jueves, septiembre 23, 2021

¿Son las partículas elementales o la conciencia la base de todo?

La física cuántica es la que está impulsando este descalabro. La cosa se puso tan complicada, que no va quedando otra que concluir que la materia es una manifestación de la conciencia y la conciencia es la base de todo.
Lo que esto tendría como consecuencia es:

Primero: No es la materia la base de todo, sino la conciencia

La ciencia se tropezó con la conciencia; hace rato. La presencia de un agente consciente, afecta los experimentos de la física cuántica. La luz pasa de ser ondas a partículas, sólo por la presencia de un observador (agente consciente).


Un electrón al pasar de una órbita a otra, desaparece y aparece al otro lado. ¿Adonde se fue en el intertanto? El otro lado, sería otro dominio de realidad, donde el espacio y el tiempo no existen, una realidad no-local, como la llaman los cuánticos.
Etc. Son varios experimentos que hablan y permiten concluir que, la materia no es la base de la realidad, sino que existe en ese “otro espacio” de realidad, que es pura consciencia.

Y la materia es una manifestación de la conciencia. La conciencia está primero y es la “materia” prima de todo lo que existe (nos va a costar salirnos del paradigma materialista científico en que nos encontramos, que establece que es la materia la base de toda la realidad).

Segundo: Tocaría mover el foco de nuestra atención del mundo exterior al interior

Este paradigma materialista nos ha volcado hacia el exterior. Vivimos desplegados hacia nuestra exterioridad. Cuando la conciencia aparece en ese rol fundamental, más nos vale empezar a mirar para adentro, a nuestra interioridad.
Volcarnos al interior, parece ser el primer ejercicio por el que tenemos que empezar. Mirar el cuerpo, mirar los sentimientos más leves, nuestros pensamientos, esos que tejen nuestros significados y no sólo procesan información. Y cultivar una quieta y atenta atención a las intuiciones que nos brotan.
La meditación, la veo como práctica esencial de desarrollo de la mirada interior, donde hasta la dimensión espiritual, como experiencia, emerge.

Tercero: El desarrollo personal se torna epicentro de nuestras preocupaciones

Esta perspectiva que pone a la conciencia y no la materia, como la base de todo lo existente, ha de afectar la forma en que nos vemos a nosotros mismos.

Empieza a quedar claro que no somos materia complejamente organizada, ni menos máquinas, sino .. cuerpo material, y parece ser que además existen el cuerpo vital, el cuerpo mental y el cuerpo supramental. Serían todos manifestaciones de la conciencia; si, incluido el cuerpo material. Y tres de ellos residirían en un plano de realidad no material, no local, en una dimensión donde no existe el espacio ni el tiempo. 

Nuestra mirada materialista asentada en la concepción científica, nos ve como máquinas, que cuando fallamos en algún aspecto, incluso psicológico, vamos adonde los médicos, verdaderos mecánicos de un garaje, para que nos arreglen.
No creemos, dado que somos básicamente fijos, materiales, que podamos cambiar por ejemplo, nuestro carácter. Soy el que soy y básicamente siempre seré el mismo.

Si sueltas esta manera de verte y te abres a la mirada asentada en la conciencia y en la existencia de varios cuerpos .. sutiles, podrás abrirte a la posibilidad de desarrollos y transformaciones insospechadas de tu interioridad, del ser que manifiestas.
Se abre un mundo de desarrollo de lo que se viene llamando, el capital humano. Esto, vaticinan algunos, será un área de enorme dedicación e impacto al interior de las empresas.

jueves, septiembre 16, 2021

Libro El libro que lo responde todo de Amit Goswami

Amit Goswami despliega en este libro un cambio de paradigma basado en su interpretación del mundo que sus estudios de física cuántica le presentan.
La realidad en que vivimos en la actualidad, la realidad interpretativa en que vivimos, se basa en un materialismo científico radical. Todo lo que existe se basa en la materia, que parte de las partículas elementales en un proceso constructivo ascendente. Hasta llegar al ser humano con su notable cerebro. Todas las experiencias “internas” que vivimos, según esta interpretación, serían efluvios del cerebro material.

Los experimentos de física cuántica se tropiezan con el observador consciente, factor determinante en el comportamiento de la luz, por ejemplo.
Estos mismos experimentos muestran una realidad en que existe comunicación sin mensaje. Que los cuerpos se entrelazan y comunican de formas paradójicas en la realidad material, en que la máxima velocidad es la de la luz.
Otros experimentos muestran la potencia de la intención del observador consciente, que es capaz de alterar resultados de máquinas generadoras de números aleatorios.

Y concluye que, la conciencia es el fundamento de todo; de todo. Y no la materia. Que la materia es una manifestación de la conciencia. Sabías tú, que cuando un electrón cambia de orbital, no viaja de uno al otro, sino que desaparece en uno y aparece en el otro ? ¿Adonde se fue en el intertanto? Al otro lado, al lado de la potencialidad, al lado de la conciencia.
En la realidad de la conciencia, de la potencialidad, no corre el espacio-tiempo, no hay espacio tiempo. Todo es una y la misma cosa, todo es conciencia con su potencialidad.

Nosotros somos seres que tenemos un pie en la realidad del espacio tiempo y otro pie en la realidad de la potencialidad, sin espacio tiempo. Nuestro medio de interconexión es la conciencia.
Somos seres con cuatro cuerpos. Uno material; el único que en realidad consideramos la mayoría del tiempo. Otro vital, en donde residen los campos morfogenéticos, que desde el lado no local, del no espacio tiempo, pautean a los ADNs para producir las proteínas propias de cada órgano y que es de donde fluye la energía de los sentimientos que nos habitan. Otro cuerpo es el mental, donde se procesan las ideas y significados, que configuran en buena medida el mundo en que vivimos. Y finalmente el cuerpo ultra mental, de la intuiciones, que procede de los arquetipos que son la fuente de los valores y nicho de nuestras actividades principales.

Nuestras enfermedades pueden provenir de alteraciones en cualquiera de estos cuatro cuerpos. Nosotros, nuestro sistema de salud, en general, solo mira el cuerpo físico para procesar nuestras dolencias, con las limitaciones que esto implica.
Vivimos en el paradigma materialista científico, que sería tan dogmático, como era en la edad media la religión. Ese paradigma materialista nos hace vernos como seres con un carácter y una forma de ser, que en realidad, pensamos, nunca cambiará. Craso error.

Otra de las variantes del paradigma materialista científico, es que pensamos que la evolución se rige por la aleatoriedad y por lo tanto no tiene propósito. El planteo de Goswami, basado en la experimentación científica de la física cuántica, es que la evolución tiene saltos cuánticos, saltos de transformación espontánea, que vienen de manifestaciones del mundo de la potencialidad, que sí tiene un propósito y una dirección.

El mundo de la potencialidad irradia su influencia desde núcleos arquetípicos, qué serían el amor, la belleza, la verdad, la bondad, la justicia, la totalidad o integridad, la abundancia y el yo o el sí mismo. Estas fuentes, son la raíz de los valores y la materia en que nuestros oficios y profesiones exploran su potencialidad.
La creatividad de mayor envergadura, se produce desde la intención de nuestra conciencia y el acceso a la dimensión no local de la potencialidad. Y se produce en la forma de saltos cuánticos, irrupciones discontinuas.
Goswami sugiere el método del hacer, con intensidad, foco e intención y luego descansar, no hacer nada, solo ser. Es en estos momentos, en este estado, del ser, cuando la conexión con el otro lado se produce y la creación brota. Do-Be-Do-Be-Do, es el término que graciosamente usa para describir esta metodología.

Presenta además Goswami un enfoque para abordar todas las disciplinas, desde este paradigma cuántico, en que conscientes, ahora sí, de nuestro cuerpo vital y los campos morfogenéticos, que diseñan y dirigen todo nuestro operar biológico y según su armonía o desarmonía, generan los sentimientos raíz, que al pasar por la significación del cerebro, terminan en las emociones que nos invaden.
Cuidar la dimensión vital de nuestro cuerpo y de los productos que consumimos, sería un cambio trascendental en nuestra forma de andar por la vida.

Y salir de esta forma netamente informativa del trabajo de nuestro cuerpo mental y volver al rol de buscar significados, que le corresponde, nos sanaría de muchas otras dolencias.
Y quizás lo más importante, si abrazamos la existencia de nuestro cuerpo supramental, en donde brotan nuestra intuiciones y conectamos con nuestra verdadera dimensión espiritual y desde ahí con Dios ...

No, este tipo Goswami, me ha volado la cabeza con tanta idea original, que, lo que más me preocupa, es que resuena positivamente en mi interior. 
Si empatas con estas resonancias, la idea es pasarte el link, el puntero, para ir buscar conocimiento significativo a esta notable fuente, científica y oriental.

lunes, agosto 16, 2021

Libro La sociedad paliativa de Byung-Chul Han

Vivimos en una sociedad adversa al dolor, señala Chul Han. Haremos lo que sea, por deshacernos del dolor. Por eso el florecimiento de la industria farmacéutica. Te duele algo, métale píldoras. Te duele el alma, póngale bioquímica.

Tu norte ha de ser la felicidad. Tienes un imperativo de rendir en la línea de ser más feliz. Debes estar dispuesto a sacrificar libertad por agrado y bienestar.

Esto tiene varios problemas. Uno de ellos es que el dolor es una capacidad de sentir que está muy cerca del sentir felicidad. Si te anestesias del dolor, también te anestesias de la felicidad.
Y por eso habla de un mundo lánguido, adormecido, escaso de pasiones, causas cautivantes.

Y nos llega la pandemia. Se cancela la vida y nos vamos a guardar. De lo que se trata ahora es de sobrevivir. La cercanía con otros es amenaza de contagio.
Se exacerba el cuerpo, el ejercicio, la alimentación. Se exacerba el ego y su versión narcisista. Más plata significa más vida.
La vida se reduce a un proceso biológico que hay que optimizar.

