miércoles, septiembre 28, 2022

Libro La dicha de ser de Enrique Martínez Lozano

Este libro de Enrique Martínez es una verdadera joya para comprender las cosas más profundas de la vida.
El tema central es responder la pregunta “quién soy yo?”.
Se alinea con el oráculo de Delfos de la antigüedad griega, en que se decía “conócete a ti mismo” y todo lo demás vendrá por añadidura.

“Pienso luego existo” dijo Descartes por allá por los 1600s.
Con ello instaló a la razón en el centro de nuestra idolatría o en el pináculo de lo más preciado o valorado.
Eso abrió el campo para la ciencia, y la iglesia con sus dogmas tuvo que retroceder más y más.
Si lo dice la ciencia es verdad, es la escuela en la que yo me formé.

La mente pensante lo es todo. La ciencia, su brazo armado.
Si no se puede medir, no existe. Si no se puede medir, si no hay datos, no vale.
Y desapareció, perdió su importancia, la espiritualidad, la conciencia y en buena medida las emociones, sensaciones e intuiciones.
Quedamos en descampado, en un mundo de cosas y materialidades, donde la productividad, el éxito económico, los logros y la eficiencia lo son todo.
La conciencia; qué es eso ? y la espiritualidad, son .. dime tú, objetos de dudosa existencia.

Cuando la mente se giró sobre sí misma y escrutó lo que somos, inventó a la persona, inventó el yo, inventó el Ego.
Resultamos ser, por elaboración de la mente, un objeto más de creación de la mente. Y ahí erramos el tiro seriamente.
Y no solo eso, creamos a un Dios, persona, a imagen y semejanza nuestra.
No podía ser de otra forma.
Y todo lo que hemos hecho y creado, parte de este punto, parte de este error.

El yo no existe .. cof, cof, cof. Es un invento de la mente .. cof, cof, cof.
Dios como persona, como un yo parecido a lo que creemos que somos, no es tal.
Y llegamos a la pregunta medular del libro de Enrique Martínez: “¿quién soy yo?” entonces.

Para acceder a responder a esta pregunta, debemos silenciar la mente. Debemos pasar del pensar al atender. Y el atender ocurre en el presente.
La mejor herramienta para avanzar en este terreno es la meditación. Al hacerlo accederás al silencio de la nada, donde lo único qué hay, es conciencia.
Y Eso soy.

Y no soy distinto a ti. Somos todos iguales. Somos todos Uno. Dios es la mega conciencia; no es una persona.
Cuando conectamos con Eso, estamos bien, estamos conectados con todo y con todos. Estamos en la dicha, la dicha de ser.
Guau. 

El proceso de salir del yo, de la persona que hemos construido, del ego, es arduo. Aunque se puede acceder por generación espontánea; es lo que dicen algunos iluminados.
Cuando me apropio de algo, digo mío, estoy seco en el Ego; nutriendo al Ego.
Soltar, dejar de aspirar a ser alguien especial, que también es una adicción del Ego, es algo de lo que ir pensando en liberarse.
Y si hacemos todas estas indicaciones, llegamos a la verdadera libertad. Sin apegos, sin deseos. Me supera, pero me da una pista que me resulta .. como lo digo, que me resuena bien.

Un libro del que me gustaría conversar contigo.

jueves, septiembre 22, 2022

Libro Esto lo cambia todo de Naomi Klein

Este tercer libro de Naomi Klein, de 572 páginas, de letra chica, no es fácil de leer.
Te echa abajo toda la ilusión de que este mundo Capitalista, basado en la supra inteligencia del mercado, donde la fuerza impulsora es el anhelo de lucro del individuo, no solo es falso, sino que nos tiene al borde de un colapso planetario de proporciones.

Todo comienza por el 1600 con Francis Bacon en Inglaterra, que nos cambia el mind set (la mentalidad) a que nosotros somos lo máximo de la creación y nuestra tarea es dominar el mundo, verlo como recurso explotable, ad infinitum, sin parar.
La ciencia con su materialismo intrínseco, capaz de alcanzar verdades irrefutables hasta que no se demuestre lo contrario, por el mismo método científico, se transformó en nuestra religión.

Fue tan exitosa esta cosmovisión que fue capaz de crear monstruos de alta eficiencia para crear riqueza, movilizada por el afán de lucro, extrayendo de la naturaleza todo lo que se pudiera vender a cambio de una ganancia. Hoy los gigantes más tenebrosos son los extractivistas de petróleo en todas sus formas, de gas y de carbón. Son capaces de comprarse a sus operarios, a los políticos, e incluso a los jueces.

Con la máxima siempre de maximizar utilidades, reducen costos al mínimo, descuidando filtraciones y emanaciones, costos de mantención, de forma que las filtraciones líquidas y gaseosas, han intoxicado aire mar y tierra hasta lo intolerable.
Esto ha sacrificado vida, vida natural y vidas humanas, hasta límites que cuesta mucho bancarse en documentales y videos que terminé viendo, por mi ansia de ver en imágenes cuán cierto era todo lo que decía Naomi Klein.

Este poder económico, esencial al parecer para la sobrevivencia de los políticos, terminó por corromperlos absorviéndoles para sus propios intereses, dejando de cumplir y servir las promesas que les hacían a sus votantes.
Los políticos ya no representan a sus electores y estos se dieron cuenta hace rato. No les creen nada. Y eso está poniendo en grave crisis una de nuestras más preciadas instituciones, la democracia.

Esta cosmovisión que está a la base de toda esta crisis, cimentada en el materialismo de la ciencia reductivista, ha obviado todo lo no medible (si no se puede medir no existe), barriendo de la escena todo lo sagrado, la dimensión espiritual, a veces incluso hasta las emociones. Las personas han terminado viéndose como recursos, igual que la naturaleza, dejando que sea el mercado el que le pone precio a sus productos y servicios. 

El nombre del nuevo demonio es la crisis climática, que podría incluir a la crisis sanitaria de la pandemia, que amenaza por dejar la tendalada en grande o simplemente hacernos desaparecer como especie (otra más).
Sabes quienes están en la primera línea de esta batalla sin cuartel ? Los pueblos originarios, que viven habitualmente, allá lejos, donde han llegado las petroleras y mineras, a extraer y expoliar todo el ambiente alrededor. Por suerte se les han venido sumando los civiles blancos y de todos los colores, organizados en movimientos ecologistas, que han terminado haciendo juntos marchas, pero lo más eficaz ha sido, financiando abogados buenos, para atacarlos en los tribunales.
Adivinen como les ha ido ? Más o menos no más.

Este libro de la Naomi Klein, te terremotea por dentro. No sabes qué hacer, salvo comer más sano y gastar menos agua en la ducha o al lavar los platos. Pero está claro que no es suficiente. Debemos pasar de lo individual a lo colectivo; debemos pasar de Ego a Eco, como dice Otto Scharmer.
Pero lo más jodido, es que debemos cambiar nuestra mentalidad, necesitamos cambiar nuestra cosmovisión. Necesitamos cambiar nuestro nivel de conciencia.

La Tierra no es un recurso para nuestra explotación. La Tierra es un útero donde se da la vida. Somos vida, somos parte, somos hijos, somos espíritu y somos conciencia. Nos queda poco tiempo. Necesitamos vencer nuestras anestesias culturales, necesitamos despertar. ¡Urgente!

viernes, septiembre 09, 2022

Libro Mrs Dalloway de Virginia Woolf

Leer un libro como este es sumirse en la mente y las sensibilidades de sus personajes. Personajes que habitan en Londres, después de la primera guerra mundial. Personajes de la elite social y política.

El estilo de Virginia Woolf me recuerda a James Joyce y su libro Ulises, que en su momento fui incapaz de terminar. Es como meterse dentro de una persona y seguir sus divagaciones y sensaciones minuto a minuto. Van de un lado para otro y percibes todos los reflejos de sus sentidos y todos los movimientos de sus mentes, normalmente bastante dispersos. Te puede venir una sensación de mareo, pues no sabes si eso de lo que habla, está pasando ahora o son recuerdos que le brotan.

En una escena, Peter Walsh irrumpe en casa de la protagonista Clarissa Dalloway, casada con Mr Richard Dalloway, que tienen a la hija Elizabeth, una joven de unos 16 a 17 años. Irrumpe a media mañana, sorpresivamente y tienen un encuentro entre dos amigos, que alguna vez desearon casarse pero no anduvo. Con sus complicidades, sus gestos, hábitos, como el de Peter, que saca una cortapluma del bolsillo y juega con ella, algo que hará muchas veces, en muchas circunstancias a lo largo del libro.

