todas las mujeres de la empresa, incluida su gerente general. Fue tal el entusiasmo que fue adquiriendo Daniela, que llegaba a su casa el día de cada sesión y no podía parar de contarle a sus amigas del barrio, que se fueron congregando cada vez que ella tenía clases, para contarles lo que iba aprendiendo. Cuando me contó esto Ana, se quebró, superada por la emoción de lo que estaba desencadenando.

Vivimos en una sociedad machista, que arroja a la mujer a un rincón de deberes y obligaciones, la silencia, aplasta y reduce a un sujeto servil. Esto no solo perjudica a la mujer, sino que también al hombre.
El movimiento feminista, que es quizás la mayor revuelta que tenemos por estos días, ha desatado la ira, furia, enojo, de los últimos 200 años y está movilizando a mujeres a los cargos y funciones históricamente reservados para los hombres, creando asambleas constituyentes paritarias, gerentas generales de empresas, diputadas y senadores, y hasta presidentas de la república. Ayer nomás me enteré que el nuevo primer ministro de Inglaterra, es primera ministra.

El problema, según la interpretación de Ana Zivkovic, es que este movimiento cargado de enojo y espíritu de revancha, las ha emprendido contra los hombres, transformándose en un movimiento tan dominador como el machismo, causando estragos en todas partes. Es cosa de ver lo mal que lo están pasando los hombres en los colegios mixtos.

Ana quiere desarrollar una variante que trabaje la interioridad de las mujeres, destape la ira en recintos protegidos y vaya más allá, a hacer emerger la potencia del ser femenino, la potencia de todo ser humano, a que descubra lo suyo, lo que la apasiona y despliegue una vida llena de intención, pasión, autonomía y libertad, empatía y amor por sí misma y por los hombres.

Ana Zivkovic, una mujer intensa, de ambición grande, no para ella, sino para ti y para ti, enamorada del potencial del ser humano, se ha abocado a esta empresa de hacer florecer el desierto florida desde la belleza del ser femenino, un ser maravilloso y espiritual.
Me impresionó y quería presentártela.

jueves, agosto 25, 2022

Libro Liderazgo Instintivo de Mario Sikora y María José Munita

En este libro, a los Eneatipos, que son nueve, se le agregan los Instintos, que son tres por eneatipo. De ahí los 27 subtipos.
A los instintos los llaman adaptaciones evolutivas que son impulsos que brotan de lo profundo, que necesitamos reconocer, identificar y lo más difícil, gestionar.

Los eneatipos, identificados con números, representan estrategias adaptativas no conscientes preferidas.
Los eneatipos son nueve y representan nueve estilos de personalidad o patrones de comportamientos más frecuentes de las personas. Patrones de sentimientos, pensamientos y conductas. tendencias más bien regulares de comportamiento.

Los sesgos instintivos tienen que ver con aspectos de la vida que valoramos o le damos más importancia que a otros, también llamadas adaptaciones evolutivas. Están en el corazón de nuestro sistema de valores y se pueden ver como sesgos dominantes. Son tres:
Preservar (preservadores), que tiene que ver con anidar y nutrir, con el bienestar de los propios; antes se le llamaba instinto de autoconservación.
Navegar, que tiene que ver con la orientación al grupo, atentos a las reglas, costumbres, lugar en la jerarquía, la búsqueda de información; antes se le llamaba instinto social.
Transmitir, que tiene que ver con atraer y conectar o unir con otros; antes se le llamaba instinto sexual.

Los autores Mario Sikora y María José Munita dedican un espacio a hablar de los líderes de cada instinto.