Cuando le tratamos de sacar el dolor y el sufrimiento a las relaciones, estas tienden a cosificarse. Al hacer eso, pasamos a ser productos de consumo, para nuestro agrado y placer.
Aparece dolor y sufrimiento, no sirve, cambio y fuera.
Somos consumidores, en un mundo de productos, cosas, consumibles. 

Qué nos perdemos ? Nos perdemos el ser. El dolor activa al ser. El dolor trae la felicidad y la sostiene. En la pasión se fusionan dolor y felicidad.
Nuestra vida reducida a un proceso biológico, se ha quedado vacía de sentido.
Nos perdemos el poder sanador de la caricia del otro, nos perdemos el contacto con el otro. Nos quedamos solos, aislados.
Quedamos desvinculados, perdemos el dolor que sentimos en las separaciones de relaciones significativas. 
El dolor pone en marcha procesos reflexivos; el placer no.

Hemos entrado al orden digital. En este orden reina la inmediatez y la transparencia. Para lograr esta transparencia todo debe ser transformado en datos. Es la era del dataismo o el totalitarismo de los datos. Nos hemos transformado en datos y con ello en cosas. El tú desaparece, el otro desaparece.
La relación con un tú requiere cuidado, requiere distancia, pues el otro, como ser, es insondable, es indisponible, es distinto, por eso la activación del eros.

Bueno, un libro apasionante, que no basta con hacerle una pasada. Muy recomendable, para ver más allá de donde normalmente vemos. Y también para dejarte preocupado, pues esto de andar con fobia al dolor, parece ser muy mala cosa. Por eso ayer le decía a unos amigos caminando por los cerros, leo un libro fascinante, que no se los recomiendo. Les producirá una indigestión que puede ser muy saludable.

jueves, agosto 12, 2021

Lucy Ramírez y un proyecto de viviendas colaborativas

Conocí a Lucy, Lucidia Ramirez Giraldo, en el contexto de un curso online de Articuladores dictado por Juan Vera (link). Una mujer de 60 años, sin hijos, llena de energía y vitalidad, que afloraba cuando en muchos casos la sacabamos de su silencio observador y emergía con su voz elocuente y lúcida.

Oriunda de la ciudad de Cali en Colombia. Estudia allí en el colegio Gabriela Mistral y luego en la universidad Santiago de Cali, Contabilidad Pública.
Monta una oficina de Contabilidad, donde laboriosa figura y se ve a sí misma como un ratón de bibliotecas, siempre gacha en su escritorio de trabajo.
Sus habilidades y conexiones la llevan a encargarse de las finanzas y administración de un hotel, razón por la cual saca una especialización en administración hotelera.

Lucy
Se enamora de un hombre virtuoso, líder y empresario de la construcción, donde ella aparte de pareja ocupa un importante rol en la administración financiera de la empresa. Después de 10 años de una bella relación, él se vira y pierde la pareja y el trabajo. No sabemos si el hecho de que ella no quisiera tener hijos fue factor.
Fue el bajón más grande de su vida.

La rescata otro gran empresario, Uriel Estrada Calderon. Vente para acá, le dice y la introduce en el mundo del cooperativismo. Pasó a ser la contadora del grupo cooperativo Habitacoop.
Me dice Lucy, que Uriel, más que empresario fue un médico y visionario del mundo cooperativo, fundador de la Cooperativa Coomeva, una de las más importantes empresas solidarias de Colombia.
Aquí aprende de la vivienda cooperativa, en que la solidaridad es el camino.
Uriel le dirá que la verdadera vivienda es la que no se hace para ganar plata, sino para disfrutar.
Aprende, estudia, el modelo cooperativo. 

Es como si un gusano se hubiera transformado en mariposa. Lucy después de ese quiebre de pareja y trabajo, el encuentro con ese guía que fue en su vida Uriel, ella se echa a volar.
Se la puede ver, partiendo por tres años a comunidades del territorio, Amazonas adentro, dictando talleres y ayudando a construir capital social, para emprender proyectos cooperativos comunitarios. Pueden ser tiendas cooperativas, servicios turísticos u otros emprendimientos productivos.

Lucy es hoy una mujer con conexión espiritual, que se refiere a sucesos de su vida como que el universo le trajo esto y aquello, con buena sintonía con el mundo chamánico, y con prácticas personales de ajustes y sanaciones energéticas.
Inquieta como la que más, estudia cuanta cosa, por eso habrá sido que me encontré con ella en este curso de Articuladores, por la nube; se declara una estudiante perpetua.
Le gusta la poesía y le gusta salir con amigos a caminar por los cerros del entorno.

Desde el año 2003 es parte de un proyecto de viviendas colaborativas de propiedad cooperativa. Le llaman la Cooperativa TRASCENDER.
La Cooperativa TRASCENDER  gesta con sus asociados el proyecto SARACHAY, que significa “somos semilla”. Esto a raíz que un chamán local, les dijo al conocer de esta iniciativa, que eran pioneras de los nuevos tiempos.
Lucy me pide destacar a la fundadora de la Cooperativa TRASCENDER, la señora Luz Elena López de Perea, mujer solidaria fundadora de más de 40 colegios cooperativos y que a sus 70 años es pionera y guía para la fundación de su cooperativa.
La forma en que se hicieron del terreno de 7 há donde operan, la forma de orientarse a mujeres de cierta edad, solas, principalmente, pero no únicamente, como acceden a materiales de construcción al costo, las ayudas de importantes terratenientes, hacen pensar en conceptos como sincronicidad y alineamiento de las energías cósmicas.

Hoy son 37 los asociados, de un proyecto de viviendas con cupo para 64 personas. Están en la fase de conseguir todos los permisos municipales, cosa que ha tenido sus tropiezos, pero están esperanzados que todo saldrá bien.
Desde mi perspectiva, lo que vienen haciendo es construir la comunidad que ya son, que Lucy en un momento me habló de capital social.
Claro, la verdadera construcción que están montando, es la de esta comunidad, para vivir juntos, solidariamente, superando esa cultura del individualismo y la propiedad privada. 

Han hecho un video, donde se puede apreciar lo que han montado, con un recinto tipo restaurante donde cocinan y comen juntos, una zona de camping, todo cerca del río, con las aguas más claras que se puedan ver, en medio de la frondosa naturaleza colombiana.

Cuando ella habló de esta iniciativa, quise saber más, pues rompe principios tan sólidamente instalados en mi cultura, con destellos de algo más humano, más solidario, que podríamos decir, asomos de una economía colaborativa y no esta cosa competitiva agresiva que tanto daño nos ha causado en tanto frentes.
Sin duda un signo de esperanza.

martes, agosto 10, 2021

Certificación de Articulador

Ayer fue la última sesión de trabajo de todo el grupo que sigue el curso para certificarnos como Articuladores, dictado por Juan Vera e Irene Torres. 

Una experiencia potente en muchos sentidos.
Esto de articular, que resulta ser una forma de liderazgo del futuro, para un mundo cada vez más complejo, en que nadie sabrá que hay que hacer en cada situación, sino que la forma de proceder es convocar a todos los implicados y afectados, y lograr entre ellos un intercambio constructivo.

El articulador detecta un ámbito donde establecer propósitos, un ámbito de problemas, o recibe un pedido para atender un determinado escenario que requiere mejora o transformación.

Se diseña el espacio, el programa, se recluta a los que facilitarán la experiencia de articulación.

Quizás uno de los temas más importantes es la convocatoria. A quién se convoca, para qué.
No se convoca a los roles, ni cargos, ni títulos. Se convoca a las personas. Este pequeño detalle, será determinante. Las personas parten por presentarse en pequeños grupos, de 10 a 12 personas. Se presentan como las personas que son; esto hará una gran diferencia, porque con ello se espantan muchos prejuicios que operan en nuestras interacciones, que lo único que hacen es dificultar el encuentro.

Claro, lo que se busca es el encuentro de personas, en primer lugar. Y esto es muy importante. Tan importante, que la exitosa iniciativa del 3xi, centra su accionar en lo que llaman la cultura del encuentro.
Y lo que después opera, es la magia, dicen algunos.
De ahí han salido tremendas iniciativas, que no fueron gestionadas por 3xi, sino por las personas que en un encuentro se encontraron, se conocieron e hicieron match.


El articulador va más allá, entiendo yo. Facilita el encuentro y lo que sigue.
Aprendimos metodologías para lidiar con conflictos graves, como los del método Nansen de Noruega y el método para gestión de conflictos Nonflict.
Lo central es ser capaz de escuchar a la contraparte, ponerse en sus zapatos; ello requiere coraje, entre otras cosas.
Y luego capacidad de diálogo, esa forma de conversar que no muchos tienen, sin saberlo, pues se han restringido a las formas del debate, de quien tiene la razón o quien domina en el argumento.

Uno de los capítulos más relevantes de este curso, fue el trabajo en grupos chicos, de cinco, seis personas, que dado el alcance de la voz de Juan Vera, me tocaron personas de México, Colombia, Venezuela, Perú, aparte de Chile. Grupo con el que estrechamos vínculos, intimamos, nos conocimos y disfrutamos de nuestra constructiva plática. Se instaló una amistad que veo dificil dejamos al garete.
Aparte, y gracias a las bondades del Zoom y el trabajo online, siempre fue posible lanzarnos en las actividades de todo el curso, a grupos pequeños, azarosos, de conversación e intercambio, donde aún más relaciones se establecieron.
Aprecio mucho esta parte del curso, la gente que conocí, su diversidad de mundos, y los vínculos establecidos.