Mrs Dalloway prepara una fiesta en su casa y con sus muchos sirvientes, hacen los preparativos, deciden comidas, mueven y lustran objetos de alto valor, que ponen en sus lugares estratégicos. Deciden a quién invitar y a quién no. Y emiten juicios de las personas en abundancia. Juicios que denotan las formas de una época, cosas que ya no corren y algunas que aún, atenuadas quizás, persisten

Mr Dalloway es un político de alto vuelo, que aspira a más y estas reuniones, a las que asiste hasta el primer ministro de Inglaterra, tienen su razón de ser estratégica, para promover al marido.
En una Inglaterra de las colonias, siendo una de ellas la India, que es de donde viene de paso el visitante intempestivo y amigo, Peter Walsh.
Peter, casado, le confiesa a su amiga, en esta visita, que está enamorado en la India, de una mujer casada y viene a Londres a divorciarse de su mujer. 

Leer este libro requiere una concentración fuerte, para disfrutar de esa inmersión profunda, en los cuerpos y almas de sus personajes, pues no siempre estás solo en la protagonista. Inmersión que uno no es consciente ni siquiera de su forma de andar por la vida. Es quizás una forma que me hace pensar en Tolle y el Mindfulness, que alientan el estar conectados y conscientes de la propia presencia presente.

Si, salgo de este libro, con un poco de más presencia consciente de mi mismo, qué nunca es mala cosa, al contrario.

miércoles, septiembre 07, 2022

Mujer Potencia de Ana Zivkovic de Argentina

Ana Zivkovic, un día soñó que creaba una Academia para mujeres, para que estas cavaran profundo en sí mismas y descubrieran el oro que yace en sus entrañas.
Ese oro tiene que ver con su ser femenino, con su personal propósito y movilizar toda su energía de intención y pasión por la vida.

Hoy tiene un programa que dura tres meses y consiste en siete sesiones de trabajo grupal online, que lleva 80 personas formadas, en un periodo de dos años.
Es cosa de preguntarle a Daniela, la mujer del aseo de una empresa, cuyo dueño quiso regalarle este curso a todas las mujeres de la empresa, incluida su gerente general. Fue tal el entusiasmo que fue adquiriendo Daniela, que llegaba a su casa el día de cada sesión y no podía parar de contarle a sus amigas del barrio, que se fueron congregando cada vez que ella tenía clases, para contarles lo que iba aprendiendo. Cuando me contó esto Ana, se quebró, superada por la emoción de lo que estaba desencadenando.

Vivimos en una sociedad machista, que arroja a la mujer a un rincón de deberes y obligaciones, la silencia, aplasta y reduce a un sujeto servil. Esto no solo perjudica a la mujer, sino que también al hombre.
El movimiento feminista, que es quizás la mayor revuelta que tenemos por estos días, ha desatado la ira, furia, enojo, de los últimos 200 años y está movilizando a mujeres a los cargos y funciones históricamente reservados para los hombres, creando asambleas constituyentes paritarias, gerentas generales de empresas, diputadas y senadores, y hasta presidentas de la república. Ayer nomás me enteré que el nuevo primer ministro de Inglaterra, es primera ministra.

El problema, según la interpretación de Ana Zivkovic, es que este movimiento cargado de enojo y espíritu de revancha, las ha emprendido contra los hombres, transformándose en un movimiento tan dominador como el machismo, causando estragos en todas partes. Es cosa de ver lo mal que lo están pasando los hombres en los colegios mixtos.

Ana quiere desarrollar una variante que trabaje la interioridad de las mujeres, destape la ira en recintos protegidos y vaya más allá, a hacer emerger la potencia del ser femenino, la potencia de todo ser humano, a que descubra lo suyo, lo que la apasiona y despliegue una vida llena de intención, pasión, autonomía y libertad, empatía y amor por sí misma y por los hombres.

Ana Zivkovic, una mujer intensa, de ambición grande, no para ella, sino para ti y para ti, enamorada del potencial del ser humano, se ha abocado a esta empresa de hacer florecer el desierto florida desde la belleza del ser femenino, un ser maravilloso y espiritual.
Me impresionó y quería presentártela.

jueves, agosto 25, 2022

Libro Liderazgo Instintivo de Mario Sikora y María José Munita

En este libro, a los Eneatipos, que son nueve, se le agregan los Instintos, que son tres por eneatipo. De ahí los 27 subtipos.
A los instintos los llaman adaptaciones evolutivas que son impulsos que brotan de lo profundo, que necesitamos reconocer, identificar y lo más difícil, gestionar.

Los eneatipos, identificados con números, representan estrategias adaptativas no conscientes preferidas.
Los eneatipos son nueve y representan nueve estilos de personalidad o patrones de comportamientos más frecuentes de las personas. Patrones de sentimientos, pensamientos y conductas. tendencias más bien regulares de comportamiento.

Los sesgos instintivos tienen que ver con aspectos de la vida que valoramos o le damos más importancia que a otros, también llamadas adaptaciones evolutivas. Están en el corazón de nuestro sistema de valores y se pueden ver como sesgos dominantes. Son tres:
Preservar (preservadores), que tiene que ver con anidar y nutrir, con el bienestar de los propios; antes se le llamaba instinto de autoconservación.
Navegar, que tiene que ver con la orientación al grupo, atentos a las reglas, costumbres, lugar en la jerarquía, la búsqueda de información; antes se le llamaba instinto social.
Transmitir, que tiene que ver con atraer y conectar o unir con otros; antes se le llamaba instinto sexual.

Los autores Mario Sikora y María José Munita dedican un espacio a hablar de los líderes de cada instinto.

Los eneatipos están arraigados en estrategias específicas preferidas.
Son 9 y son:

  • Eneatipo Uno - Esfuerzo por Sentirse Perfecto. Se centran en conocer y cumplir las reglas y siempre hacer lo correcto. 
  • Eneatipo Dos - Esfuerzo por Sentirse Conectado. Se centran en ayudar a los demás.
  • Eneatipo Tres - Esfuerzo por Sentirse Destacado. Se centran en tener éxito y mostrarse siempre como los ganadores. La imagen lo es todo para ellos.
  • Eneatipo Cuatro - Esfuerzo por Sentirse Único. Son muy creativos, por la necesidad de mostrarse especiales.
  • Eneatipo Cinco - Esfuerzo por Sentirse Desapegado. Son recopiladores de datos y reservados.
  • Eneatipo Seis - Esfuerzo por Sentirse Seguro. Son cuidadosos y protectores de su familia.
  • Eneatipo Siete - Esfuerzo por Sentirse Estimulado. Son optimistas,  entusiastas y curiosos. Se preocupan mucho de mantener a los demás entretenidos. Pueden ser superficiales y no terminar las cosas que empiezan.
  • Eneatipo Ocho - Esfuerzo por Sentirse Poderoso. Orientados a la acción qué adoran estar al mando. Muy buenos para superar los obstáculos. No soportan depender de los demás.
  • Eneatipo Nueve - Esfuerzo por Sentirse en Paz. Son tranquilos, agradables y encantadores. Minimizan sus propias necesidades y se concentran en las de los demás..

Después viene en el libro una descripción de los subtipos por eneatipo de acuerdo al instinto. Nueve estrategias de eneatipos combinadas con los tres instintos dan 27 subtipos.
Daremos algunos ejemplos:

  • Los Uno Preservadores (1Ps) abordan los impulsos del dominio de anidar y nutrir esforzándose por sentirse Perfectos.
  • Los Dos Navegadores (2Ns) navegan por el dominio social esforzándose por sentirse Conectados.
  • Los Tres Transmisores (3Ts) expresan las conductas instintivas relacionadas con atraer y vincularse esforzándose por sentirse destacados.
  • Los Cuatro Preservadores (4Ps) expresan los comportamientos instintivos relacionados con anidar y nutrir a través de una estrategia de esfuerzo por sentirse únicos.
  • Los Nueve Transmisores (9Ts) expresan las conductas relacionadas con atraer y vincularse esforzándose por sentirse en Paz.
  • Etc.

En las empresas los que tienen el instinto preservador estarán con mayor frecuencia ocupando cargos en administración y finanzas, en operaciones, en mantenimiento y en seguridad.
Los que tienen el instinto navegador estarán con mayor frecuencia ocupando cargos en recursos humanos o personal, comunicación corporativa y marketing.
Los que tienen el instinto transmisor estarán con mayor frecuencia ocupando cargos en ventas, publicidad y desarrollo comercial.

Lo importante al final de cuentas, es tener conciencia de todos estos instintos y mecanismos de adaptación de los tipos y subtipos del eneagrama, para buscar los equilibrios adecuados, para que no haya función que quede al descubierto.