Los eneatipos están arraigados en estrategias específicas preferidas.
Son 9 y son:

  • Eneatipo Uno - Esfuerzo por Sentirse Perfecto. Se centran en conocer y cumplir las reglas y siempre hacer lo correcto. 
  • Eneatipo Dos - Esfuerzo por Sentirse Conectado. Se centran en ayudar a los demás.
  • Eneatipo Tres - Esfuerzo por Sentirse Destacado. Se centran en tener éxito y mostrarse siempre como los ganadores. La imagen lo es todo para ellos.
  • Eneatipo Cuatro - Esfuerzo por Sentirse Único. Son muy creativos, por la necesidad de mostrarse especiales.
  • Eneatipo Cinco - Esfuerzo por Sentirse Desapegado. Son recopiladores de datos y reservados.
  • Eneatipo Seis - Esfuerzo por Sentirse Seguro. Son cuidadosos y protectores de su familia.
  • Eneatipo Siete - Esfuerzo por Sentirse Estimulado. Son optimistas,  entusiastas y curiosos. Se preocupan mucho de mantener a los demás entretenidos. Pueden ser superficiales y no terminar las cosas que empiezan.
  • Eneatipo Ocho - Esfuerzo por Sentirse Poderoso. Orientados a la acción qué adoran estar al mando. Muy buenos para superar los obstáculos. No soportan depender de los demás.
  • Eneatipo Nueve - Esfuerzo por Sentirse en Paz. Son tranquilos, agradables y encantadores. Minimizan sus propias necesidades y se concentran en las de los demás..

Después viene en el libro una descripción de los subtipos por eneatipo de acuerdo al instinto. Nueve estrategias de eneatipos combinadas con los tres instintos dan 27 subtipos.
Daremos algunos ejemplos:

  • Los Uno Preservadores (1Ps) abordan los impulsos del dominio de anidar y nutrir esforzándose por sentirse Perfectos.
  • Los Dos Navegadores (2Ns) navegan por el dominio social esforzándose por sentirse Conectados.
  • Los Tres Transmisores (3Ts) expresan las conductas instintivas relacionadas con atraer y vincularse esforzándose por sentirse destacados.
  • Los Cuatro Preservadores (4Ps) expresan los comportamientos instintivos relacionados con anidar y nutrir a través de una estrategia de esfuerzo por sentirse únicos.
  • Los Nueve Transmisores (9Ts) expresan las conductas relacionadas con atraer y vincularse esforzándose por sentirse en Paz.
  • Etc.

En las empresas los que tienen el instinto preservador estarán con mayor frecuencia ocupando cargos en administración y finanzas, en operaciones, en mantenimiento y en seguridad.
Los que tienen el instinto navegador estarán con mayor frecuencia ocupando cargos en recursos humanos o personal, comunicación corporativa y marketing.
Los que tienen el instinto transmisor estarán con mayor frecuencia ocupando cargos en ventas, publicidad y desarrollo comercial.

Lo importante al final de cuentas, es tener conciencia de todos estos instintos y mecanismos de adaptación de los tipos y subtipos del eneagrama, para buscar los equilibrios adecuados, para que no haya función que quede al descubierto.

Un libro que recomiendo para Coaches e interesados en estas materias.

martes, agosto 23, 2022

Libro Invasión del Gulumapu de Guillermo Parvex

Recuerdo el libro de la historia de las cruzadas desde el punto de vista de los musulmanes. Esta es la historia de la pacificación de la Araucanía, desde el punto de vista de los mapuches.

Habían peleado por largo tiempo y llegado a un tratado de paz y amistad en el tratado de Tapihue en 1825, en que Chile reconoció la nación mapuche con territorio entre los ríos Biobío y Cautín.
Este libro comienza en el año 1859 y termina con la batalla de Temuco en noviembre de 1881, con la derrota mapuche en el gran Futa Malón de todas las tribus unidas finalmente.

Chile se había independizado de España y su solvencia económica había amainado ostensiblemente. Los ricos territorios mapuches, fructíferos en cultivos y ganadería, con una población organizada en tribus familiares, que vivían en paz y prosperidad, se transformó en un apetitoso botín, para la ambición del gobierno central.

Los mapuches eran vistos por los civilizados chilenos, como un pueblo bárbaro, sin lengua escrito, sin edificaciones que destacar, prestos para ser conquistados y civilizados, como había sido la historia de la humanidad hasta esa fecha.
No siempre fue así. Los bárbaros conquistaron al civilizado pueblo chino, no una vez, tres veces.
Los bárbaros germanos conquistaron al imperio romano.