Para terminar, me he quedado mirando esa dimensión humana del encuentro y del vínculo, que tiene ingredientes, por supuesto, no medibles, de honduras insospechadas, pues esa capacidad de conectarnos significativamente con otros es materia esencial de nuestra naturaleza.
Cuando abrimos nuestro corazón, cuando soltamos nuestras defensas, lo que pasa puede incluso deslindar con la dimensión espiritual de la conexión en el mundo de la conciencia donde la comunicación puede ser sin mensaje; puede activarse hasta la comunicación cuántica.

miércoles, agosto 04, 2021

¿Quién soy yo ? ¿Qué es la realidad ?

Según el físico cuántico de origen indú, Amit Goswami, hay dos realidades.
Una, es la realidad a la que estamos habituados, que tiene espacio y tiempo. Donde las cosas están separadas unas de otras y donde la comunicación requiere tiempo.
Y existe otra realidad, donde no existe la separación, donde la comunicación llega en forma instantánea al destino, sin mensaje, donde no hay espacio ni tiempo, donde todo es una y la misma cosa; donde todo es .. conciencia.

Por otra parte, dice Amit Goswami, existen dos yoes en cada uno de nosotros.
Uno es el Ego, tan conocido. Cuando estamos en el Ego, un examen con FMRI, indica una pequeña zona del cerebro activada.
El otro yo, se activa cuando experimentamos amor, o cuando somos especialmente creativos, en donde el examen del cerebro con FMRI, indica que prácticamente todo el cerebro está activado. Y quién dirige esta orquesta, se pregunta Goswami; es el otro yo, al que llama “yo cuántico”.

Este yo cuántico, tiene acceso, a ese segundo dominio de realidad, a través de la conciencia, donde no existe espacio-tiempo y donde todo reside. Desde ahí emergen, brotan nuestras ideas más locas, nuestras más lúcidas creaciones.

El átomo cuántico no tiene ninguna partícula de materia presente. Solo tiene espacio probabilístico de la posibilidad que se materialice una partícula, única y exclusivamente con la presencia de un observador consciente.
Por eso Einstein le decía a un amigo, tu crees que si no miramos la luna, no está ahí ? Einstein tenía serias dudas de estas aseveraciones de los cuánticos.

En ese segundo dominio de realidad, somos todos uno. Por eso nuestra profunda añoranza de religarnos. De ahí todo el sentido de la religión.

La espiritualidad no es más que experiencias de conexión con ese otro dominio de realidad, del que somos parte a través de la conciencia, del amor, de la creatividad.
El amor verdadero sería aquella experiencia de unidad con ese otro en particular. Cuando lo queremos atrapar para nosotros, poseerlo, apropiárnoslo, nos pasamos al Ego y la cosa se degradó.

Goswami, señala que todas estas cosas son demostrables científicamente, con experimentos de laboratorio. Habla de una ciencia espiritual.
Empiezo a temblar; esto es un terremoto demasiado grande.

Experimento 1. A dos meditadores se les pide que mediten uno al lado del otro y mediten sintiendo que está el otro al lado. Con ello persiguen conectarse a nivel de conciencia; entrelazarse, entagletearse (de la palabra entangle en inglés).
Luego los separan a una buena distancia y a cada uno lo meten en una jaula de Faraday y les conectan a ambos, electrodos en la cabeza para estar viendo cómo opera el cerebro. Que estén en jaulas de Faraday significa que no hay ninguna posibilidad que se manden mensajes electromagnéticos entre ellos.
A uno de ellos lo someten a estímulos visuales con un foco que prenden y apagan al frente. Ello produce activación de ciertas zonas del cerebro. El otro no recibe estímulo alguno.
Bueno, ¿qué crees qué le pasa al segundo meditador?
Tiene las mismas reacciones cerebrales de estimulación de las mismas zonas del cerebro en los tiempos simultáneos que el otro.
Claramente están comunicados sin mensajería entre ellos. A través del dominio de realidad sin espacio-tiempo, sin separación espacial entre los dos.

Experimento 2. Disponen de una máquina que genera en forma automática números aleatorios, en este caso, ceros y unos (0’s y 1’s).
Ponen a un meditador al lado de la máquina, meditando y a la vez intencionando que, por ejemplo, salgan más ceros (0’s).
Bueno, el meditador, afecta a la máquina generando más ceros, en un factor de 2,5 % más.
Luego hacen funcionar la máquina y el resultado de esta nueva tanda de ceros y unos, imprimen el resultado, sin mirar, en un sobre sellado.
Más tarde, una hora después por ejemplo, le piden al meditador, que medite intencionando que la máquina haya generado más unos. Lo hace y luego van a ver el resultado guardado en el sobre sellado y ven que hay un 2,5% más unos que ceros en el resultado del proceso de hace una hora.
Conclusión, en el dominio de realidad donde opera la conciencia, el tiempo no existe; todo está ocurriendo en el mismo momento.

No sé qué te parece a ti, pero a mi me parece que esto desatará una mega revolución del pensamiento.


Referencia:
Charla de Amit Goswami

miércoles, julio 21, 2021

¿Es la materia donde todo se asienta o es la conciencia?

Hoy día visualizo el átomo como espacio vacío, en que algo de repente hace que un electrón, un protón o un neutrón, colapsen, se materialicen y hagan su aparición en la realidad.
Ese algo que hace que esto suceda, parece ser que es la conciencia.
Otra cosa, cuando un electrón salta del orbital s al orbital p, desaparece del orbital s y aparece en el orbital p; no viaja de un orbital al otro.
Todo esto es enseñanza de la física cuántica.

Por eso la nueva concepción del átomo dice que los electrones y protones no están ahí, lo que está ahí es la posibilidad de que estén.
¿Qué tipo de realidad material es esta? Me produce una sensación de inestabilidad, de que no hay suelo firme donde pararse.
El suelo firme que emerge es el de la conciencia.

Entramos en contacto con la conciencia a través de nuestra experiencia. Nuestra experiencia de nosotros mismos se asienta en la conciencia; sino, estamos en la inconsciencia.
La conciencia es .. una cosa, que está ahí, está claro, pero como no la hemos podido medir, la hemos venido obviando. La hemos llamado, alma, espíritu, incluso atención, últimamente, presencia presente.

A nivel de la experiencia, hay cuatro objetos que podemos reconocer: las sensaciones a través de las cuales percibimos el mundo material; lo que sentimos por nuestras emociones; las ideas de nuestros pensamientos; y las intuiciones.
Todas ellas habitan nuestra experiencia diaria. Habitan en nuestra conciencia.
Todo este es territorio al que la ciencia no ha podido acceder.

Amit Goswami, físico cuántico de origen hindú, me aporta otra información respecto de la conciencia.
Una persona con muerte cerebral tiene una conciencia muy despierta que merodea, viendo todo lo que pasa a su alrededor, a pesar de estar en la mesa de operaciones, inconsciente.
Dos personas que han meditado juntas y que lo han hecho conscientes de la presencia del otro y que han puesto la intención en conectarse mientras meditan, quedan conectadas, en una forma que llaman entrelazadas, o entangled.
Si después las separan y las ponen a cada una en jaulas de Faraday, osea sin posibilidad de que ninguna señal electromagnética los conecte; les ponen electrodos en la cabeza, conectados a una máquina que produce electroencefalogramas. A una de ellas le producen impresiones luminosas frente a su cara. Esto produce una impresión en el cerebro que el electroencefalograma refleja.
Bueno, al otro, que está lejos y no recibe estas impresiones, su electroencefalograma, refleja prácticamente los mismos efectos que el otro, sin ningún estímulo. Claramente, las dos personas quedaron conectadas, de alguna forma. Y sin ninguna posibilidad de que algún mensaje viaje de uno al otro.

Cual es la interpretación que hace Amit Goswami de este experimento de laboratorio; bueno, que la conciencia, es .. una cosa, que no obedece las reglas del espacio-tiempo en que nosotros nos movemos en nuestra materialidad. Se dice que es no local; que no tiene localidad.

Hay otro experimento, de un computador con un programa que produce ceros y unos en forma aleatoria, que han demostrado que el resultado puede ser afectado a voluntad por una persona meditando en su cercanía con la intención puesta en obtener más ceros, por ejemplo. Se ha demostrado que afecta el resultado.
Lo sorprendente, es que si se hace el experimento y sin mirar sus resultados, se guardan en un sobre sellado. Y 90 minutos después, el meditador se conecta e intenciona, ceros o unos. Luego se abre el sobre y el resultado refleja el efecto del meditador, afectando el experimento, que se hizo 90 minutos antes.
Esto confirma que el efecto de la conciencia intencionada, es independiente de las dimensiones del espacio-tiempo.

Estamos entonces, frente a un fenómeno, la conciencia, que estaría en la base de todo lo existente, lo material por de pronto, y su influencia o efecto, opera sin mensajes, en el objetivo, independiente del espacio; y también, sorprendentemente, independiente también del tiempo.

La conciencia, está en todas partes, nos conecta a todos, y es la base de todo lo que existe.
¿Qué implicancias tiene esto ?


Referencias:
Amit Goswami: Science within Consciousness and the Future of Human Evolution
Dr Amit Goswami - 'Consciousness, Quantum Physics and Being Human' - by Iain McNay

lunes, julio 05, 2021

Ficciones y aprendizajes

Leo en grupo el libro de Harari, 21 Lecciones para el siglo XXI, dirigido por Juan Vera y me toca compartir en sesión ampliada mis impresiones de los capítulos bajo el título Verdad.

Digo que hoy aprendo en grupos dialogantes, mucho más que solo. Estoy en una edad en que dispongo de tiempo y leo y estudio mucho, pero realmente avanzo cuando ponemos en la conversación del grupo lo que nos va interesando más.
Y de qué quiero aprender hoy en estos grupos, son temas que la ciencia no cubre, como la conciencia y la espiritualidad.