Un libro que recomiendo para Coaches e interesados en estas materias.

martes, agosto 23, 2022

Libro Invasión del Gulumapu de Guillermo Parvex

Recuerdo el libro de la historia de las cruzadas desde el punto de vista de los musulmanes. Esta es la historia de la pacificación de la Araucanía, desde el punto de vista de los mapuches.

Habían peleado por largo tiempo y llegado a un tratado de paz y amistad en el tratado de Tapihue en 1825, en que Chile reconoció la nación mapuche con territorio entre los ríos Biobío y Cautín.
Este libro comienza en el año 1859 y termina con la batalla de Temuco en noviembre de 1881, con la derrota mapuche en el gran Futa Malón de todas las tribus unidas finalmente.

Chile se había independizado de España y su solvencia económica había amainado ostensiblemente. Los ricos territorios mapuches, fructíferos en cultivos y ganadería, con una población organizada en tribus familiares, que vivían en paz y prosperidad, se transformó en un apetitoso botín, para la ambición del gobierno central.

Los mapuches eran vistos por los civilizados chilenos, como un pueblo bárbaro, sin lengua escrito, sin edificaciones que destacar, prestos para ser conquistados y civilizados, como había sido la historia de la humanidad hasta esa fecha.
No siempre fue así. Los bárbaros conquistaron al civilizado pueblo chino, no una vez, tres veces.
Los bárbaros germanos conquistaron al imperio romano.

Los mapuches contaban a sus guerreros por lanzas, su armamento principal, al principio de esta conflagración. Los chilenos tenían unos rifles, que se demoraban en cargar cada nueva bala, lo que permitía a las consecutivas hordas de mapuches, tener cierta ventaja.
A medida que avanzaba la guerra, llegaron los rifles a repetición, luego los cañones y finalmente las ametralladoras.
Ninguna posibilidad.

Pedro Bórquez, el protagonista, que es un chileno mapuchizado, casado con mapuche, en una relación hermosa, con hijos muy queridos, una familia como las mejores, tenía un pedazo de meteorito, que manipulado adecuadamente, lo ponía en contacto con los espíritus del más allá, que sin errar, siempre le anticiparon lo que iba a pasar.
En esa última gran batalla, él sabía que moriría y que serían derrotados, pero por honor, debían pelear. Un pueblo noble, guerrero, poseedores de una de las tierras más hermosas del planeta, no podían entregarlas al invasor sin más.

Una historia que uno sabe cómo terminará, lo que le hace dura de leerse, pero muestra cómo en realidad debe haber sido su gente, cómo vivían y sus valores y principios.
Los excesos abundan en la tropa chilena. Pero donde los excesos no tienen límite, es con los lleulles, que son este gentío que sigue de cerca a la tropa, prestos para abalanzarse sobre los despojos, saqueando, rematando, violando, arrasando.
A veces andan bandas de lleulles solos, que atacan poblados, como el de Pedro Bórquez, matando a su amada mujer, mientras corría a esconderse en el bosque, mientras padre e hijo enfrentaban a más de una docena de maleantes.
No matamos mujeres, se defiende uno de los asaltantes, matamos indias. 

Significativa es la presencia de amigos de los mapuches en territorio chileno, que informan, comercian y al final reciben a hijas y nietos, para que se críen a salvo, en territorio chileno, bajo el cuidado y sostén, en parte, de ellos.
Los qué logran conocer a los mapuches, mantienen relaciones sólidas con ellos, pues los valoran y aprecian.
El resto del mundo chileno está contaminado por los medios de prensa, que no hacen más que hablar de un pueblo bárbaro de muy malas costumbres. Guillermo Parvex, basa todo este libro en un acucioso estudio historiográfico, en que aseguró que lugares, personajes y fechas son fieles a lo que de verdad aconteció.

Un libro duro, necesario, para tener una posición más informada de las decisiones que hoy se toman.

jueves, agosto 18, 2022

La idea del valor en el pensamiento de Mariana Mazzucato

Los que instalan los relatos gobiernan el mundo, dijo Platón hace unos 2.500 años.
El relato que existe del valor, ha venido cambiando desde hace mucho tiempo.
En los 1600 el valor venía del intercambio, del comercio, la mayor parte de las veces intervenido por los Estados, fijando monopolios, para extraer valor para sus propios objetivos militares o del tipo que sean.
Antes el valor lo conseguían los vikingos y la mayoría de los pueblos, a través de la rapiña y el robo, o la conquista.

En los 1700, dice Mariana Mazzucato, la cosa cambió y se vio el valor en la producción agrícola. El campesino trabaja la tierra, el dueño vende la producción y obtiene una renta sin hacer mucho, por el puro poseer la tierra.
En los 1800, viene la era industrial y el valor es el resultado del trabajo de fábrica con su división del trabajo y la aparición de las máquinas, que aumentan la productividad. Se habla de la riqueza de las naciones.
En los 1900, el valor se desplaza al precio. El precio es el resultado de decisiones que mueven las aguas de la oferta y la demanda, resultado de lo cual se mueven los precios, que reflejan el valor. La lucha de clases del periodo anterior desaparece.
De ahí el valor exuberante de los remedios; es lo que las personas están dispuestas a pagar para salvarle la vida a un hijo, por ejemplo.

Hoy en día nos preocupa el crecimiento, dice Mariana Mazzucato. Debemos agregar la dirección de ese crecimiento, dirección que debe estar asociada a un propósito, o propósitos. Hoy en día los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de las Naciones Unidas, son propósitos viables que pueden abrazar las naciones.
Solo si tienes un propósito puedes desarrollar tu máximo potencial.
Y por favor, propósitos de largo plazo.

Necesitamos cambiar el Capitalismo, señala Mariana Mazzucato, incorporando orientaciones como las anteriores. Necesitamos salir del cortoplacismo, tan propio de gobiernos y empresas. Un Capitalismo responsable, que abrace propósitos, que persiga en la acción y no solo en los discursos. Un Capitalismo inclusivo, sostenible, que tome conciencia que la casa (el planeta) se está incendiando y solo quedan 12 años para detener el calentamiento global o si no el camino que llevamos es sin retorno.

Tenemos un Estado debilitado, que ha perdido su sentido de ser. Se ha dedicado a arreglar problemas. Y ha externalizado todas esas capacidades que lo podrían hacer poderoso. Necesitamos un Estado que corra riesgos, un Estado emprendedor.
Un Estado que dirija la conversación de cuáles serán los propósitos a largo plazo que como país abrazaremos.

Elocuente es la manera como medimos el PIB de los países. Si un producto o servicio tiene un precio, se le suma al PIB.
Por eso bromea Mariana Mazzucato diciendo que si te casas con tu Nana, baja el PIB; porque le dejarás de pagar por sus servicios.
Y si contaminas, aumentas el PIB, porque alguien tendrá que limpiar tus desechos.
Esto necesita ser corregido, en una manera que en vez de mirar precios, mire valor.

Los grandes negocios aparecieron con el nacimiento del sistema financiero, con la aparición de los bancos. Aportan las grandes cantidades de dinero necesarias para montar las grandes empresas, a cambio de intereses en el tiempo.
Hoy el mundo financiero ha estado financiando a las finanzas, dice Mariana Mazzutato. Y no solo eso, las industrias, se han estado financiarizando. Es decir, generan utilidad, que destinan a recomprar sus propias acciones, subiéndoles el precio y justificando significativos aumentos en los bonos para Directores y Ejecutivos.
La cantidad de plata que se re invierte en la economía real se ha ido reduciendo año a año y de ahí, lo que explica la profundización de la desigualdad.


Necesitamos cambiar el relato que tenemos de la economía.
Qué es el valor y quienes son los que contribuyen a la generación de valor, son preguntas que debemos hacernos.
Crear valor a través de la innovación, requiere estar dispuesto a fracasar varias veces. ¿Sabes quién está detrás de las principales innovaciones de todo tipo en EEUU? El Estado. Y cuando Elon Musk cuenta los méritos de sus logros, nunca cuenta las inmensas cantidades de plata que ha recibido del Estado.
En el caso del mundo digital de plataformas, el valor de la información que cada usuario entrega con cada clic que hace; no se habla de eso, ni menos se le remunera por ello.
Esto tiene que cambiar, señala Mariana Mazzucato.

Otro punto muy central del relato de Maria Mazzucato, es el tema de distinguir entre los creadores de valor y los extractores de valor.
Alguien decía que ni los descubridores del oro en EEUU, ni los que lo extrajeron, ni los que lo procesaron, son los dueños del oro. Se refiere a estos últimos como los extractores de valor.
Cuando empresas chilenas se coluden y suben los precios, son extractores de valor.
Cuando industrias van comprando a toda la competencia, para terminar operando como cuasi o totales monopolios, son acciones extractoras de valor.
Todas estas acciones no solo dañan la competencia del mercado, sino que dañan la democracia. En eso venimos estando, no ?