Los mapuches contaban a sus guerreros por lanzas, su armamento principal, al principio de esta conflagración. Los chilenos tenían unos rifles, que se demoraban en cargar cada nueva bala, lo que permitía a las consecutivas hordas de mapuches, tener cierta ventaja.
A medida que avanzaba la guerra, llegaron los rifles a repetición, luego los cañones y finalmente las ametralladoras.
Ninguna posibilidad.

Pedro Bórquez, el protagonista, que es un chileno mapuchizado, casado con mapuche, en una relación hermosa, con hijos muy queridos, una familia como las mejores, tenía un pedazo de meteorito, que manipulado adecuadamente, lo ponía en contacto con los espíritus del más allá, que sin errar, siempre le anticiparon lo que iba a pasar.
En esa última gran batalla, él sabía que moriría y que serían derrotados, pero por honor, debían pelear. Un pueblo noble, guerrero, poseedores de una de las tierras más hermosas del planeta, no podían entregarlas al invasor sin más.

Una historia que uno sabe cómo terminará, lo que le hace dura de leerse, pero muestra cómo en realidad debe haber sido su gente, cómo vivían y sus valores y principios.
Los excesos abundan en la tropa chilena. Pero donde los excesos no tienen límite, es con los lleulles, que son este gentío que sigue de cerca a la tropa, prestos para abalanzarse sobre los despojos, saqueando, rematando, violando, arrasando.
A veces andan bandas de lleulles solos, que atacan poblados, como el de Pedro Bórquez, matando a su amada mujer, mientras corría a esconderse en el bosque, mientras padre e hijo enfrentaban a más de una docena de maleantes.
No matamos mujeres, se defiende uno de los asaltantes, matamos indias. 

Significativa es la presencia de amigos de los mapuches en territorio chileno, que informan, comercian y al final reciben a hijas y nietos, para que se críen a salvo, en territorio chileno, bajo el cuidado y sostén, en parte, de ellos.
Los qué logran conocer a los mapuches, mantienen relaciones sólidas con ellos, pues los valoran y aprecian.
El resto del mundo chileno está contaminado por los medios de prensa, que no hacen más que hablar de un pueblo bárbaro de muy malas costumbres. Guillermo Parvex, basa todo este libro en un acucioso estudio historiográfico, en que aseguró que lugares, personajes y fechas son fieles a lo que de verdad aconteció.

Un libro duro, necesario, para tener una posición más informada de las decisiones que hoy se toman.

jueves, agosto 18, 2022

La idea del valor en el pensamiento de Mariana Mazzucato

Los que instalan los relatos gobiernan el mundo, dijo Platón hace unos 2.500 años.
El relato que existe del valor, ha venido cambiando desde hace mucho tiempo.
En los 1600 el valor venía del intercambio, del comercio, la mayor parte de las veces intervenido por los Estados, fijando monopolios, para extraer valor para sus propios objetivos militares o del tipo que sean.
Antes el valor lo conseguían los vikingos y la mayoría de los pueblos, a través de la rapiña y el robo, o la conquista.

En los 1700, dice Mariana Mazzucato, la cosa cambió y se vio el valor en la producción agrícola. El campesino trabaja la tierra, el dueño vende la producción y obtiene una renta sin hacer mucho, por el puro poseer la tierra.
En los 1800, viene la era industrial y el valor es el resultado del trabajo de fábrica con su división del trabajo y la aparición de las máquinas, que aumentan la productividad. Se habla de la riqueza de las naciones.
En los 1900, el valor se desplaza al precio. El precio es el resultado de decisiones que mueven las aguas de la oferta y la demanda, resultado de lo cual se mueven los precios, que reflejan el valor. La lucha de clases del periodo anterior desaparece.
De ahí el valor exuberante de los remedios; es lo que las personas están dispuestas a pagar para salvarle la vida a un hijo, por ejemplo.

Hoy en día nos preocupa el crecimiento, dice Mariana Mazzucato. Debemos agregar la dirección de ese crecimiento, dirección que debe estar asociada a un propósito, o propósitos. Hoy en día los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de las Naciones Unidas, son propósitos viables que pueden abrazar las naciones.
Solo si tienes un propósito puedes desarrollar tu máximo potencial.
Y por favor, propósitos de largo plazo.