Harari nos dice que somos una especie que tiene la particularidad de crear ficciones, que son y han sido esenciales para articular a grandes grupos. Partimos creando ciudades estado, luego naciones y más adelante imperios. Hoy hemos creado países, la economía y deportes como el fútbol y el espíritu competitivo de ser el mejor.

Hoy, en medio de una crisis multidimensional y una crisis simultánea de relatos, necesitamos urgente crear una nueva ficción. Tenemos la del nicho ecológico al que pertenecemos, que necesitamos tener presente y cuidar; por lo tanto toda acción que emprendamos, debe tener en consideración sus consecuencias más allá de lo que veníamos atendiendo.
Tenemos la del feminismo que está desencadenando la crisis del patriarcado, que empezamos a darnos cuenta ha impregnado todas nuestras instituciones, incluso la idea que tenemos de ser la personas que somos, masculina o femenina, y otras, como el matrimonio. Qué resultará de todo esto, no lo sé, pero sospecho será de las transformaciones de mayor impacto.

El relato de crecer, crecer, crecer, lo más que se pueda, tendremos que tomar conciencia pronto, que es planetariamente, desde el punto de vista del nicho ecológico que somos, insostenible. Ello nos obligará a alterar doctrinas e ideologías, que limitan nuestra capacidad de tomar medidas restrictivas del aumento de la población, coherente con el relato que traíamos. Tendremos que difundir aún más las medidas que nos permiten controlar la natalidad y pasar a dar todas las facilidades para abortar cualquier procreación no deseada. Además de facilitar y liberar la eutanasia, y restringir las políticas médicas de prolongar la vida lo más que se pueda, incluso en beneficio del negocio de la industria de la salud.

Quizás lo más impactante que nos tocará enfrentar, es el tomar conciencia que las ficciones son eso, ficciones. Que no son la verdad que defendemos como si nuestra identidad y tribu, estuviera en riesgo.
Será posible vivir en un mundo donde los relatos-ficciones sean otro mercado, donde tendremos que ir a elegir, mirando más que nada cuán funcionales son, para nuestra sobrevivencia y solvencia.

Y como piedra de tope decir, que en el futuro el aprender será más acerca de lo que somos, de nuestra naturaleza y potencial, más que materias que los ordenadores sabrán decirnos rápidamente cuando queramos, o resolver problemas a nuestra voluntad.
El mundo que viene es vertiginosamente distinto a lo que viene siendo y no sé si seremos capaces de dar el salto a lo nuevo, sin demasiado sufrimiento.

Y cortémosla con andar buscando al culpable de las tonterías que hicimos inmersos en la cultura que se desploma por todos lados. Más bien abrámonos al cambio y a lo impredecible.

jueves, junio 24, 2021

Libro La revolución reflexiva de Humberto Maturana y Ximena Dávila

Partimos en el útero materno y al nacer pasamos al útero de nuestra cultura.
Ese útero cultural nos moldea para bien y para mal. De ahí somos y ahí estamos.

Maturana y compañía reflexionan sobre las características de nuestra cultura actual; la que viene siendo.
Competitiva, seguidora del mito del progreso, creciendo, siempre creciendo. Individualista, egocéntrica, que viene degradándose en cuanto a los valores, donde el hacer trampa y la pillería, a la orden del día. Abusos, corrupción, colusión, desigualdad. Hasta que la cosa nos estalló en la cara, en varios capítulos. Venía estallando la crisis climática, pasó al estallido social y ahora estamos en pleno estallido sanitario, con una pandemia a nivel planetario.

Y nos fuimos a confinamientos, sucesivos. En este momento estoy en uno. Todos quietos, guardados.
No queda otra que detenerse, informarse y reflexionar, solo y con otros, por Zoom u otro medio.
Todo pasando por Zoom. Participo en un taller de lectura, con gente de varios países. Un tremendo aprendizaje, cómo leemos de tan diversas formas el mismo libro. ¡Qué pasa! El mundo se ve diverso, es diverso. 

La síntesis es que la cultura en la que estamos, nos ha llevado a un colapso o va encaminada a un colapso monumental.
Está pasando que unos culpan a otros y se empieza a armar la batalla campal.
Lo que hace falta es aprovechar el alto e iniciar una verdadera revolución reflexiva, para darnos cuenta cómo estamos viviendo, la psiquis en que estamos, lo que estamos sintiendo y empezar a cambiar.

Necesitamos movernos a una cultura ecológica, que nos vea en la globalidad del nicho ecológico, en que sin él, simplemente dejamos de existir.
Hoy uso zapatos fabricados por niños esclavizados en alguna parte del planeta, como alimentos de animales maltratados y guardo mis ahorros en instituciones que se las prestan a narcos y simplemente no la veo. Por lo tanto me siento inocente de tanta brutalidad. Necesitamos ampliar la mirada y ver, permanentemente, las consecuencias de nuestros actos.
De ahí que se ve la emergencia de empresas B, de bancos éticos, todo tipo de iniciativas, que deben luchar contra el statu quo, pero que son señales del cambio cultural que viene.

Hoy hablaba con un amigo que me contaba lo cambiado que están nuestros nietos. Vienen hechos de otra manera. Se preocupan de todas estas cosas y con mucha pasión. Y no sabía dónde había aprendido todo eso. En las redes sociales, muy probablemente.

Bueno, un libro provocador, en la dirección de detenerse a reflexionar en serio. Es imperativo y va junto a una elevación de conciencia, asociado a un cambio cultural.
Un regalo que nos dejó nuestro querido Humberto Maturana, antes de irse. Un libro imperdible, sin duda.

Nota: Se me olvidaba referirme al capítulo del mundo armónico. Somos 8 billones de habitantes en el planeta. Llevamos desde hace no muchas décadas un crecimiento de la población casi exponencial, que si miramos esto desde la mirada cultural consciente del nicho ecológico que nos permite existir, tendremos que cambiar ideas que defendemos hoy, de la sacralidad de la vida y del desarrollo tecnológico médico que extiende la vida más allá de lo razonable. Y acoger el aborto sin restricción, la eutanasia para el que quiera y cortarla con mantener vivos a los que todo indica les toca irse.

domingo, junio 20, 2021

Leer en grupo

Juan Vera organiza grupos que leen juntos tres libros. Tiene el mérito de convocar a personas hispano parlantes de varios países latinoamericanos. Y gracias a la tecnología de comunicaciones del Zoom, estamos todos simultáneamente conectados escuchándonos.

Es notable. Él diseña estos espacios magistralmente. Nos va haciendo leer capítulos y nos guía con preguntas y provocaciones, sobre las que después compartiremos nuestras reacciones en los encuentros que tenemos cada 15 días. Algunos del grupo dialogamos entre medio.

Es como que cada persona leyera un libro diferente. Leemos en este momento 21 lecciones para el siglo XXI de Harari. Unas aman a Harari; otras lo odian. Cómo puede ser ? Lo es.
Unos reaccionan y se quedan en aspectos políticos globales, otros en la dimensión interna de cada ser humano.
Unos se llenan de alegría, que transmiten en sus interacciones con nosotros; otros están serios y muy preocupados.

Me quedo mirando como yo leo, qué cosas capturan mi atención y me las quedo mirando. Yo voy más a la persona, a su fuero interno. Cómo vivimos la religiosidad y claro, como las religiones usan su doctrina no solo para alimentar nuestra dimensión espiritual, sino para cohesionarnos, dirigirnos y controlarnos.
Veo mi particular modo de leer. Le doy legitimidad, por supuesto. Pero me sorprendo y aprendo de la diversidad de intereses y visiones.

Las sesiones por Zoom son casi siempre muy puntuales. Y vamos al grano muy rápido. No hay espacio para micro conversaciones, de unos con otros cuando nos encontramos presencialmente. Respondiendo brevemente cómo llega cada uno, es como aparecer cada uno y conectar todos unos con otros.
Luego cada uno dispone de seis minutos para compartir lo que a él le pasó con lo que leyó, lo que a él le hizo sentido, las reflexiones que se le dispararon. Y luego Juan, devuelve sus reflexiones y reacciones a lo escuchado.

Y eso sería. Tres horas alcanzan al justo. Y una vez cada 15 días.

Esto de tener personas de tan diversos orígenes, profesiones y edades, da una riqueza inigualable al acto de leer.
Hacer esto sin el online del Zoom que la pandemia nos ha apurado en traernos, sería imposible, con esta diversidad de personas.
Escuchar todas esas voces, todas esas interpretaciones, todas esas sensibilidades, te permite una lectura del libro completamente distinta.
Y te deja o me deja, más humilde.
Te lo recomiendo.

miércoles, junio 09, 2021

Canta tu sueño

Converso con Andrea Brandes, poeta, inventora de esta iniciativa “Canta tu sueño”. Me comenta que este concurso que invita a toda la gente de Chile a cantar sus sueños, ha sido un trabajo colaborativo entre un grupo creativo de 14 artistas y el equipo del 3xi. Me parece genial, otra de sus creatividades. Hace poco fue un concurso nacional de poesía y antes, la exposición Los Muros de Chile, donde en un museo de Matucana, entrabas y era como entrar a una cárcel chilena.
Recuerdo que en esa exposición entré a la sala del Sename, donde quedé conmovido por los niños ahí proyectados, por sus expresiones que lo reflejaban todo. Salí buscando la forma de apadrinar a algún niño del Sename, cosa que resultó al final imposible. Lo que sí resultó es hacerle coaching a trabajadores y trabajadoras de un hogar del Sename que se encuentra en Punta de Tralca. Y después que empecé, tres coaches más, les gustó la idea y se han sumado; aparte de mi hija psicóloga. Ha sido bueno, muy bueno, para ambas partes.