Necesitamos reformar las finanzas, para que vuelvan a ser apalancadoras de la economía real, sus desarrollos e innovaciones.
Necesitamos dejar de confundir precio con valor.
Necesitamos un Estado empoderado, que tome riesgos y tenga una función emprendedora también.
Y hagámonos cargo de ver con información de calidad y transparencia quienes son todos los que aportan el valor que finalmente obtenemos. Y que ellos reciban también su parte de los retornos.

Por ahí andan las ideas de esta brillante economista de origen italiano, formada en EEUU, que hoy vive en Inglaterra. He escuchado un audio de su libro El valor de las cosas y muchos videos de conferencias y entrevistas.
Su lectura dará para muchas conversaciones.

domingo, agosto 14, 2022

Libro Estupidocracia de Marcos Eguiguren

Ver el mundo lleno de estúpidos, es una posibilidad sin lugar a dudas, especialmente después de terminar este libro de Marcos Eguiguren.
El fascismo y el comunismo, vistos desde esta perspectiva, son dos situaciones multitudinarias, en que gran número de población se estupidizó de manera amplia y profunda, y dejó estropicios no menores.

Se propaga el virus de la estupidez, cuando se propaga esta forma de pensamiento único, escasísimo nivel de pensamiento crítico, cerrazón profunda a todo lo que sea distinto a como mi grupo piensa, comportamiento de borrego que se propaga imparable, superficialidad buenista, etc.
Este virus se puede transformar en sistémico, caso en el cual, sí, que te encuentren confesados, es una buena forma de anticipar todo lo que puede pasar: gobernantes estúpidos, dictatoriales, populismos.

Marcos Eguiguren le atribuye al sistema educativo, un carácter de sistema de estupidización, pues los que diseñan el modelo desde el Estado, por supuesto son estúpidos, los profesores pésimamente mal pagadas, lo más probable, no puede producir otro efecto que el de una maquinaria de multiplicación de la estupidez.
Del terror.

Los políticos, estúpidos. Para querer ser parte de mundo de los políticos, hay que ser estúpido.
Los políticos son una estirpe endogámica, dice Eguiguren. Tuve que ir al diccionario. Grupos que se casan entre ellos para seguir siendo iguales a ellos mismos y no dejar entrar a nadie distinto a ellos.
Claro, gente que intentará por todos los medios seguir en sus cargos, armar patotas autosustentables, especialistas en propagar señales que los vuelvan a elegir, tratando a los electores, sólo como aportadores de votos y nada más, estúpidos for ever.

Los empleados públicos, el Estado, ese si que es un sistema de estúpidos. Expertos en inventar formas de meterte las manos al bolsillo y sacarte plata. Experto en crear leyes para ponerte nuevas normas, que debes cumplir, porque son los representantes del pueblo y como tales infalibles.
Ese viene siendo el problema de la democracia, en que el sabelotodo, es la suma de todos los ciudadanos que votan. Lo que de ahí sale es sacrosántico, infalible. La verdad, lo mejor, lo bueno.
De un tiempo a esta parte, viene siendo un error garrafal esto, al parecer.

Fea crítica a la democracia. Es lo mejor que tenemos, todo lo demás es peor.
Es cosa de ver las Constituciones que pueden elaborar, un grupo de elegidos democráticamente. Estamos a punto de patear todo el trabajo realizado y empezar todo de nuevo. Qué mal.
Necesitamos urgentemente desarrollar el pensamiento crítico, la apertura de mente, la capacidad de diálogo, la cultura generalizada. Si no, esto nos arrastrará a formas de gobierno que no queremos, está claro ?

Las redes sociales, no ayudan. Esto de restringir lo que digas a 140 caracteres (no se en cuanto van ahora), no da espacio para elaborar nada. Terminamos emitiendo puros eslóganes.
Aparte que no hay tiempo. La gente trabaja como borregos, tras los bienes del sistema consumista y la hipertrofiada publicidad de las empresas.
Es más estupideces por minuto.
Algo tenemos que hacer.

Al parecer la pandemia con todas sus medidas de la autoridad que restringían nuestras libertades ad extremum, no mejoró nuestra estupidez, la empeoró.

Algo de razón tiene este Marcos Eguiguren, aunque en la entrevista que le vi acerca de este libro, más me pareció que estaba arrepentido de haber publicado tanta sandez verdadera.
No es un libro que recomiende, la verdad. Pero ojo, me puso en guardia contra la estupidez que sí, abunda, la verdad.

martes, agosto 09, 2022

Libro Apuntes de un constituyente de Agustín Squella

Ameno relato de la experiencia de Agustín Squella en la Asamblea Constituyente, a sus 77 años.
Profesor de provincia, se declara él, Abogado y profesor de Filosofía del Derecho en Valparaíso. Vive en Viña del Mar y trabaja en Valparaíso.
Para este trabajo como constituyente, tuvo que trasladarse, todo un año, a Santiago.

Observador agudo, mirada atenta, de documentada reflexión en los temas que en la Asamblea se trataban, mantuvo siempre dos cuadernos en su puesto de trabajo, uno para ir escribiendo notas para el que sería este libro y otro del trabajo constituyente mismo. Dice en alguna parte, que se podría pensar que se metió en este lío, solo para escribir este libro.

No le será fácil la convivencia dentro de la Convención. Un viejo entre tanto jóven. Hay que tener en cuenta que la edad promedio fue de 45 años.
Será visto como un amarillo por la abundante izquierda y como un rojo o al menos rosado, por la derecha.
Incluso, al ser un académico, que fue rector y decano de universidad, es visto como perteneciente a la élite, otro estereotipo degradado al interior de la Convención. La élite es la culpable de todos los males, incluido el estallido social.

Se siente fracasado por no haber podido influir en la asamblea como hubiera querido, o como muchos de los que votaron por él deseaban.
Inscrito como independiente, cosa que siempre ha sido, al alero del partido Liberal de Vlado Mirosevic.
Aclara la gran diversidad de liberalismos que existen y del lado que él si sitúa, más cargado a la izquierda o liberalsocialismo.

Entre sus más cercanos, están los convencionales Patricio Fernández, Jorge Abarca, Patricia Politzer, Bernardo de La Maza, que fue el único que votó por él en una las votación para cargos directivos de la Convención; aparte de Carolina Videla y Ericka Portilla

La dinámica al interior de la Convención no fue académica, sino política. Para peor, expuesta a los medios, lo que dificulta definitivamente el diálogo conciliador, los acuerdos, pues siempre están hablando para el gran público. Y no olvidar qué la política es la forma que tenemos de guerrear los humanos en tiempos de paz; lo mismo que el fútbol, dice

Como buen lector recomienda en sus páginas muchos autores y libros. Como Decrecimiento de Carlos Taibo, Norberto Bobbio, Paul Ricceur, Amantya Sen, Byung Chuk Han por Martin Hopenhayn, libro del desasosiego de Fernando Pessoa, Los rostros de la salsa de Leonardo Padura, El infinito en un junco de Irene Vallejo, Iris Murdoch, Martha Nussbaum, Un verdor terrible de Benjamín Labatut.

Con Agustin Squella avancé en entender el tema de la plurinacionalidad, que para él, su presencia en el texto es la constatación de un hecho, más bien.
La distingue de cultura, multiculturalidad e interculturalidad.
Hace nación parecida a pueblo, aunque algo más que un pueblo.
Y deja bien claro que nunca un pueblo o nación ha aspirado a constituirse en un Estado distinto al Estado chileno.
Me deja mirando a los afroamericanos del norte, que claramente no son pueblo originario, pero algo tienen de ello.
Para todo esto recomienda leer a Salvador Millaleo.

Otro tema donde Agustin Squella aporta distinciones es en el tema del feminismo, tan presente en la Convención.
En rigor el movimiento feminista busca la igualdad de hombres y mujeres. Eliminar toda forma de dominación o discriminación.
Logra entender esto de la “disidencia sexual”, que cuestionan el régimen heteronormativo y la matriz heterosexual. Los disidentes sexuales no se apartan de esta norma, sino que rompen con ella.

Acompañar a Agustin Squella en este relato fue un gusto, aparte que él es un gozador de las pequeñas cosas de la vida, como conversar, degustar ricos platos, en pubs, cafés, restaurantes y el Sporting Club de Viña, donde corren los caballos, aparte de leer y cantar donde sea.
Se sintió considerado, respetado, pero sin que lo pescaran demasiado. Le dieron más bola hacia fuera que hacia dentro de la Convención.

miércoles, agosto 03, 2022

Libro Misión Economía de Mariana Mazzucato

Claro, Mariana Mazzucato pone el bien común en el centro de la mira y no el bien individual. Eso, a mi entender, la pone en otro lado, políticamente hablando.