Necesitamos cambiar el Capitalismo, señala Mariana Mazzucato, incorporando orientaciones como las anteriores. Necesitamos salir del cortoplacismo, tan propio de gobiernos y empresas. Un Capitalismo responsable, que abrace propósitos, que persiga en la acción y no solo en los discursos. Un Capitalismo inclusivo, sostenible, que tome conciencia que la casa (el planeta) se está incendiando y solo quedan 12 años para detener el calentamiento global o si no el camino que llevamos es sin retorno.

Tenemos un Estado debilitado, que ha perdido su sentido de ser. Se ha dedicado a arreglar problemas. Y ha externalizado todas esas capacidades que lo podrían hacer poderoso. Necesitamos un Estado que corra riesgos, un Estado emprendedor.
Un Estado que dirija la conversación de cuáles serán los propósitos a largo plazo que como país abrazaremos.

Elocuente es la manera como medimos el PIB de los países. Si un producto o servicio tiene un precio, se le suma al PIB.
Por eso bromea Mariana Mazzucato diciendo que si te casas con tu Nana, baja el PIB; porque le dejarás de pagar por sus servicios.
Y si contaminas, aumentas el PIB, porque alguien tendrá que limpiar tus desechos.
Esto necesita ser corregido, en una manera que en vez de mirar precios, mire valor.

Los grandes negocios aparecieron con el nacimiento del sistema financiero, con la aparición de los bancos. Aportan las grandes cantidades de dinero necesarias para montar las grandes empresas, a cambio de intereses en el tiempo.
Hoy el mundo financiero ha estado financiando a las finanzas, dice Mariana Mazzutato. Y no solo eso, las industrias, se han estado financiarizando. Es decir, generan utilidad, que destinan a recomprar sus propias acciones, subiéndoles el precio y justificando significativos aumentos en los bonos para Directores y Ejecutivos.
La cantidad de plata que se re invierte en la economía real se ha ido reduciendo año a año y de ahí, lo que explica la profundización de la desigualdad.


Necesitamos cambiar el relato que tenemos de la economía.
Qué es el valor y quienes son los que contribuyen a la generación de valor, son preguntas que debemos hacernos.
Crear valor a través de la innovación, requiere estar dispuesto a fracasar varias veces. ¿Sabes quién está detrás de las principales innovaciones de todo tipo en EEUU? El Estado. Y cuando Elon Musk cuenta los méritos de sus logros, nunca cuenta las inmensas cantidades de plata que ha recibido del Estado.
En el caso del mundo digital de plataformas, el valor de la información que cada usuario entrega con cada clic que hace; no se habla de eso, ni menos se le remunera por ello.
Esto tiene que cambiar, señala Mariana Mazzucato.

Otro punto muy central del relato de Maria Mazzucato, es el tema de distinguir entre los creadores de valor y los extractores de valor.
Alguien decía que ni los descubridores del oro en EEUU, ni los que lo extrajeron, ni los que lo procesaron, son los dueños del oro. Se refiere a estos últimos como los extractores de valor.
Cuando empresas chilenas se coluden y suben los precios, son extractores de valor.
Cuando industrias van comprando a toda la competencia, para terminar operando como cuasi o totales monopolios, son acciones extractoras de valor.
Todas estas acciones no solo dañan la competencia del mercado, sino que dañan la democracia. En eso venimos estando, no ?

Necesitamos reformar las finanzas, para que vuelvan a ser apalancadoras de la economía real, sus desarrollos e innovaciones.
Necesitamos dejar de confundir precio con valor.
Necesitamos un Estado empoderado, que tome riesgos y tenga una función emprendedora también.
Y hagámonos cargo de ver con información de calidad y transparencia quienes son todos los que aportan el valor que finalmente obtenemos. Y que ellos reciban también su parte de los retornos.

Por ahí andan las ideas de esta brillante economista de origen italiano, formada en EEUU, que hoy vive en Inglaterra. He escuchado un audio de su libro El valor de las cosas y muchos videos de conferencias y entrevistas.
Su lectura dará para muchas conversaciones.