Y ahora esta iniciativa de Canta tu sueño. Donde la idea es movilizar la creatividad nacional, en la forma de conectar con nuestros sueños, transformarlos en poesía o letra de canción, ponerles música y echarlos al aire de la voz del quién tenga a bien cantarla.

Y ha desatado, me entero, una ebullición de voces, todo a lo largo y ancho de Chile, que ya muchas empiezan a hablar de ello.
Ello impulsará el vivir a la altura de nuestros sueños, justo en el momento en que arranca nuestra elegida Asamblea Constituyente, a escribir el texto del país qué queremos ser. No podría ser mejor momento, para ponerle música y poesía a nuestros sueños como nación.

Un nuevo gran acto poético, que acompañe a la creatividad de nuestra carta magna.

martes, mayo 25, 2021

Libro Hombres justos de Ivan Jablonka

Deconstruir el patriarcado, parece ser la tónica de este libro. Este eje se va gestando en el proceso de mirar la lucha del movimiento feminista en sus distintas vertientes a lo largo de la historia. Pues parece que el patriarcado nació en Egipto y Mesopotamia hace 3.000 años.

Sumergirse en este libro no es tan fácil, siendo uno hombre que encarna en buena medida muchos aspectos patriarcales, que a través de la lectura se van develando y que al parecer mi psiquis tiende a resistir, olvidando luego o simplemente no entendiendo.

No deja de sorprenderme cómo durante tanto tiempo y en tantas partes, los hombres nos la hemos arreglado para mantener a las mujeres bajo nuestro yugo y dominación. Por qué ?
Podría tener que ver con la aparición de la propiedad privada, en que por la fuerza de las armas, nos fue fácil apropiarnos también de los hijos y los vientres que los producen, aparte del ganado y la tierra.

La primera vez que se me hizo elocuente el frenazo a la emancipación de las mujeres, fue en la revolución francesa. Ellas participaron activamente en el proceso previo, se reunían a discutir y socializar el movimiento que se estaba gestando, de libertad, igualdad y fraternidad. Les gustaba mucho, pero ellas tenían un problema: venían siendo no escolarizadas y por ello, ignorantes.
Cuando fueron a pedirles a los jacobinos la ciudadanía, lo pensaron y decidieron negársela y al mismo tiempo prohibirles seguir reuniéndose a debatir, así el mandato fue, ustedes de vuelta al reducto doméstico. Guau.

Después de la guerra civil o de secesión norteamericana, al poco tiempo le dieron derecho a voto a los negros. Y a las mujeres, no. Por qué ?
La mujer estaba reducida a su biología reproductiva y su mundo, la crianza y el cuidado de la casa y la vida social.
Ver a la mujer como un sujeto, independiente de su sexo y capacidad reproductiva, fue una lucha sostenida por ellas, ardua y larga.
En Estados Unidos el derecho de voto para las mujeres, se logró en el año 1920. En Chile en 1949; tres años antes de que yo naciera.
Por eso ha de ser que mi madre aun firma como Silvia Betteley de Bunster. Mi mujer jamás aceptaría una cosa así y mis hijas para qué decir.

Las mujeres han evolucionado y mucho. A veces pienso que nos han pasado, a los hombres.
Los hombres vivimos inmersos, aún en el patriarcado. Habitamos, encarnamos, una masculinidad, la mayoría de las veces, dominadora. Otras, realmente tóxica, violenta, aplastante, abusadora.
Y no nos damos cuenta; nos sale tan natural.
Son las mujeres y los cambios culturales del entorno que nos rodea, que nos desafían y cuestionan, en nuestra conductas y prácticas.

Al leer este libro, tomo conciencia de la verdadera revolución que viene siendo el feminismo, que toca todos los sectores de la sociedad. No me había dado tanto cuenta de lo machista y patriarcal que es la iglesia católica, por ejemplo.
Empiezo a detectar usos y prácticas masculinas, como el bullying, que no pretenden otra cosa que ejercer dominación sobre mujeres y hombres más débiles. Es como si necesitáramos demostrarnos minuto a minuto lo viriles que somos. Viriles en el esquema del patriarcado, dominador.

Desmantelar el patriarcado; desvestirnos de su machismo tan arraigado; qué quedará de nosotros ? Qué crisis de identidad podríamos llegar a tener ?
No se ve fácil la cosa, aparte de dolorosa. Y cada día me convenzo más que el desmantelamiento total del patriarcado es requisito para una verdadera democracia.
Pensar que hoy iniciamos el proceso de construirnos una nueva Constitución con una Asamblea Constituyente paritaria, mitad hombres y mitad mujeres, incluidos cupos reservados para pueblos originarios. Si esto prospera (no se ve fácil), podríamos dar un salto cuántico histórico en cuanto a la emancipación de la mujer y espero empecemos luego el proceso de deconstrucción y emancipación de nuestra masculinidad.

Intuyo el terror masculino ambiental. No será fácil. Pero de que es prometedor, lo es.
Un libro, este de Ivan Jablonka, elevador del nivel de conciencia, sin duda. Un libro necesario.

Referencias:
Entrevista a Ivan Jablonka
Diálogos transatlánticos con Ivan Jablonka

domingo, abril 25, 2021

Libro Invisibles de Daniel Fermández y Pablo Reyes

Estaba leyendo otros libros y cuando Jorge Milla me recomendó este y me fui a verlo en su versión online, fui dejando los otros. Al final me compré la versión en papel, que me llegó muy rápido y le hice una segunda pasada. 

Este libro trae el tema de los niveles de conciencia de la espiral dinámica en la forma de paradigmas, puestos en la forma de placas telúricas en una especie de lecho de río, por donde transita la evolución cultural por la que vamos.

El estallido social es el resultado de la tensión provocada por la enorme cantidad de invisibilizados del sistema, que no pertenecían. Estos excluidos se van caldeando más y más, con los abusos, las mentiras, las colusiones, los arreglines entre la elite económica y la política, hasta que un alza en el Metro, lo hace estallar todo. Y de la noche a la mañana, la ciudad aparece estando en llamas por una fuerza destructiva que es tan imprevista, que parece venir de otro lado.

Pero según los autores del libro, ello es sólo un síntoma final de una crisis mayor. La única manera de explicarme como un colegio prestigioso como el Instituto Nacional fue reventado, es qué la educación en formato industrial que nos rige, no da más. Lo cabros van a clases y no la soportan. Los profesores están devaluados, nada de lo que les pasan no lo pueden aprender solos online, incluso mejor. ¿Cuál es el sentido de todo esto ? Y colapsa. Como no tienen propuestas, sino sólo un gran malestar, la cosa revienta sin explicaciones.

La democracia no es tal. No nos representan. Más bien parece que representan a la elite económica, con la que traen desde hace rato, sino siempre, una relación espuria de platas que van y leyes que vienen, que los favorecen. La olla se destapó y nadie parecía haber cometido un delito mayor que el robo de una gallina, delito de pobre, bien penado. Esto es un arreglín entre los de arriba, ya no hay dudas.
Necesitamos una democracia de otro signo completamente. 

El paradigma del orden y el logro, a la base de este sistema, había derivado a sus formas más insanas. La meritocracia, resultó ser solo para algunos, bien conectados. Y la economía basada en un mercado competitivo, también resultó falsa, pues los grandes se comieron a los chicos o los hicieron desaparecer y después entre los tres grandes que quedaron, dueños del mercado, hasta se coludieron para transformar esto en un mercado de monopolios, verdaderas aspiradoras de riqueza de todos.

Un amigo se pregunta una y otra vez, como se elimina la codicia y la verdad, me quedo mirando esta escena y no lo se. El que tiene, quiere más, luego más y sigue a mucho más, sin parar. Es una especie de terror de que si no lo tienen todo, lo pueden perder todo, porque uno más grande, como él lo viene haciendo, se lo comerá. Es como que el mercado se transformó en una pecera en que unos se comen a otros, hasta que quede uno solo que se lo ha comido todo. Y los ciudadanos .. olvidados, invisibles. 

Vivimos en una mezcolanza de paradigmas, que chocan unos con otros, especialmente cuando andan cargados a sus versiones insanas, con los más recientes como el de la solidaridad, que tira hacia lo colectivo, sacando a los del logro y la fuerza/poder de su ya disfuncional individualismo.
Se descalifican unos a otros en una tensión creciente, y lo peor, en una complejidad a la que se ha ido el mundo, en que ninguno de los que fueron exitoso en el pasado, da el ancho para lo que hoy se requiere.

Y no queda otra que avanzar hacia el futuro, que sería del paradigma de la integración, que es capaz de ver el lado positivo de cada uno de los paradigmas anteriores, e integrarlos a todos, para hacernos cargo del mundo global y complejo en que nos encontramos.
Esto significa desarrollo interior, trabajo personal, pues la transformación principal que hace falta, es de la mirada de cada persona, que es algo que brota desde dentro.
El ser que somos, ese que hemos olvidado tanto centrados toda nuestra vida en el mundo exterior, no así tanto, en el caso de las mujeres, que pareciera entendieron esto hace tiempo, pues en todo circuito de desarrollo personal, siempre han abundado las mujeres y escaseado los hombres.

Y todo esto en el contexto de crear una nueva Constitución en que estamos. No podía haber llegado en mejor momento. Siempre que hayamos leído este libro y aprovechado la ocasión para ir hacia adelante y no retroceder en formatos del pasado que ya no funcionarán.

Invito entonces a leer luego este libro, a ponernos a conversar unos con otros de sus perspectivas, a ver si elegimos bien a los asambleístas y construimos la Constitución para dar el salto adelante que Chile hoy requiere.


Referencias:
Pablo Reyes conversando con Ignacio Fernández Reyes
Presentación del libro Invisibles

domingo, abril 11, 2021

Libro Siddhartha de Hermann Hesse

Vuelvo a leer, a mis 69 años, este libro que debo haber leído en la adolescencia. En esa época me causó impresión, pues siempre he recordado la novela y al autor del que leí además otros libros.