El Capitalismo estaría algo paralizado, para resolver problemas como las crisis climática, energética y sanitaria de la pandemia. Son todas crisis globales, donde el cerebro libremercadista e individualista, no da el ancho.

Mariana Mazzucato propone mirar el caso del desafío que le puso a su país el presidente de EEUU John Kennedy el año 1961, cuando propuso llegar a la luna en esa década, para vencer al enemigo en la guerra fría que ocurría en esos años, los rusos, en la carrera espacial, que tenía sus lados armamentistas muy peligrosos.

Y lo lograron, con un poder importante puesto en un organismo del Estado como es la NASA y la participación de empresas, universidades y centros de investigación.
Era un desafío más bien tecnológico, donde había que inventar, innovar y empoderar prácticamente a un país completo.
Hacían falta recursos enormes y hacía falta inventar cosas que no existían, y lo hicieron. Hacía falta aceptar equivocarse, aprender de ello y seguir avanzando.
Y no solo el país completo sintió que lo había logrado, sino toda la humanidad.

Y de esa experiencia, vimos al planeta Tierra desde la luna y nos vimos más como de verdad somos: un oasis verde, humeante, en un fondo oscuro.
Nos cambió la mirada de lo que somos. Así de impactante fueron los resultados de la misión Apollo.

Bueno, lo que propone Mariana Mazzucato, es apuntar a misiones del tipo de la misión Apollo, pero sociales, como las de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de la Naciones Unidas.
Quién debe liderar esas misiones, es el Estado. Y al Estado lo hemos reducido a una dimensión, que no permite esto. Por eso propone fortalecer al Estado, darle iniciativa, poder de liderazgo en la creación de mercados, pues cada una de estas iniciativas, creará su propio mercado y economía.

Instalar desafíos de esta magnitud, verdaderas misiones, no solo requiere abordar desafíos tecnológicos, sino mega desafíos sociales. Necesitamos todos, muchos, subirnos a la idea que ello significa, entusiasmarnos por ello y movilizarnos. Mega desafíos políticos y sociales.

Esta propuesta de Mariana Mazzucato, es un desafío fuerte al Capitalismo como lo venimos entendiendo.
Las empresas deben dejar de estar enfocadas en maximizar las utilidades para los inversionistas, los que ponen la plata y premiar a todos los que de una u otra forma participaron en la creación de valor de esa empresa. 

Poner en el centro de la mirada el bien común, significa empezar a privilegiar el largo plazo, y a mirar todas aquellas medidas que hemos venido estableciendo que cuidan el valor de los inversionistas y no el bien común. Si queremos vacunas baratas para todo el mundo, parece que tenemos que revisar las políticas de patentes, para los que descubren técnicas que favorecen los logros técnicos.

Este libro me lleva a pensar que la ideología Capitalista, tal como la venimos cultivando, requiere revisiones importantes, más centradas en el bien común, incluso a nivel global, sino el calentamiento global va a terminar achicharrándonos.

domingo, julio 31, 2022

Libro El apego de Inés Di Bártolo

Inés Di Bártolo, doctora en psicología, de nacionalidad argentina, es una estudiosa de las relaciones de apego de la primera infancia. La relación entre el infante y su más próximo, que puede ser la madre, el padre, la abuela, quien sea.

La calidad de esta relación, de este vínculo será determinante para el desarrollo posterior.
El niño, la niña, en el mundo, sufre experiencias dolorosas, de miedo, de terror, de dolor. Necesita ir a alguien, donde se tranquilice, se regule, se estabilice. Luego de lograrlo, vuelve al mundo con seguridad, a sus juegos y exploraciones.

Si esta figura de apego provee este bien tranquilizador, el niño crece seguro, abierto, lanzado a la exploración.
Si esta figura de apego falla de alguna forma, ya sea porque no está o en vez de tranquilizarlo, acogerlo, contenerlo, lo que hace es ser fuente de más estrés y amenaza, el niño sufre alteraciones que pueden llegar a ser trastornos significativos.

Inés Di Bártolo distingue cuatro tipos de resultado según cómo experimenta el infante esta disponibilidad de contención y cobijo.
Está el niño seguro, que es al que le va bien, tiene suerte, tiene una persona de apego que le da exactamente lo que requiere o en forma satisfactoria.
Después está el infante evitativo, que es aquel que no ha obtenido lo que necesitaba y ha aprendido a, con cierto dolor, arreglárselas solo, por su cuenta. Tira más bien a evitar a la persona de apego.
Luego viene el infante ambivalente, aquel que más bien tiende a cuidar él a la figura de apego y hacerse cargo de ella, pues viene experimentando que el que está más mal, es el adulto que él.
Y finalmente está el infante desorganizado, que es el que cuando está en una situación de estrés en el mundo, va a su figura de apego y lo que ha experimentado, es peor; lo retan, lo castigan, lo echan fuera. Son los niños más distorsionados, con conductas incluso bizarras. 

Inés Di Bártolo le hace doble clic a esta relación del infante con su figura de apego. Qué está pasando ahí, se pregunta. No es sólo corporalidad, caricias, abrazos, gestos. No, una conexión más profunda, donde aparece la representación que el adulto se hace del niño, como la que el niño se hace del adulto, la que es de mucho más difícil acceso, por un analista.
Se produce, una conexión intersubjetiva, en que se experimentan a sí mismos, el uno al otro. Conectamos desde la interioridad experimentada. El niño se siente sentido en su verdadera naturaleza y experiencia.
Es en esta conexión que no solo el infante se tranquiliza y se regula, sino que se va construyendo.

Es tan importante esta primera experiencia con la figura de apego, que será modelo o reflejo de quizás todas las relaciones donde ocurra encuentro profundo con otros en la vida.
En las relaciones más estrechas, de pareja, con amistades, o incluso encuentros circunstanciales, en el diálogo, nos vemos desde la mente del otro y esa forma de ser vistos, se me adhiere, me pasa a constituir también.
Somos con otros, nos hacemos con otros. Por eso cuando mueren, una parte nuestra, una parte de los que somos, se va.
En esos encuentros como que nos fusionamos y nos vemos desde la mente del otro, nos experimentamos a nosotros mismos de maneras nuevas, que expanden el ser qué somos.

En la relación terapéutica, también se da, que el acople de médico, coach, paciente, se produce una intersubjetividad, una experiencia de si mismo del paciente, con la mente y representación del sanador, que produce transformaciones que pueden ser significativas.
Por eso un paciente vuelve a un sanador, no para atender algún problema que tuviera, sino para experimentarse como se experimenta con él o ella.

Un libro que recomiendo mucho a madres con niños muy chicos y a cualquier persona que quiera asomarse a una nueva manera de ver e interpretar los encuentros humanos y su importancia en nuestro desarrollo.

domingo, julio 17, 2022

Libro Capitalismo de Jeannette Von Wolfersdorff

Este recomendable libro de Jeannette Von Wolfersdorff aborda el tema del Capitalismo, como el sistema económico que mejor ha funcionado en las últimas décadas, sin lugar a dudas.
Pero tiene claros síntomas de ser autodestructivo, por lo tanto se torna imperativo tomar acción para ir en su salvataje.

Si no, otras concepciones ya fracasadas, impulsadas por revisionistas e ideólogos  ilusionistas, podrían tomar el control.

El capitalismo prospera en la medida que haya competencia e innovación. Libertad de emprendimiento, recursos económicos e incentivos adecuadamente puestos. Mercados globales sanos.

l problema son las personas. El consumo alimenta el movimiento del mercado y tiene ciertos componentes que es bueno saberlos. La máxima segregación de dopamina y su excitación, es cuando deseamos algo que no tenemos y podríamos tener. Cuando logramos tenerlo, ese nivel de dopamina baja. Para mantener alta la dopamina, necesitamos seguir deseando otras cosas. Por eso el consumo con facilidad se torna adictivo, de querer más y más.
Todo esto es muy bueno para los mercados, pero no es tan bueno para las personas.

Por otra parte, tener capital en el capitalismo es lo mejor. No tenerlo es mala cosa.
Los que tienen capital lo invierten y después de un tiempo ese capital ha aumentado. Los que no lo tienen, viven de un sueldo que más o menos no cambia.
El capitalista cuando gana quiere más. Con ello va aumentando además su poder. Si tiene atributos de narcisista, va generando testosterona y dopamina, las que bloquean ciertas partes del cerebro donde opera la empatía y la colaboración.
Eso incentiva la corrupción y los abusos, en un contexto también de adicción..
Por esto alguien decía que al capitalismo hay que salvarlo de los capitalistas.