Es la vida tras un objetivo espiritual. Siddhartha es hijo de un brahman, de un cura diría uno en occidente. Se cría rodeado de curas, ritos, rezos y lecturas religiosas.

Siendo joven aún, ve pasar por su pueblo, un grupo de tres ascetas, que le llaman mucho la atención, a él y a su amigo Govinda. Deciden partir con ellos.
Pedirle permiso a su padre, fue un tema. El padre se opone al principio. La forma en que Siddhartha logra acepte su pedido y le dé la bendición, muestra mucho de este joven que ya es excepcional.

Hermann Hesse
Tres años viajará con estos ascetas o samanas. En ellos aprenderá tres cosas fundamentalmente: a pensar, a ayunar y a tener paciencia. Adquiere un total dominio de sí mismo. Soportará el hambre, el frío, la lluvia a la intemperie. Lo mismo, barrerá con todo deseo y apetito. Conexión total consigo mismo, en una especie de meditación en la nada. 

Escuchan hablar de un santo, un buda, Gotama y abandonan, despidiéndose antes, a los ascetas. No sin alguna dificultad nuevamente, mostrando Siddhartha sus capacidades mentales.
Es ahí donde los amigos separan aguas. Escuchan y conversan con Gotama el maestro. Govinda decide quedarse como su discípulo y Siddhartha decide seguir solo su búsqueda. No cree, para él, en las doctrinas y los maestros.

Camino a una ciudad debe cruzar un río donde conoce al barquero Vasudeva, que lo cruza y donde se queda una noche conversando y comiendo. La verdad no comían casi nada. Le causa impresión a Siddhartha, este hombre sabio.

Entrando al pueblo conoce a esta bella y rica mujer, Kamala, una cortesana, de la que queda prendido. Le pedirá que le enseñe del amor.
Ella se ríe y le dice que para recibir sus enseñanzas debe primero ser rico. Se ríe de las cosas que dice saber Siddhartha (pensar, ayunar, tener paciencia), pero rescata el hecho de que sepa leer y escribir.
Ella le ayuda, conectándolo con un rico comerciante, del que termina siendo su brazo derecho.
Y se hace muy rico y es el amante, amigo y aprendiz de Kamala.
En esa estancia de varios años en esa ciudad, desarrolla su persona como un comerciante rico y bien relacionado, metiéndose de lleno en la vida de la riqueza, vicios y placeres. Se va embotando, desgastando y empieza a envejecer. Va perdiendo conexión con su ser interno tan desarrollado antes y se transforma en una persona-niño, como él llamaba a todos los habitantes de la ciudad. Termina asqueado, sin felicidad, con vicios e incluso maltratador.
En su último encuentro con Kamala, ella queda embarazada. Esa noche, solo en su casa, cae en cuenta que basta de todo eso y decide volver a su vida de asceta itinerante. Lo abandona todo, sin despedirse de nadie.

Llega al río del barquero, donde está tan deprimido que incluso piensa tirarse al río y morir.
Tiene aquí un segundo evento de iluminación, sale del trance y se va donde el barquero, al que le pide que lo acepte como su ayudante y aprendiz. Y aquí junto al barquero Vasudeva, aprenderán juntos escuchando al río.
Un día, de camino a ver al falleciente Gotama, pasan por ahí Kamala y su hijo Siddhartha. Una serpiente le da a Kamala una mordida mortal. Vuelven a  encontrarse los amantes y le dice que el niño que va con ella, Siddhartha, es hijo suyo.
Ahí permanecerá este niño hasta que pasado un tiempo escapa, de vuelta a su casa en la ciudad.

Un libro inspirador de la búsqueda de la perfección, siendo la ruta, el camino hacia el interior. El río en la última parte del libro, no es más que un espejo, digo yo, del sabio que está dentro de todos nosotros, cosa que cómo que se nos ha olvidado.
Un camino que no he hecho, ninguno de nosotros, probablemente, pero a mis 69, no es tarde para recordarlo.

Referencias:
Conversando de Hermann Hesse
Biografía de Hermann Hesse

martes, abril 06, 2021

Libro Otra realidad de Yanis Varoufakis (#poreldiálogo)

Novela del economista y matemático griego Yanis Varoufakis, que de la academia pasó a la política, en el cargo de ministro de finanzas, por un breve periodo en Grecia el año 2015.

En esta novela de ciencia ficción, despliega sus ideas de cómo visualiza que sería el mundo post capitalista. ]
En la crisis mundial del año 2008, se produce un fenómeno notable. Dos realidades paralelas arrancan. Las personas se replican en ambas realidades y evolucionan, sin saber los unos de los otros. Dos realidades paralelas, ciegas la una a la otra, siguen la deriva de la historia. Dos derivas muy distintas.
Una de ellas realiza el post capitalismo que Yanis quiere describir, como el mundo posible qué podríamos llevar a la práctica en esta realidad. 

Un genio de la tecnología, desarrolla un experimento increíble, que en una voltereta de errores yuxtapuestos, abren un “agujero de gusano”, que permite .. conectar y comunicar ambos mundos, ambas realidades.
Costa, este genio tecnológico, conecta con Kosti, así lo llama el autor, para no confundir al lector, que es la misma persona al otro lado. Kosti, en la “otra realidad”, casualmente, también es un genio tecnológico.
Este agujero de gusano, al final del libro se transformará en un “túnel de gusano”, permitiendo a algunos personajes del libro pasar de un lado al otro, e incluso cambiar de lado.

Todo empieza cuando el año 2008 se desploma el sistema financiero mundial lo que comienza en EEUU. La Fed o Banco Central de EEUU, emite billones de dólares y se los pasa a los bancos para salvar la debacle inminente. Los bancos le prestan este enorme volumen de plata a las grandes corporaciones, que no encuentran nada mejor que invertir buena parte de esas sumas en la Bolsa, Wall Street, comprando sus propias acciones. Con ello suben el valor de las acciones, los bonos de los altos ejecutivos, mientras la población se jode.
Millones de personas cesantes, miles de pequeñas empresas quebradas, cantidades de casas rematadas, mientras en la minúscula cúpula corporativo-financiera, viven en jauja. Es cuando la burbuja financiera se escinde completamente de la economía real.

Agujero de gusano
Y aparecen los activistas con los hackers tekno-financieros, en la otra realidad, ojo, no en esta realidad. Y con precisión de acupunturistas, disparan medidas que apuntan a desbancar los tinglados de derivados y similares financieros haciéndolos reventar, usando la viralidad de las redes sociales y la tecnología. Basta, en algunos casos, que multitudes dejen de pagar sus cuentas de servicios por dos meses. Son los Occupy Wall Street e Indignados anteriores, en su siguiente eficaz versión.
Hay distintos grupos de activistas, con misiones distintas, como por ejemplo atacar a las empresas que abusan con sus empleados, con el mercado o con la naturaleza, haciendo que los fondos de inversión de pensiones, las eviten.
En definitiva, todo se viene abajo.

El Banco Central de cada país, crea cuentas personales para cada ciudadano, en el mismo Banco Central. La ayuda no pasará más por los degradados bancos comerciales. Cada cuenta tiene tres subcuentas o fondos. Uno de ellos, guarda los US$ 150.000 que el Estado abona a cada niño que nace, con uso futuro predeterminado bien regulado. Otro fondo, recibe una renta mensual universal; algo así como US$ 200 mensuales. El tercero es la cuenta corriente típica.

Las empresas se democratizan. Dejan de ser propiedad de accionistas que no trabajan en ellas. Un trabajador de la empresa, una acción, un voto, es el esquema que impera.
No hay jefes, total transparencia. Hay ritos diversos sobre plataformas tecnológicas para la toma de decisiones. Todos ganan un piso igual y se reparten bonos que se asignan democráticamente, con procedimientos claros y concisos.

No hay impuestos a la renta ni a las compra ventas (IVA). El principal impuesto es a las ventas de las empresas; el 5% por ejemplo. No es un impuesto a las utilidades.
Se establece que los datos de cada ciudadano son privados. Si empresas como Google quieren usarlos, deben pagar a los que los proveen un dividendo mensual.
Desaparecen los bancos y las bolsas.

Este es un punto delicado. La tierra deja de tener propietarios privados; toda pasa a las autoridades regionales. Los iniciales propietarios, seguirán con sus tierras en forma vitalicia, con arriendo de valor cero. Después entrarán en el nuevo esquema de arriendos transados en subastas públicas.
El terreno se divide en zonas habitacionales y zonas empresariales o agrícolas. Al principio de cada año, el poseedor pone en un sitio web el valor que le asigna a su terreno y el sistema le calcula el arriendo que tendrá que pagar. En ese periodo cualquier persona puede pujar por un valor superior e iniciar la subasta. Si el propietario actual pierde, debe salir.

El financiamiento proviene de los particulares. Los más indicados para prestar plata a una empresa, son sus propios empleados. Todos tienen sumas interesantes en sus fondos, que pueden aportar a interés. Este hecho los hace más comprometidos con el éxito de la empresa.
Existen servicios de salir a buscar fondos y mediar entre los necesitados y los particulares inversionistas.
No hay bancos comerciales ni de inversión. No hay Bolsas ni acciones que se transan.
Cada país mueve su propia moneda y transa internacionalmente en la moneda kosmos, que nunca ven, pues el nuevo FMI dueño de esta moneda, intercambia a moneda local con cada país. Este FMI recorta kosmos cuando hay desajustes en las balanzas comerciales entre países y la usa en beneficio de los más necesitados, sin estrujarlos ni constreñirlos. Tiene un rol más bien colaborativo, de ayuda.

Bueno, todo esto sería el post-capitalismo de Yanis Varoufakis.
Desaparece esa economía financiera especulativa desconectada de la economía real.
Elimina la pobreza, democratiza las empresas, las empresas monopólicas que usan valor del tipo la información de la navegación de los internautas, les pagan dividendos. Renta universal, seres humanos más iguales, empoderados, produce un impacto en la cultura destacable. El patriarcado persiste, pero se va diluyendo poco a poco, gracias a las activistas, de las que el libre está bien equipado.

Me ha parecido un libro muy provocador, con luces interesantes, que leo apurado y escribo este posteo, para estimular su lectura y seguimiento del autor, para provocar la conversación (#poreldiálogo).
Me metí al sitio reader.amazon.com y lo compré, creo que por $ 4.500,- y lo leí en la pantalla de mi computador.

jueves, abril 01, 2021

Discurriendo sobre la conciencia

La conciencia es esa capacidad que disponemos para percatarnos que estoy aquí, yo. Que esa cosa que identificamos como “yo”, habita este espacio que ocupa mi cuerpo y que el otro, que va conmigo caminando en esta conversación, lleva otro “yo” en su cuerpo.

Tendemos a asociar esta conciencia de mi yo, como algo que sale de algún lado de mi materialidad. Pero podría no ser así. Conciencia y yo, podrían ser la misma cosa.

Este percatarme de que yo estoy aquí en este momento, lo experimento de cierta forma. No se, no tengo como saber, como este otro que va aquí conmigo, con quien converso estas cosas, experimenta su percatamiento de sí mismo, cómo experimenta él su conciencia.
Sólo sospecho que no ha de ser igual.

Un aspecto de esta conciencia es su capacidad de atender a esto o aquello.
Es distinto atender a algo en el futuro, como por ejemplo, cómo va a ser mi vida cuando ya esté muy viejo, si seré pobre o podré financiar mi austera vida. O en el pasado, ese hecho en el comedor del Ulmo, que pienso afectó mi vida.
A atender a algo del presente. Cuando atiendo a lo que estoy sintiendo en este momento, pareciera que conecto con mi conciencia con más contundencia.

En el ejercicio de atender a mi interioridad en el presente, puedo percatarme de algún deseo, por ejemplo, de comerme una marraqueta tostada con mantequilla. Puedo observar la vacilación entre partir ya a obtener su satisfacción o postergar la acción, o simplemente no hacer nada.
Puedo observar cómo me influye esa idea de que “el máximo poder es dominio sobre uno mismo”. Intento suspender o dejar a un lado ese deseo y disfrutar de la sensación de poder que experimento.

Observar en el presente, mi interioridad y manejar aspectos de lo que ahí se mueve, con conciencia de ello, es un ejercicio de toma de conciencia.

Puedo atender a lo que leo y en un cierto párrafo o texto, detenerme y concentrar un poco más la luz de la atención en el, para ver si detecto destellos más allá, o destellos más acá, observo que el registro de memoria mejora, sobre ese material.
Puedo regular mi atención, poner más o menos atención. O simplemente puedo observar cuanto atiendo a esto y aquello. Preguntarme por qué, por ejemplo.
La atención es una dimensión de la conciencia, pienso.

Y la intención, que también me parece es una dimensión de la conciencia, orienta, dirige, la atención, pero con una carga .. de intención. Esta capacidad que tenemos de intencionar, sospecho es más potente de lo que pensamos. Sino porque hay personas y grupos de personas que rezan con intención, por personas cercanas enfermas en estos días de coronavirus. Pues pienso que esa energía que movilizan, energía invisible de la conciencia focalizada, es poderosa.

Después de interiorizarme del experimento de la física cuántica de Thomas Young, del rayo de luz sobre la placa metálica con dos ranuras, capto que la presencia de un agente consciente, por su sola presencia, es capaz de hacer aparecer partículas, fotones, donde solo había energía en la forma de ondas lumínicas.
Concluyo, que nuestra conciencia tiene la capacidad de hacer aparecer materia donde no la había. Y los ingenieros, que necesitan poder medir las cosas para realmente creer que existen, no logran integrar en sus miradas de mundo, el poder de la conciencia, bien dirigida.

lunes, marzo 15, 2021

Libro Ocupación militar de la Araucanía (1861 - 1883) de Manuel Ravest

Hay mucha información en este libro, de fechas, lugares, personas, políticos, gobernantes, lonkos. Se que toda ella se me olvidará más que rápido.

El tema es, dos pueblos, el chileno y el mapuche o araucano, que vienen de estar claramente delimitados, con relaciones diplomáticas entre ellos, operando como dos naciones que se respetan. Esto cuando esta zona del mundo era colonia del reino de España.


De repente, Chile se independiza, previa una guerra civil se podría decir, entre realistas, a favor de España y los patriotas, a favor del nuevo país independiente.
Y qué pasa ? Hay mapuches, que se ponen del lado de los realistas, con los que venían teniendo muy buena relación, y otros con los chilenos, esta nueva nación.

Bueno, los mapuches ya traían conflictos entre ellos, algunos muy serios. De hecho los del lado argentino, fueron mapuches del lado chileno, que se fueron allá y los conquistaron, creando un verdadero imperio, al mando más adelante del famoso lonko Calfucura.

Muchos realistas, después de la derrota, quedaron operando como bandoleros hacia el sur; siendo uno de los más famosos, los hermanos Pincheira. Estos fueron siendo derrotados y arrancando hacia el sur se internaron en la nación mapuche, mezclándose con ellos en sus correrías montoneras o de asalto y pillaje.
Al final los mapuches aparecían en ciertos casos, como resguardando a estos “delincuentes”.

Chile, una nueva nación, sin las riquezas de la nación española, se le fue abriendo el apetito de tomarse simplemente las tierras mapuches.
La historia de la humanidad es esto, no ? Nosotros somos un pueblo invasor que venía de Europa y fue conquistando a los que aquí estaban, muchas veces con verdaderas masacres.
Es muy extraña esta relación con los araucanos, de mutuo respeto, cuando éramos colonia española.

Cuando a un lado las armas son rifles, ametralladoras, cañones, pistolas y al otro, lanzas, boleadoras, arcos y flechas, machetes. Es muy difícil que no brote, se podría decir, el instinto conquistador.
Y eso fue lo que pasó.
Todo parte con un frontera en el Bio Bio que se empieza a atravesar, por una parte con personas, que hacían sus arreglines con los locales, instalándose en su tierras, cultivándolas y por otro lado, los grupos de pillaje, entre realistas rezagadas confabulados con mapuches, que penetraban en son de pillaje y asesinato.

En Santiago las lecturas de los medios de prensa y de los políticos, eran variopintas. Desde los que promovían la conquista agresiva, los que promovían la penetración civilizatoria pacífica e incluso los que promovían arrasar exterminando a estos salvajes primitivos.
Los mapuches son aguerridos, no se van a entregar con facilidad y son hartos, especialmente cuando se alían.
Los recursos del Estado además no eran abundantes. Había cautela financiera, especialmente pues en períodos teníamos conflictos en el norte, con la confederación perú-boliviana por ejemplo, donde obligadamente debían migrar buena parte de la tropa.

Manuel Ravest Mora
La cosa fue lenta y desgastadora, entre los años 1861 y 1883, que trata el libro. Saavedra, Pinto, Urrutia, son nombres de militares que liderarán las acciones de penetración.
Mucho manejo solapado, mentiroso, e incluso fraudulento, en las acciones chilenas de penetración y apropiación del territorio.
Yo me imagino que así son siempre las conquistas. 

Lo que sí me ha llamado la atención, especialmente porque leía en paralelo el libro de Guillermo Parvez, Frontera Sur, como se creaban discursos degradatorios de las características y calidad de la cultura del pueblo mapuche. Tenemos que verlos lo peor posible para que la acción depredadora sea con la menor culpa posible.

La nación independiente mapuche, que existía entre el Bio Bio y el Toltén, cerrando en el pueblo de Villarrica a orillas del bellísimo lago del mismo nombre, fue completamente subyugada, conquistada, apropiada, por los chilenos.
Y la tensión que ese acto de guerra generó, se arrastra hasta el día de hoy.
Pienso que no queda otra que reconocerlos como pueblo con su propia cultura, integrada completamente a la nación chilena, con todos los derechos, trato igualitario e inclusivo y algunos privilegios, como puestos exclusivos en el Congreso.

domingo, marzo 07, 2021

Libro Una breve historia de casi todo de Bill Bryson

Este libro me llegó de regalo de un gran lector y amigo.
Su autor Bill Bryson es un viajero empedernido, periodista y más que nada escritor.
Con este background de curiosidad, escribe este libro, que es un paseo muy entretenido de la historia de cómo llegamos al día de hoy, en temas como la astronomía, la geología, la física, la química y la biología.

Trata de cómo hombres con nombre y apellido se fueron abriendo paso en las distintas materias, creándolas en muchos casos, como áreas de estudio y conocimiento. Y como iban saliendo los nuevos aprendizajes, los nuevos conocimientos y cómo estos se iban difundiendo.
Sazonando todo esto, con historias, dificultades y anécdotas, de las vidas personales de estos aventureros de la ciencia.

Me dio mucha risa la anécdota del arzobispo James Ussher de la iglesia del Irlanda que en 1650, después de un concienzudo estudio de la Biblia, escribió en un libro, que la Tierra había sido creada el 23 de octubre del año 4004 antes de Cristo, al mediodía.

Me quedé mirando esa lectura que hace Bryson de la ecuación de Einstein E=mc2, diciendo que ella indica que masa y energía son dos formas de la misma cosa. Que la energía es materia liberada y la materia es energía esperando suceder. Potente, me pareció.