Para salvar el capitalismo, hay que regularlo. Hay que impedir que las cosas dichas anteriormente pasen, pues ellas incentivan la concentración económica, los oligopolios, el exceso de poder, y con ello el congelamiento de la competencia y la minimización de la innovación. El cuerpo político económico, tomado el primero por el poder económico, se auto sostiene y potencia, generando el fin del capitalismo y tremendas desigualdades y sus consecuentes crisis sociales.

También se ve afectada la democracia. 

Necesitamos perfeccionar la transparencia de información y la regulación, para inhibir que todas estas cosas pasen. Necesitamos potenciar la democracia y la participación, para que el poder se ejerza desde abajo, de verdad. Necesitamos cultivar a la gente, cosa que los medios y las redes sociales actuales pueden ayudar. Necesitamos democratizar los medios de comunicación. 

Necesitamos movilizarnos con rapidez. Necesitamos leer libros como este de Jeannette Von Wolfersdorff. Necesitamos conversar y participar en la democracia.

Me gustó su distinción entre capitalistas extractivos de capitalistas creativos.

jueves, julio 07, 2022

Libro Creer o no creer de Joseph Ramos

Joseph Ramos es ingeniero y economista. Y en este libro se pregunta por la existencia de Dios. Y lo hace en la forma que lo haría un científico honesto. Un libro muy adecuado para una persona formada como ingeniero también. Pensamos, hilamos los pensamientos, de manera parecida.

Diré las cosas que me hizo pensar. El universo brotó de la nada, según nuestro conocimiento científico actual, que no es más que un manoteo de nuestra limitada mente, hace 14.000 millones de años.
¿Por qué ? ¿Cómo ?

Y la cosa evolucionó, derivó, hasta nuestra existencia de los homo sapiens que somos, sobrepoblando este planeta, endiosados de nosotros mismos, haciendo trizas nuestra base de sustentación, en la máxima de las cegueras.

¿Por qué existimos ? ¿Por qué existe toda la realidad que vemos ? ¿Por qué simplemente no hay nada ?
¿Por qué no aflora, emerge de la nada, en cualquier momento, otro universo, aquí en mi terraza ?

¿Por qué existen en la naturaleza leyes que la gobiernan, con parámetros precisos de sus variables, en números precisos tales que si fueran un poco mayores o menores, todo se desbarata ? Si no fuera por estos hechos, nunca habría ocurrido que tres átomos de helio se juntaron y formaron un átomo de carbono, esencial para la vida. Y tantos otros ejemplos, que Joe Ramos, ofrece en su libro.

No hay otra, hay una inteligencia detrás de todo esto, hay un diseñador. Punto.

En la evolución hay dos hitos o saltos inexplicables, como simples aleatoriedades fortuitas. Una es el paso de la materia inorgánica a conformar un organismo vivo, una célula, que requiere 250 tipos distintos de proteínas, cada una con una función específica increíble y un ADN con unas 2500 aminoácidos en una secuencia precisa, para acumular toda la información necesaria para reproducir al organismo en que está parada.
Es demasiada complejidad para atribuírsela a la deriva espontánea, aunque tome millones de años. Es como dice, tan improbable, como que 5000 monos tecleando por una eternidad fueran capaces de escribir el Quijote. 

Y la otra, que esta realidad material evolucionante, sea capaz de generar un mono con capacidades como las de tener conciencia de un yo, conciencia de sí mismo, racionalidad, libre albedrío, puras capacidades inmateriales. 

Sabes, me queda claro, aquí hay la intervención de una mano invisible, un diseñador.

Así como la naturaleza se rige por leyes, que obedece ciegamente, nosotros, al parecer, estaríamos también sometidos a leyes objetivas, las llamadas leyes morales, que nos tiran, nos impelen a hacer el bien y no el mal. Al punto que si hacemos el bien, sentimos satisfacción y si hacemos el mal, sentimos arrepentimiento, sentimos vergüenza.
Será así, o como dice un amigo mío, que las leyes morales son creaciones culturales exclusivamente ?
Esta discusión, al menos a mi, se me queda pendiente.

En el último tiempo me he ido convenciendo de que vinimos a esta vida con un propósito, que tenemos que descubrir. Lo mismo que las leyes morales, que tenemos que descubrirlas, pues están ahí en el fondo de nuestra naturaleza.
Si encontramos nuestro propósito, la vida fluye, la energía nos brota y el universo se alinea para ayudarnos. 

Yo me voy por la vertiente creyente, no me resulta difícil. Y pienso en Dios, como algo que ocupa todo el universo, donde no hay espacio ni tiempo, donde todo está pasando al mismo tiempo y que no logro comprender ni abarcar. Pero existe. Y es desde donde todo emerge. Partiendo por el universo.
Y hay leyes, hay propósito, hay bien y hay mal. Y Putin está situado haciendo el mal, en grande.

¿Cuál es el sentido de todo esto ? No lo sé, pero es temazo de conversación y Joe Ramos nos lanza a esa piscina de reflexión.
Gracias Joe, fuiste el decano de la carrera que estudió mi hijo Cristóbal y en la graduación te conocí. Mi mujer se acuerda hasta de lo que conversamos. Yo no.
Gracias por tu libro Joe. Me hizo pensar, en temas trascendentes.

lunes, julio 04, 2022

Evento 3xi Chile al 2030 en el Campus Oriente UC

Salgo temprano de mi casa a tomar un Uber y llueve desatadamente. Sorpresa; en tiempo de sequía esto me alegra de inmediato. Pero me sube la tarifa del Uber al doble. Trayecto expedito.

Me mojo un poco del Uber al salón de plenarios en el Campus Oriente de la UC, donde ya hay gente circulando. Organizadores y staff contratado; aparte de algunos facilitadores, que como yo, hemos sido citados más temprano.
Va llegando la gente, que se va registrando. Estimamos que podría bajar el número de los que lleguen, por el clima.
Estoy contento, lo que se refleja en mi interacción con los conocidos con que me voy encontrando. Sabemos que hemos venido a una fiesta, una fiesta de esas que hay pocas.

Estamos todos sentado en círculo de unas tres hileras de asientos, escuchando a la gran Alejandra Pizarro, que da la bienvenida, explica a qué hemos venido y agradece la masiva asistencia.
Luego escuchamos a Hugo González, un maestro del guitarrón chileno con sus pallas. Le pidió frases a un par de personas presentes, relacionadas con el evento en que estábamos y a partir de ellas improvisó en décimas. Maravilloso y nos trasladó al campo y al Chile nuestro.

Primer grupo. Nos asignaron un espacio al costado del mismo salón plenario, al lado de la cafetería.
Fueron llegando y partimos presentándonos, de forma lúdica y breve.
Queríamos recoger las sensaciones y emociones que la realidad que vivimos en el Chile de hoy, de término del trabajo de la asamblea constituyente y la algarabía reinante, nos va produciendo.
Preocupación, rabia, miedo, esperanza, pena, frustración, desilusión, confusión, fueron parte de las emociones que escuché.
Impacta a algunos la descalificación reinante, el no conectar con el otro de verdad en un diálogo constructivo (lo que se esperaba fuera el trabajo de la asamblea), vivía en una burbuja y el estallido me hizo salir de ella, etc.


Volvemos al plenario, donde nos presentan el resultado del trabajo de Tenemos que hablar de Chile, uno de los convocantes a este evento, consistente en cuatro escenarios posibles, que enfrenta Chile.
Y nos vamos a la segunda instancia de grupo, a hablar de qué nos parecen estos escenarios.
Cambio suave y dialogante, participativo, lidiando de buena forma con las asperezas y resistencias.
Promesa, sería el escenario de populistas con ofertas grandiosas de corto plazo, con crisis de envergadura a continuación.
Orden, es otro escenario, con un gobierno autoritario, duro, de cierta estabilidad para las empresas, pero de poca creatividad, por un clima aplastado.
Y Rediseño, que sería el escenario de un Chile fragmentado en regiones, con lideres locales emergentes, políticos a la baja y pugnas intersectoriales crecientes.

No había mucho por donde perderse, salvo percibir los temores y disposiciones para que las cosas no fueran tan mal como podría llegar a ser.
Fue un intercambio civilizado, sin ninguna fricción, diría yo, con los contrapuntos enfrentados dialogando. Maravilloso.