Aprendo, o recuerdo, que la Teoría General de la Relatividad de Einstein, establece que el tiempo es parte del espacio; que no son entidades separadas.
Y que la gravedad no existe, lo que pasa es que lo que mueve a los planetas y a las estrellas, es la deformación del espacio-tiempo.
Me lo quedo mirando, esto, sabiendo que no alcanzo a entenderlo.

Aprendo, en el capítulo del átomo, que si un átomo fuera del tamaño de una catedral, su núcleo sería del tamaño de una mosca. Osea, el átomo es puro espacio vacío.
Otra cosa, casi mágica: un electrón que pasa de un átomo a otro, la verdad desaparece de uno y aparece en el otro. No pasa por el espacio entremedio. Desaparece y aparece. Qué onda ? Lo llaman salto cuántico.
A Heisenberg le preguntaron cómo se imagina un átomo; contestó: No lo intento.

Otro descubrimiento impresionante, fue descubrir que ciertos pares de partículas subatómicas pueden “saber” instantáneamente cada una de ellas qué está haciendo la otra, incluso en el caso de que estén separadas por distancias muy considerables.

Me entero que en Manson, Iowa, EEUU, cayó tiempo atrás una roca del cielo de 2,4 kilómetros de ancho, dejando un agujero de 4,8 kilómetros de profundidad y más de 32 kilómetros de anchura.
Estas cosas pasan, han pasado y podrían volver a pasar.
Cuando pasan, de un plumazo desaparecen los dinosaurios y en una de esas todos nosotros. Puede pasar. Y yo qué estaba asustado con el coronavirus.

En el capítulo del interior de la Tierra, me entero de una explosión volcánica en el estado de Nebraska, que dejó una capa de cenizas de 3 metros de profundidad hasta 1.600 kilómetros de distancia.
Estamos parados sobre un polvorín, cabe alguna duda ?
Ah, y otra cosa; el parque nacional Yellowstone en EEUU, es un supervolcán. Explota una vez cada 600.000 años; y la última vez fue hace 630.000 años. Plop.

Clave para nuestra existencia son unas bacterias llamadas cianobacterias, o algas verdeazuladas, que hace unos 1.000 millones de años, aprendieron a mascar moléculas de agua, extraer el hidrógeno y excretar el oxígeno, inventando la fotosíntesis. Ello permitió llenar el aire de oxígeno, elemento fundamental para nuestra existencia. Gracias cianobacterias.
Ojo, que nuestros glóbulos blancos usan el oxígeno para matar bacterias invasoras.

Andaban estas bacterias por ahí, cuando una bacteria se tragó a otra y la combinación que hicieron, les pareció bien a las dos. La que quedó dentro constituyó las mitocondrias, que transforman los alimentos en energía útil, y la otra bacteria, en esta nueva forma, se convirtió en la primera célula.
Cuando estas células se fueron complejizando y después acoplando y colaborando, terminaron creando seres como nosotros los humanos. Si, somos trillones de células.
Ah, y algo más; no podríamos existir sin las bacterias. Llevamos más peso en bacterias que el peso de nuestro propio cuerpo. Será cierto ?

Me entero que un espermatozoide fecunda a un óvulo 85.000 veces más grande que él. Uh, afectará esto al machismo que arrastramos ?.

Un libro fascinante, que te deja bastante culto en materias diversas relacionadas con el desarrollo del conocimiento humano.
Muy recomendable.
Y no dejes de saltar del libro a Internet a buscar más información, al menos de la enorme cantidad de personas que el autor trae a colación.
Gracias a este libro termine viendo la película A Life on our planet de David Attenborough, entre tantas otras cosas.

miércoles, febrero 17, 2021

Libro Ampliando la mirada cultural del coaching de Ana María Torres

Libro recientemente salido del horno, de manos de mi amiga Anita Torres, coach de coaches ella, por muchos años, desde la organización Newfield Network, de Julio Olalla. Misma organización donde yo me certifiqué de coach el año 2007.

Un libro dirigido a los coaches, este libro de Anita. Dirigido a sacar de la transparencia, fenómenos tan compenetrados en nuestras vidas como la cultura, en las dimensiones de género o sexualidad, generaciones y ciclos de vida.
La idea es abrirnos los ojos sobre estos temas, sacarlos de la transparencia, para un mejor servicio profesional del coaching.

Imagino el trabajo que fue llevar a cabo este libro, desde que decidió hacerlo, hasta que lo dio por terminado. Valoro su generosidad al compartir tanto caso particular en el ejercicio del coaching, cuidando la identidad del coachee en cada caso, pues concluyo que esos ejemplos o casos, es donde más contenido de valor aportó.

Me queda claro al terminar de leer el libro, lo invisible que es para nosotros, como la cultura ejerce su influencia y muchas veces determina, nuestro actuar.
Cómo el poner a la vista, su presencia e influencia, nos da y da al coachee, la posibilidad de intervenir aspectos que pueden ser relevantes en la vida.
Estamos inmersos en la cultura, como el pez lo está en el agua. Sacarlo del agua, le produce fuertes sensaciones de asfixia, como si la vida estuviera en peligro; qué en su caso de hecho lo está. En nuestro caso, intuyo la experiencia podría ser de quedar inadaptado, fuera de, raro.

Cuando yo me casé, lo que consistía en estar casado, se daba por hecho y estaba por siglos establecido, ya sea en la iglesia, sacra institución, o en el código civil del Estado, también incuestionable institución.
Hoy, ninguna de las dos instituciones se ve como sacra, incluso al Estado, estamos embarcados en su completo rediseño, por una pequeña multitud de personas, que hasta yo mismo podría ser uno de ellos.
Recuerdo una vez, no hace tanto tiempo, en que ejercí de maestro de ceremonias de un matrimonio, en que los novios habían escrito y diseñado todo aquello a lo que se comprometieron, en esa ceremonia diseñada completamente por ellos mismos.
Eso es un cambio cultural. Recuerdo cuando leía en público en voz alta esas frases a las que ellos se comprometerían a viva voz, lo asombrado que estaba. Eso era posible de hacerse. Fue un mind opening.

Quizás el tema mas potente a mi gusto del libro, es cuando trata el resquebrajamiento del patriacado, producto de la revolución feminista en medio de la cual nos encontramos. Esto en cuanto a la asignación de poderes en relación al género. Este si que ha sido y está siendo, quizás, el cambio cultural más potente que estamos viviendo.
Las mujeres jóvenes en estos días son otra cosa que las mujeres cuando yo me casé. Hoy la llevan. Son tan exigentes en la satisfacción sexual como el hombre. Estudian carreras de todo tipo, obvio. Ocupan cada vez más altos cargos. Si hasta muchas son y han sido presidentas de la república.
De hecho, pienso que los hombres estamos en serios aprietos, pues hemos perdido el norte, en relación a cuál es nuestro nuevo y verdadero rol.
Lo que yo tengo claro, es que atender al desarrollo de la persona que somos pasó a ser tema central, cosa que las mujeres, que vienen llenando hace mucho tiempo las salas de todo tipo de actividad de desarrollo personal, entendieron hace tiempo.

Me llegó a incomodar en el libro el excesivo uso de, los/las, ellos/ellas, nosotros/nosotras. Leer de corrido, ya no se puede. El día que inventen un “artículo” para los trans, las lesbianas, los homosexuales, etc., tendremos un problema mayor al escribir “correctamente”.

En cuanto a sacar de la transparencia a las distintas generaciones y sus particularidades, recuerdo que estar leyendo este libro me permitió decirle a un coachee de la generación X (entre 35 y 50 años), que se quejaba que su vida era puro trabajo, que no paraba, que estaba agotado; le pregunté si se daba cuenta que la generación siguiente, no aceptaría esas condiciones laborales y me dijo muy espontáneamente, que lo tenía clarísimo. Lo que no tenía claro, es como, aliado quizás con otros pares, empezar a confabularse para romper esta tradición cultural generacional.

Anita Torres
Y en cuanto a los ciclos de vida, yo soy al igual que la Anita, un baby boomer (entre 50 y 75 años). Estoy en la vecindad de los 70. Participo en grupos, de frecuentes encuentros, donde uno de los temas, es qué hacemos, el mundo nos ha echado fuera, por viejos e inútiles, siendo que nos sentimos igual que siempre, plenamente vigentes. Claro, se nos olvidan más las cosas, y queremos vivir más relajadamente, pero queremos seguir haciendo aportes, que no se ven muchas veces tan fáciles. Claramente queremos impulsar un cambio cultural, o somos parte de este.

Me quedé pegado en el capítulo Aprendizajes, en la sección “expandir la conciencia”, pues ella considera que ampliar la mirada sacando de la transparencia, estos temas de la cultura, nos amplía la conciencia. Estoy de acuerdo.
Pero pienso que el lenguaje en uso se nos queda corto, pues pienso que la conciencia es mucho más que eso.
David Chalmers considera a la conciencia como un “fundamental”. En el principio, era la conciencia, dice él y otros, como Rudolf Steiner, dicen lo mismo.
La conciencia nos constituye, al punto que sin ella, no existiríamos. Es la parte de nuestra naturaleza que revierte la dirección hacia donde la entropía nos llevaría.
La presencia de un agente consciente, en el experimento de Thomas Young, de la luz y la placa con dos ranuras, es capaz de materializar rocas, fotones, de la nada, de las ondas que es la luz antes de que esta conciencia aparezca.

Si, el coaching amplía la conciencia, nos permite ver el océano cultural en que flotamos; pero la conciencia es mucho más que eso y mucho más potente. De hecho pienso que es una dirección relevante de investigación en los tiempos que corren.

Anita Torres, celebro y agradezco tu libro, que de verdad considero un libro de consulta, para nunca olvidar que aspectos como el género, la generación de nuestro coachee, y el ciclo de vida en que se encuentra, son factores relevantes a tener en consideración.