Nos fuimos a almorzar con la propuesta de elegir a alguien desconocido y entablar conversación. Para mi fue genial, pues me fui con un agrónomo de la zona de Coquimbo, que le tocaba facilitar el diálogo entre los afectados por los líos de la escasa agua. Un mundo, como es cada persona. Nos sentamos juntos y aparte de conversar con los demás de la mesa, terminamos hablando los dos animadamente.
Cómo conocería yo a alguien así si no es por estas ideas locas.

A la vuelta del almuerzo, la Andrea Brandes lee una hermosa poesía y le da el pase a la baterista de los jaibas, Juanita Parra, a la que filmé de punta a cabo, emocionado, mientras la oía y puse en mi Instagram gbunster.


Y nos vamos a la tercera instancia de grupo, siempre con grupos distintos, a conversar de nuestra corresponsabilidad en el Chile que se nos viene.
Se produjo en ese grupo un contrapunto entre un joven mapuche de nueva imperial y un gran empresario de la capital. Los dos querían conversar y uno influir más al otro, pues su oficio, nos dijo era ser activista ambiental. Y el otro más bien contaminante. Pero los dos con buena, sino muy buena disposición a mejorar, a aprender del otro, a dialogar.
Empujamos a que profundizaran, le dimos mucho micrófono al joven y el empresario mostró su buena disposición y las cosas que estaba haciendo en la dirección de mejorar.
Fue notable, a mi parecer.


Terminamos en la pecera, todos los grupos juntos, donde las personas salían adelante y expresaban su compromiso, su gratitud por la instancia vivida, y sus ofertas e invitaciones para que juntos hagamos de este un mejor país para todos.

Me fui radiante, feliz, agradecido. Otro gran evento 3xi al qué asistía y en el que participaba activamente. 

jueves, junio 30, 2022

Libro Haz lo que viniste a hacer de Patricio Rivas

Terminé leyendo un poema que puso de cierre, que ilustra perfecto el meollo del libro, con una carcajada. Genial, me salió decir desde el fondo de mi alma.
Qué cantidad de sabiduría claramente escrita en 150 páginas. Pato Rivas, te pasaste. Hablo así, con confianza, pues es amigo mío.

Si, separa el Ego del verdadero Ser que somos (SqS). El Ego es el yo con el cual habitualmente nos identificamos. Ese que busca construir una identidad satisfactoria para el mundo donde le tocó nacer y que entiende la felicidad como tener tranquilidad económica y vivir placeres mundanos como comer rico, reírse con amigos y viajar. Y de eso se trata la vida.

Pero no es así. Nunca seremos verdaderamente felices siendo así; por mucha convicción que le pongas.

La tesis es la siguiente: venimos a esta vida con una misión específica, a hacer algo en particular; pero cuando entramos en este cuerpo material, se nos olvida.
Patricio describe aparte del yo o Ego, a tres cuerpos que nos constituyen: el cuerpo vital, que nos da la energía para darle vida a la materialidad de nuestro cuerpo; el cuerpo emocional que nos da los sentimientos que nos impulsan a actuar en ciertas direcciones; y el cuerpo mental, que nos permite reflexionar e ir más allá del animalito que seriamos solo con los tres cuerpos anteriores.

Bueno, tanto el yo o Ego, como los tres cuerpos mundanos, harán lo posible para impedirte conectar y ser gobernado por el ser que verdaderamente eres (SqS) y lo que este vino a hacer para la humanidad.
El libro está plagado de ejemplos reales de personas notables, buenas y malas, que han lidiado en este contexto. Teniendo éxito y fracasando.
Patricio Rivas es un profesor, eso es a lo que él vino en esta encarnación; y lo hace muy bien.

Solo seremos verdaderamente felices, haciendo aquello a lo que el Ser que somos vino a este planeta. No hay otra.

Noto una tremenda similitud de esta concepción de Patricio Rivas, con el planteamiento de Amit Goswami, que brota en su caso de su experiencia con la física cuántica.
En él, estos tres cuerpos de Pato, son tres cuerpos de conciencia, etéreos, pertenecientes al espacio no local, de la conciencia, donde el espacio-tiempo no corre.
Por eso, cuando conectamos con el SqS de Pato o la conciencia que somos tras el velo del Ego, accedemos a poderes sorprendentes, como el entanglement o conexión entre personas, el poder de la intención, que en un experimento de la física cuántica, hace aparecer particular fotónicas, cuando antes en que nadie miraba, solo habían ondas inmateriales.

Lo mejor del libro de Patricio Rivas es que te deja instalado con claridad para dónde debes ir en la vida y qué cuidados debes tener para no colapsar con todos los esfuerzos que los cuerpos terrenales y el Ego harán por distraerte de tu misión, pues su existencia y gravitancia están vitalmente en juego.

Pato, me quedé pensando en estos personajes que dices tú que vienen a hacer el mal, directamente como misión del ser que son (me costó tragármelo), como Hitler.
Por qué Dios o el universo podría disponer que estos seres existieran ? Y sí, cuando se dan ciertas circunstancias, como dictaduras, desórdenes, salen a campear y dejan las grandes cagadas.
Y es ahí donde pienso que esos grandes líos que generan, podría ser la materia prima, el contexto adecuado para que el resto de la humanidad se pegue el salto de conciencia que hace falta, como ese que señalas de la conciencia que se percata de la existencia del otro. Es justamente el paso en que estamos, pasando a una conciencia más inclusiva, donde todos los no vistos, abusados y ninguneados, son vistos e incorporados, para seguir a la siguiente etapa de nuestra evolución de conciencia.

Muchas gracias Pato, por tu lúcido aporte muy claramente relatado.

Referencias:
Entrevista a Patricio Rivas en relación al libro

sábado, junio 25, 2022

Libro Desigualdad de Nicolás Eyzaguirre

Un estupendo libro que hurga tras las causas de la prosperidad de las naciones desde una perspectiva histórica comparando distintos escenarios y contextos.
Para mi fue una clase magistral del tema que he puesto en la mira, que es la política, un tema históricamente descuidado por mi. Y debo reconocer que no he encontrado tema más complejo, quizás porque no todo lo que se dice y escucha es dicho con honestidad y sin intenciones escondidas.

Lo que está detrás de la política es el poder. Y tras ese objetivo, pareciera que todo valiera. Sirven las ideologías, el espectáculo, los logros materiales, lo que sea que redunde en votos para mi persona o colectivo.
Por otro lado, alguien decía que la política solo se trata de restringir el poder.
¿Quién entiende ?

Este libro te pasea por la historia de Chile, y más aún, por la historia de la humanidad. Mirando, como los imperios prosperan y se vienen abajo.
Como de ser cazadores recolectores, pasamos a ser agricultores. Como ello hizo necesaria la propiedad privada, con apropiaciones incluso de las mujeres.
Ello generó excedentes y algunas personas pudieron dedicarse a la innovación. Y fueron apareciendo los inventos. El arado, la domesticación de animales de tiro y carga, las armas, las guerras. Las guerras fueron una forma de emprendimiento. 

El imperio romano, quería construir una gran obra y salía a conquistar nuevos territorios, de donde traían miles de esclavos y andando. Grandes obras que aún hoy admiramos y viajamos a contemplarlas, fascinados.
La peste negra, mata entre un tercio y la mitad de la población de Europa. Países como Inglaterra y Holanda, se ven en serios aprietos por escasez de mano de obra y como que no les queda otra que ponerse creativos y salir adelante con la máquina de vapor, las máquinas textiles, los trenes y los motores de combustión interna. Nace la era industrial.

Lo más genial es que ello les da un borde de ventaja en los emprendimientos guerreros y empieza la toma de todos los territorios planetarios, en lo que sería la colonización.
Buena conducta en casa y comercio de esclavos y barbarie en las colonias. La codicia es pareciera, el driver.
Los gobiernos que van emergiendo son hegemónicos, oligárquicos, dictatoriales.

Chile nace de una monarquía y la estructura de gobernanza que se da en sus inicios no es muy distinta a la originaria. El presidente será un verdadero monarca, rodeado y apuntalado, por una elite oligárquica. Los oligarcas conformarán el parlamento. El resto es perraje. Votan, la nada misma.
Pasan 100 años de esto. Chile vivía de los impuestos al salitre. Y viene la primera guerra mundial, la recesión mundial de 1929, la segunda guerra mundial, golpe de timón y se inicia la industrialización con miras a la sustitución de importaciones. Hasta el gobierno se puso las pilas y creó varias empresas estatales: Enap, Cap, Endesa, Iansa, etc.

Nicolás Eyzaguirre está permanentemente comparando a Chile, con el resto de los países del cono sur, los oceánicos Australia y Nueva Zelanda, EEUU y Canadá y los escandinavos.
Chile no prospera como lo hacen otros y la razón sería el tremendo poder de la oligarquía, centrada en el latifundio y los grupos que manejaban el sector minero.
Solo se gravaba con impuestos a las exportaciones y costó mucho que se pudieran imponer los impuestos directos a los ingresos y bienes de las personas.

Jorge Alessandri recibe una fuerte sugerencia de iniciar la reforma agraria desde EEUU. Frei Montalva ataca ese frente con agresividad y lo remata Salvador Allende.
La Dictadura que vendrá después, devolverá buena parte de campos e industrias expropiadas en el gobierno anterior, pero no restituirá los latifundios.
En la dictadura de Pinochet el país se vuelca a las exportaciones con un fuerte crecimiento de los productos agrícolas y agroindustriales, aparte de los recursos naturales, que ahora incluyen el salmón.

Ha sido un lento avance hacia una democracia cada vez más inclusiva, con instituciones que se preocupen de emparejar la cancha en educación, salud y otras.
El problema de la desigualdad la pone Nicolás Eyzaguirre en las instituciones que nos hemos venido dando que han bloqueado en definitiva el desarrollo comparado con otros países.

jueves, junio 02, 2022

Libro El género en disputa de Judith Butler

Judith Butler es una filósofa norteamericana feminista. Escribió este libro el año 1990 y se transformó en un clásico del movimiento feminista. No es fácil de leerse. Me requirió dos pasadas para entenderlo un poco.

Vivimos insertos en una cultura invisible que nos pautea las conductas, nos pone límites y establece los padrones sobre los cuales construimos nuestras identidades.
La relación entre sexo y genero es la misma que entre naturaleza y cultura. El genero es un constructo. El sexo sería lo fáctico.

Vivimos bajo la hegemonía de una cultura patriarcal heterosexual impositiva. Esta forma de ser, está inmersa en nuestro sentido común, al punto que se ha naturalizado completamente.
El movimiento feminista viene a subvertir "este orden". Lo desafía desde las bases mismas. Es lo que hace Judith Butler, apoyada por muchos otros intelectuales, como Simone de Beauvoir, Claude Levi-Strauss, Michel Foucault, Monique Wittig, Julia Kristeva, Luce Irigaray y otros.

Nosotros los hombres somos el genero universal. Por eso hablar en masculino, lo cubre todo. 
Bueno, esto ha significado rebajar, excluir, menospreciar en definitiva, a la mujer. Y se están revelando y con mucha fuerza. Y no solo eso, con rabia, en muchos casos. La verdad es que este desequilibrio ha permitido abusos, que llevan años, décadas y siglos. Basta ! es la voz que se escucha planetariamente.

La cosa ha ido cambiando generación tras generación sin darnos cuenta y sin entender como se dio la cosa. Hoy, mis hijos conforman parejas notablemente igualadas en todos los aspectos. Ambos generan los ingresos y ambos hacen todas las tareas de la casa, que se reparten negociadamente, sin que haya ninguna de la que se excluya a los varones.
Las distribuciones paritarias de los cargos, son una clara muestra del fenómeno.

La cultura imperante esconde el poder imperialista de implantación hegemónico del mito binario de lo heterosexual, con la supuesta máxima procreativa. La verdad es que esta imposición heterosexual. lo que busca es conservar el poder masculino reinante.
Es en esta estructura hegemónica donde se configuran las identidades, con el sexo y la sexualidad muy en el centro. Cuando el niño nace, lo primero es preguntar, es hombre o mujer ? Ello determinará la persona humana en que en ese acto se constituye.

La naturaleza no es binaria ni heterosexual. La naturaleza es diversa, permanentemente saliendo con variantes que generan la riqueza que vemos y las diversas especies con que nos topamos. Es el grito de protesta de todos los sexos y géneros que no caben dentro del estándar: trans, lesbianas, homosexuales, hermafroditas, etc. Y de que lo han pasado mal, lo han pasado mal. 
Esta revuelta del sentido común, que a tantos nos cuesta, está cambiando la forma en que hablamos, de manera que nadie se siga sintiendo excluido. La cosa ya parece una disparatada, pero leyendo este libro entiendo lo que se cocina en el trasfondo, que no deja de ser.

Mas de la  mitad de los ministros son mujeres y hay incluso alguno homosexual. Gabriel Boric decía ayer en su discurso que creará, no me cuerdo cuantos nuevos empleos, la mitad mínimo, será para mujeres. 
El mundo cambió, eso está claro.
Este libro va a las bases mismas de como se configuran las identidades, el sexo y el genero. Al parecer todo es un montaje dirigido por el poder reinante, que busca instalar un esquema para su propio acomodamiento. 
Bueno, todo eso está en cuestión. Y al final de cuentas, buena parte de todo está en cuestión.
Miro a la iglesia plagada de hombres, en estructuras jerárquicas sólidas. O se acomodan a los tiempos que corren o sufrirán serios riesgos de desaparecer. 
Qué reemplazará a todo eso ? Son los tiempos que nos tocan vivir.

Referencias:
Explicación del libro
Lo queer en Judith Butler

martes, mayo 24, 2022

Libro Tras la virtud de Alasdair Macintyre

Alasdair Macintyre, es un filósofo escocés, de 93 años, que hace clases en la universidad de Notre Dame en EEUU. Su tema es la historia de la moral.

La moral se preocupa de lo que está bien y lo que está mal. Y eso ha cambiado a lo largo de la historia.
En la época de Homero, lo sabemos por sus obras La Ilíada y La Odisea, lo bueno era ser fuerte, musculoso y valiente, bueno para la batalla; obvio.

En la época de Aristóteles, en Grecia, existían las ciudades-estado, donde las personas tenían roles asignados y lo bueno era desempeñar bien ese rol, en beneficio de la ciudad-estado. La amistad adquiere una importancia gravitante en las virtudes de la comunidad, por el entrelazamiento que proveía a sus miembros.
Es la moral preferida del autor, pues contiene un elemento de divinidades o dimensión cósmica, que cuando no daban el ancho en sus disputas entre humanos, siempre son ellos los que resuelven; y no siempre con tanta lógica o racionalidad.

Desaparece la ciudad-estado, primero por la conquista de Macedonia con Alejandro Magno y luego por el imperio romano y la unidad productiva pasa a ser algo así como la familia. Todos tenían algo que hacer en la familia y ser laborioso, leal, afectuoso, etc., eran virtudes relevantes.
La relación con el príncipe o gobernante, también pasa a ser relevante y virtudes que auspiciaran esa relación, también son relevantes, sino vitales.

Por ese tiempo aparece el cristianismo, que trae un importante compendio de valores y virtudes y su correspondiente set de vicios.
La humildad emerge como valor, cosa que antes era un vicio.

Los jacobinos de la revolución francesa, introducen con fuerza la libertad, la igualdad y la fraternidad. Con pocas consecuencias a la larga, pero igual remecen el tablero geopolítico, desde la perspectiva de los valores, que en este caso impactan fuertemente la política.

En esos días, hay otra mega transformación valórica en Estados Unidos, con Benjamin Franklin, que establece el utilitarismo y deja a la codicia, el egoísmo y el individualismo, como valores de alto pedigree.
Lo que está bien, debe reflejarse en la exterioridad a través de prosperidad económica.
Eso propiciará la instalación del capitalismo, que hasta hace muy poco, si es que no aún, era considerado la panacea y síntoma del fin de la historia. Derrotando otras ideologías como el socialismo y el comunismo.

Lo que se instala como la moral vigente, es el emotivismo, que consiste en que lo es bueno, lo moral, es lo que a mi me agrada. Es el síntoma más claro del individualismo extremo vigente, junto al liberalismo.
Según Alasdair Macintyre, que estudia la moral como el filósofo que es, desde una perspectiva histórica, esta situación del emotivismo, la considera nada bueno. 

Nietzsche es un actor importante del proceso evolutivo de la moral, pues hace pedazo buena parte de las moralidades antiguas, incluida la del cristianismo, pone como objetivo final de las decisiones de lo que es bueno o malo, el alcanzar el poder.
El superhombre de Nietzsche, es un tipo poco dado a establecer relaciones de igualdad con los otros, moviéndose más bien en solitario y centrando su forma de relacionarse a una instrumental, de uso de las personas y herramientas, para sus fines de poder. Pensé en Putin.

No hay una moral absoluta. Las morales son locales e históricas. La razón tiene algo que decir en esas lides, pero no mucho.
Un tema no fácil, pero gravitante, sin duda.
Termina diciendo que estamos en un momento histórico similar al de la caída del imperio romano, en que los bárbaros no están en las fronteras, sino que nos gobiernan hace rato.
Y ruega porque aparezca desde algún lado un San Benito, con una nueva espiritualidad y su correspondiente nueva moral.